[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Ganadería Álvarez, “Casa Prudención” recibirá el premio al Campo Llanerense que concede la Sociedad Gorfolí-Santufirme

Publicado el 24/04/2021
El tapin La Ganadería Álvarez, “Casa Prudención” recibirá el premio al Campo Llanerense que concede la Sociedad Gorfolí-SantufirmePablo Álvarez

La Ganadería Álvarez, conocida como “Casa Prudención” ubicada en Posada de Llanera, es la merecedora del premio al Campo Llanerense que concede la Sociedad Gorfolí-Santufirme. La andadura de la explotación con el nombre actual comenzó el 1 septiembre de 2004 de manos de los hermanos Pablo e Iván Álvarez Rodríguez, pero cuenta con mucha más solera, ya que ellos cogieron el relevo a sus padres, de Casa Prudención. “Mi padre se prejubiló y yo lo cogí durante tres meses, pero después creamos una sociedad civil mi hermano y yo y desde entonces se llama Ganadería Álvarez”, recordó Pablo, que además es licenciado en Derecho, pero decidió seguir la tradición familiar.

Víctor Manuel Álvarez Fernández, padre de los actuales propietarios, fue el que inició la explotación, ya que el matrimonio estaba dado de alta pero no como una sociedad civil. “En nuestra casa siempre hubo vacas, somos de Posada de toda la vida, mi abuelo de “Casa Prudención”, al que yo no conocí y que según dice mi padre murió el mismo día que mataron a Kennedy de un accidente, en la cuadra que teníamos detrás de casa tenía seis o siete vacas, aunque él trabajaba en la mina, lo típico de aquella época en cualquier casa, pero no vivían exclusivamente de los animales. Pero fue en 1982 cuando mi padre hizo una nave en la finca que tenemos aquí en Posada y fue para 16 animales, siempre vacas de leche, pero no teníamos tantas de aquella”, explicó.

En 1984 se tuvieron que deshacer de todas las vacas, porque en una de las primeras campaña de saneamiento que se hacían salieron todos los animales positivos, “era una época mala porque se comenzaba con el saneamiento en la región, se hicieron unos grandes cribados y ahora gracias a eso en Asturias somos unos privilegiados, porque hay muy poca incidencia de enfermedades, algo que no ocurre en otras provincias como en Extremadura, si aquí la incidencia es de un 0, 0003 y allí puedes tener un 25%, por eso tenemos el problema de muchos animales que enviamos a otras comunidades. En Asturias en temas de bioseguridad somos punteros”, comentó.

Tras sacar todos los animales no había para comprar y Pablo comentó que se comenzó a correr la voz de que había un paisano de Jarrio en Navia, que traía animales de Alemania y su padre lo vio casi como una aventura. Los animales iban a Lugo en Galicia y fue a verlos allí y decidió comprar 10, pero no eran vacas paridas y no podían ordeñar la leche, “los animales eran un poco agresivos, después se trajeron otros cuatro animales también de Alemania y se comenzó a recriar. En 2005 nosotros ya trajimos 5 o 6 animales a través de otra empresa también de Alemania y ahora hay unas casi 80 madres y 35 pequeñas. En total contamos con 115 animales”, explicó.

El ganadero comentó que en este estado excepcional ocasionado por la pandemia su sector puede sentirse afortunados, “el año pasado nos mandaron una circular avisándonos de que nosotros éramos una actividad esencial y no podíamos dejar de trabajar. Incluso si yo me hubiera contagiado si no hubiera tenido contacto con nadie podía seguir desarrollando mi función, ya que los animales tienen que estar atendidos. Se nos valoró algo más durante un tiempo a nosotros y las personas que se dedican al transporte, pero bueno con el paso del tiempo creo que se nos ha vuelto a olvidar”, comentó.

Pablo considera que el sector primario en otros países como Alemania está mucho mejor visto, “es cierto que nosotros producidos 6,5 millones de toneladas de leche y ellos producen casi 30 y es totalmente diferente, además cuenta con mucha industria alrededor vinculada a la agricultura y la ganadería, son además grandes productores de maquinaria agrícola y está visto de otra manera. Pero considero que aquí durante el confinamiento a los trabajadores esenciales se nos trató bien y pudimos desarrollar nuestras labores sin preocuparnos”, apuntó.

En cuanto a la situación del sector lácteo, Pablo comentó que lleva unos años el precio de la leche a velocidad de crucero, “en el año 2007 se llegó a cobrar la leche a 50 céntimos y este mes se está pagando a 41 céntimos, los de la Central Lechera somos posiblemente de los que más cobremos, puedo cobrar algo más si paso del millón de litros, que no es así porque estamos en 800.000. El pienso lo pagaba a 25 céntimos en 2007 y ahora lo pago a 34, el gasoil y los abonos no están muy caros y el plástico de ensilaje bajó un poco. Pero creo que el pienso va a subir, porque los cereales están subiendo. La leche seguro que se mantiene igual, porque hubo épocas en las que se decía que países emergentes iban a ser grandes consumidores de leche y que China iba a empezar a producir porque iba a comprar vacas, pero en centroeuropa se dieron cuenta que era mejor vender la leche que a las vacas y se venden los productos manufacturados con lo que se saca más dinero”, explicó. Álvarez comentó que en España y sobre todo en la Central Lechera se apuesta mucho por la leche líquida, mientras que en otros países optan más por consumir yogures o quesos.

En estos momentos, se ha abierto la convocatoria para las ayudas de la PAC 2021 y el ganadero comentó que normalmente mandan una carta con la memoria del año anterior con los datos que se habían puesto, “nos las mandaban en febrero y ya podíamos comenzar a hacerla hasta el 20 de abril y hasta el 15 de mayo para modificar las parcelas, teóricamente ya se puede comenzar a hacer, pero cambiaron el programa porque entrará una nueva, aunque los años 2021 y 2022 se realizará por las bases anteriores, pero considero que la deberían de quitar”, apuntó.

Sobre la participación de Llanera en el proyecto Leader, que se denominaba al grupo de trabajo ADICAP, del que Pablo actuaba como representante de su sector, aseguró que se dejó de acudir a las reuniones en el momento que quedaron fuera las personas que tenían CEA y las ayudas de ellos iban encaminadas por los planes de mejora, porque los planes Leader era para abrir otro tipo de negocios en la zona rural, pero no era lo que se esperaba y los proyectos presentados tampoco.

Autor

Redacción