[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


¿Claves en organizar la plantilla después del COVID19?

Publicado el 07/05/2020
El tapin ¿Claves en organizar la plantilla después del COVID19?

Las empresas deben de tomar sus decisiones estratégicas para sobrevivir y salir reforzadas de setas crisis.

El estado de alarma en algún momento finalizará, y las empresas deberán volver a la normalidad, y ante la falta de un plan de continuidad como herramienta eficaz para asegurar las funciones esenciales y su continuidad deberán en este escenario de incertidumbre, tomar las decisiones adecuadas para superar este periodo de crisis que todos sabemos que se alargará más allá del estado de alarma y reforzar su competencia y posición.

Según explica el Graduado Social, Marcos Martínez, las empresas deben establecer un plan auditor, y partir de un análisis interno y externo de la empresa partiendo de fijar cuales son los grupos de interés que afecta a cada negocio, y así, de ese análisis obtener la información necesaria para tomar las mejores decisiones para su organización.

Una de las claves de las empresas va a ser la negociación. La empresa debe primero negociar en los aspectos que no afectan a la plantilla para no tomar decisiones que puedan ser más dolorosas, es importante renegociar el arrendamiento y contemplar la posibilidad de moratorias, o incluso negociar el aplazamiento de los lissing. Esto busca minimizar el impacto económico sin afectar a las plantillas como un primer paso.

La primera negociación con la plantilla será la correspondiente a la recuperación del tiempo de permiso  retribuido especial disfrutado entre el 30 de marzo y el 9 de abril, con plazo para su recuperación desde el día que finalice la alama hasta el 31 de diciembre de 2020, donde las claves son: negociar de buna fe, no incumplir los periodos de descanso de los trabajadores ni superar la jornada laboral, respetar el derecho a la conciliación de la vida laboral y familiar, y preaviso de 5 días al trabajador. 

La segunda negociación con la plantilla se va a dar si la empresa entra en una situación negativa que le lleve a tomar decisiones más drásticas con su capital humano y para ello debe de hacerse preguntas clave como ¿A quién afecta? o ¿Es la situación estructural o coyuntural?

 “HAY QUE RECORDAR QUE DE NO FINALIZAR LA SITUACIÓN EXTRAORDINARIA SEGÚN EL RD 8/2020, LOS ERTES ESPECIALES SE PUEDEN SEGUIR APLICANDO”

¿Pero, qué pasa cuando ya no se puedan aplicar? ¿Qué opciones tiene la empresa si la situación negativa ya no es generada por el convid 19? La empresa deberá recurrir a adoptar otras decisiones dentro de la regulación laboral que viene siendo regular en España en el Estatuto de los Trabajadores y sus normas de desarrollo.

 Si la decisión que adopta la empresa es utilizar el ERTE o ERE como medida de restructuración de empresa deben de seguir unas formalidades, un procedimiento y cumplir unos plazos, pero ya no van a necesitar la autorización de la autoridad laboral como en los Ertes por Fuerza mayor.

 La mayor decisión a la que se enfrenta la empresa y de la que dependerá su adaptación ante las nuevas situaciones serán las causas a la que se puede acoger para formalizar un nuevo Expediente de Regulación de Empleo, pueden ser económicas, productivas, técnicas u organizativas. Según Marcos Martínez, va ser difícil en los próximos meses que las empresas puedan justificar el expediente por causas técnicas u organizativas, va a ser muy complicado, y la mayoría de empresas seguramente piensen en irse a una causa productiva, por ser más fácil de justificar que la económica y requerir menos burocracia documental a aportar, pero será muy complicado en una situación a corto plazo  justificar causas productiva porque para ellos es necesario que se den situaciones que produzcan cambios en la demanda de productos y servicios a colocar en el mercado, pero además se requiere un descenso real y continuo, actual y efectivo, y que este descenso concurra en un desequilibrio empresarial.

Las causas económicas, requieren una situación negativa de pérdidas actuales o previstas, aquí las empresas deben de hacer un buen análisis porque deben de decidir qué situación pueden justificar. La pérdida actual debe demostrar la disminución de ingresos por trimestres, dos trimestres actuales en comparativa con los mismos del año anterior, para adoptar un expediente temporal, tres trimestres comparables si se quiere adoptar un expediente definitivo.

La mayor parte de empresas las pérdidas actuales no van a poder demostrarlas pero si van a poder demostrar las pérdidas futuras,  según el Graduado Social, seguramente la situación que más de sea una situación negativa de pérdidas previstas, donde además de cumplir con las formalidades reguladas por ley cobra especial importancia el informe de criterios a utilizar para la estimación de pérdidas y el informe técnico sobre el volumen y carácter permanente o transitorio de esa previsión de pérdidas que debe basarse en los documentos contables.

Las empresas se van a enfrentar a tomas de decisiones importante los próximos meses que determinaran el éxito o fracaso de una organización, donde cobra vital importancia el análisis y la planificación, y de forma clave la negociación con el personal.