[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Lucía Ortea Sánchez aseguró estar ilusionada con iniciar la carrera escogida y considera fundamental estudiar siempre lo que te gusta

Publicado el 09/07/2021
El tapin Lucía Ortea Sánchez aseguró estar ilusionada con iniciar la carrera escogida y considera fundamental estudiar siempre lo que te gusta

Una de las dos alumnas del IES Llanera que recibió la beca Tapín-Oquendo fue la vecina la Bérbola, Lucía Ortea Sánchez, que consiguió el Mejor Expediente de Bachillerato en la rama de ciencias sociales. Estudió educación infantil y primaria en el colegio público de Lugo de Llanera, la ESO y el Bachillerato los cursó en el IES Llanera. “La asignatura que más me gustaba en el colegio era Educación Física, porque era donde podíamos hablar con el resto de compañeros. Lo que más recuerdo del cole es el viaje de estudios, donde conocimos Toledo y Madrid. Cristina y yo, aunque no íbamos a la misma clase, pero siempre fuimos amigas”, afirmó.

Lucía explicó que decidió estudiar ciencias sociales desde 4 de ESO, porque aseguró que en ese curso escogió la asignatura de “Economía” como optativa y le gustó mucho, “física y química y las otras asignaturas de ciencias no eran lo mío. La economía me encanta y decidí tiran por esa rama”, afirmó.

La intención de Lucía es elegir entre dos opciones o Derecho y ADE o Economía Bilingüe, “cuando tenga las notas de la EBAU me decidiré por una de las dos carreras. Para Economía ya tengo la nota, que es un cinco”, afirmó. Lucía quiere aprovechar al máximo el verano y se apuntará a la autoescuela para sacarse el carné de conducir, después aprovechará para ir a la playa y la piscina, “tenemos un viaje planeado con Cristina y otras amigas para ir a Valencia y también iré a Málaga y después volveré a ir con Cris de vacaciones, pero en esta ocasión a Foz a Galicia”, afirmó.

Ortea explicó que 2º de Bachillerato fue un curso muy duro, “le dije a mi padre que esto no quería repetirlo más, el único momento en el que podías descansar de estudiar era los viernes por la tarde y algún sábado por la tarde, si no tenían un examen la semana siguiente, que era complicado. Además, con la pandemia no podíamos hacer nada de ocio para despejarnos, unido al frenético ritmo de los exámenes. Creo que la dificultad no era el contenido del examen, sino que eran todos muy seguidos de diferentes materias y no tenías tiempo”, explicó. Cristina y Lucía tenían entradas para ir al Festival Boombastic, pero al suspenderse tendrán que optar por otras opciones.

La becada viendo con perspectiva el pasado curso, que tuvieron que estudiar de manera telemática y en confinamiento domiciliario durante varios meses, aseguró que ahora no le parece que haya sido tan duro, pero confesó que fue complicado al principio no poder ver el sol. “Además me ha servido para ir cogiendo rutinas, incluso comencé a hacer deporte en casa todos los días y comía más sano, me vino bien”, afirmó.

Lucía aseguró que en ningún momento dudo a la hora de compartir la beca con su gran amiga Cristina, “se esfuerza tantísimo, casi más que yo y se lo merecía tanto como yo. Más que la ayuda económica es el reconocimiento que te da el ser el Mejor Expediente académico y es cierto que en 2º de Bachiller no es tan difícil como lo pintan, el problema es conseguir una nota alta, para eso hay que esforzarse mucho más y las dos lo hicimos”, apuntó.

La becada tiene muchas ilusiones por comenzar la universidad, pero espera que le guste mucho lo que elija estudiar finalmente, “espero empezar y no tener que cambiar al año porque lo haría, ya que es algo que voy a hacer toda la vida y considero fundamental que te tiene que gustar lo que haces”, explicó.

Lo que más va a echar de menos Lucía es la relación con los amigos y compañeros, además de la cercanía con los profesores, el poder consultarles las dudas en cada momento. “La suerte que tuvimos este año es que las clases fueron presenciales todo el curso y eso nos ayudó muchísimo, ya que hubiera sido muy duro tener que estudiar desde casa toda la materia”, explicó. Mis hobbies son nadar, hacer deporte, leer y ver la televisión.

Autor

Redacción