[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los ganaderos confían en el Despacho de Abogados Merino Rasines para reclamar la indemnización a la industria láctea por el pacto de precios

Publicado el 13/05/2020
El tapin Los ganaderos confían en el Despacho de Abogados Merino Rasines para reclamar la indemnización a la industria láctea por el pacto de preciosConcepción Merino

El Despacho de Abogados Merino Rasines lleva 24 años ofreciendo sus servicios jurídicos desde Valladolid. María Concepción Merino es la encargada de las cuestiones relacionadas con las indemnizaciones por daños y perjuicios, abarcando no sólo el tema del derecho de la competencia sino cualquier otro tipo de indemnización, donde se pretenda el resarcimiento de unos daños por un ilícito del tipo que sea. “Conocíamos Asturias por haber trabajado aquí con varios ganaderos, a los que habíamos llevado asuntos a título particular, y como llevamos procedimientos de Derecho de la competencia en Valladolid y Castilla y León, relacionados con marmolistas, y con el cártel de los camiones, en los que se vulneró la Ley de Defensa de la Competencia; a raíz de ahí, los ganaderos de la región nos comentaron lo que estaba pasando y nos pusimos en contacto. El boca a boca es muy poderoso y ha permitido que se pongan en contacto directo con nosotros una serie de particulares, que han organizado las charlas informativas sobre cómo reclamar la indemnización a las industrias lácteas por el pacto de precios y también a través de COAG Asturias, para informar y asesorar a todos los ganaderos interesados”, explicó. El teléfono de contacto con el Despacho es 616773076.

La primera de las charlas informativas tuvo lugar en Llanera, pero también se han desplazado a Villaviciosa, Tineo y Navia. “Los ganaderos cada vez están más informados y se nota en las preguntas que realizan, pero intento explicar las dudas más recurrentes en mi propia intervención. Les suele resultar chocante saber que no tienen por qué demandar a la empresa a la que ellos vendieron la leche, que incluso si es una pequeña cooperativa no tienen que ir contra ella, sino contra las empresas que han sido sancionadas; deben saber que tienen que pedirlo individualmente, con independencia de que intentemos agrupar reclamaciones. Los daños son personales, no se puede reclamar una cantidad a mano alzada, se necesitan las facturas y de no tenerlas existen otros medios para saber la cantidad de leche que se vendió en los años 2000 al 2013”, apuntó.

La letrada explicó que existe una resolución dictada el pasado 11 de julio de 2019,  por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, en la que se estima que las grandes multinacionales lácteas (Calidad Pascual S.A,  CELEGA, S.L, Capsa, Danone, Grupo Lactalis Iberia, Nestlé España, Industrias Lácteas de Granada, Schreiber Food España, y las asociaciones AELGA y GIL) fueron sancionadas por conductas fraudulentas al compartir información privilegiada entre ellas, este procedimiento se inició en el año 2011  y durante estos años se ha estado instruyendo y recaudando pruebas, incluso se han realizado inspecciones domiciliarias en algunas de esas empresas.

Estas conductas fraudulentas tuvieron lugar desde el año 2000 al 2013, siendo éste el periodo de tiempo por el que los ganaderos tienen derecho a reclamar y deben pedir individualmente los daños y perjuicios que hayan sufrido, porque la sanción es sólo una multa y ésta va directamente a las arcas del Estado, y si no reclaman no percibirán nada. Pueden reclamar todos los daños y perjuicios, pero tienen que acreditarlos presentando las facturas de ese periodo de tiempo, en el que coste la cantidad de leche vendida, a quién y el precio al que se le ha pagado la leche. En el caso de no tener las facturas, se debe solicitar al FEGA la cantidad de leche y a quién se la han vendido, en cuanto al precio se pude ver con la declaración de hacienda o los movimientos bancarios de esos años.

El plazo para reclamar es de 5 años, pero la abogada considera que es mejor hacerlo antes de un año, es decir, la fecha límite sería el 11 de julio de 2020, para no incurrir en posibles prescripciones. También indicó que para parar esa prescripción se debe realizar en primer lugar una reclamación formal ante la empresa, con carácter previo a acudir a los tribunales.

Todos los ganaderos interesados en obtener más información pueden ponerse en contacto con el despacho, dónde se les aclararán las dudas que pudieran tener relacionadas a la mencionada reclamación de daños. Desde el Despacho se quiere dar las gracias tanto a los ayuntamientos como a los ganaderos, por su disposición a la hora de acudir a las charlas, en especial al Consistorio de Llanera por ser el pionero en la iniciativa.