[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La llanerense, Elisa García Roza, presentó su proyecto Fin de Máster del Profesorado en asturiano y anima a todas las personas que quieran a hacerlo sin ningún miedo

Publicado el 12/08/2021
El tapin La llanerense, Elisa García Roza, presentó su proyecto Fin de Máster del Profesorado en asturiano y anima a todas las personas que quieran a hacerlo sin ningún miedo

La vecina de Bérbola, Elisa García Roza, tiene 27 años y estudió en el colegio público de Colloto, sus estudios de ESO y Bachillerato los realizó en el IES Aramo, en Oviedo, pero siempre vivió en Llanera. “Estudié Historia del Arte en la Universidad de Oviedo, trabajé en el Centro Niemeyer y en el Museo de Bellas Artes y después me fui para Madrid, donde realicé un máster y también tuve la oportunidad de trabajar, pero al llegar la pandemia tuve que regresar a mi casa y aproveché para estudiar aquí el máster del profesorado”, explicó.

El máster duró un año, los primeros meses fueron clases teóricas, que al principio comenzaron siendo presenciales pero después pasaron a ser telemáticas. En la segunda parte realizó las prácticas en un instituto, “esto te permite entrar en una clase, ver cómo funciona y las impartes tu mismo. A partir de ahí realizar un proyecto de innovación, en el que te pones en la piel de un docente y aportar ideas sobre las mejoras que realizarías y como harías las clases, esto forma parte del trabajo de fin de máster”, destacó. Este máster capacita a la llanerense para ser profesora de Historia, Geografía e Historia del Arte.

“Porque no iba a presentar mi proyecto de Fin de Máster en Asturiano, cuando es mi lengua, además la Universidad es una institución que la usa, está reconocido en el BOPA que se pueden hacer los trabajos usando el asturiano y me dije: “Para adelante””, recordó. Elisa comentó que en las bases del máster o la guía docente no recogía esta opción para todas las disciplinas, solo para los que lo cursaban para ser profesores de asturiano. “Pero yo sabía que en el BOPA se había publicado esta posibilidad y les mande un mensaje a mis profesores explicándoles que lo iba a hacer en asturiano. El profesor y el tribunal no me pusieron ningún problema, lo único es que se organizó una reunión para conocer como lo iba a realizar y las cosas de las que se tenían que poner al tanto y así fue. Realicé unos pocos más de trámites, pero considero que fue muy fácil, en un primer momento pensé que me iban a poner más impedimentos”, narró García.

En su trabajo Elisa relató lo que le aportó el máster; después habló de la innovación del centro, los cambios que introduciría dando una vuelta a los contenidos de las clases y elaboró la programación del aula. “Es la primera vez que presento un trabajo académico en asturiano, pero lo habló en casa y con las personas más cercanas, además participó en eventos que se realizan a favor de la lengua, pero considero que esta era mi oportunidad”, afirmó. Elisa consiguió una nota de 9,5 en su trabajo. En el máster contaba con una asignatura en Asturiano, que era optativa para el aula bilingüe.

La llanerense aseguró que la salida más lógica sería opositar, pero siempre le ha atraído más el poder trabajar en museos o como guía por la ciudad, “antes de realizar este máster, el que hice en Madrid fue de educadora de Museos, esa rama es la que más me interesa, pero mientras tanto y con la pandemia. La salida profesional es complicada, las oposiciones siempre están ahí, aunque es difícil, pero una vez que las tengas te da cierta seguridad. Espero que al llegar las vacunas, se vuelva a la normalidad y se retomen las visitas a los museos con la llegada del turismo”, apuntó.

Elisa confesó que también valoró la opción de poder ser profesora de Asturiano, pero hay que realizar otras pruebas y contar con filología, por eso lo descartó. “En el colegio sí que recibí clases de Asturiano, pero en el instituto no pude, porque decían que no había profesor para esa materia. Por mi cuenta si que hice cursos. Creo que entre la gente joven sí que se apuesta con nuestra lengua, por lo menos lo que veo en mi entorno, aunque tengo conocidos que no tienen ni idea ni lo hablan, pero tengo otros que sí y luego están los que sin darse cuenta lo hablan. Me presta mucho que el Principado apueste por ello y estamos todos esperando la Oficialidad, sobre todo para evitar que haya impedimentos y contar con unas normas conocidas por todos que lo permitan sin ningún problema, para que la gente como yo no se eche para atrás, sino que apueste por hacerlo. Animo a todas las personas que quieran usar el Asturiano a que lo hagan, que no tengan miedo, porque no hay ningún problema por usarlo, por lo menos en la Universidad”, concluyó.

Autor

Redacción