[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Restaurante Michem de Villabona peleará por quinto año consecutivo por el premio a la Mejor Fabada del Mundo

El Michem vende a lo largo del año 3.000 kilos de fabes

Publicado el 11/03/2020
El tapin El Restaurante Michem de Villabona peleará por quinto año consecutivo por el premio a la Mejor Fabada del Mundo

El Restaurante Michem de Villabona vuelve, por quinto año consecutivo, a ser finalista en el certamen de la Mejor Fabada del Mundo. “Sólo nos queda llevarnos el primer premio. Este año ha sido mucho más difícil que los anteriores, porque la puntuación de corte fue de 18 puntos de 20, mientras que otros años con 17 o 17,5 puntos eras finalista. El nivel ha mejorado muchísimo y eso se nota”, explicó Chema Ramos, propietarios del establecimiento.

La cocinera, María Jesús Delgado, y madre de Ramos aseguró que lleva 60 años cocinando la fabada y espera poder hacerse este año con el ansiado primer premio, “mi deseo es que cuando me muera mi hijo cuelgue en el local una foto nuestra con ese primer premio, para que pueda decir mi madre consiguió hacer la Mejor Fabada del Mundo y lo vean todos mis nietos”, apuntó.

Delgado confesó que los secretos de la fabada son contar con productos de calidad corroborada, fabas y compango, y sobre todo saber cocinarla dependiendo de la faba que se use. “Yo para el menú uso una faba fina y buena, que no se rompa y el compango tiene que ser de buena calidad. La pota de fabes la tenemos todos los días, empiezo a las 9 de la mañana a cocinarla y a hervirla, hay que tener mucho cuidado con ella porque es un plato muy mimoso, que requiere de mucho cuidado. Tiene que estar al fuego entre hora y media y dos horas, dependiendo de la faba y después tres o cuatro horas reposando”, explicó.

Chema recordó que fue en el año 2014 cuando se enteró de que se organizaba esta prueba, y cuando vio al ganador por la televisión de ese año aseguró que “movió roma con Santiago” para saber cómo se podía participar hasta que dio con los organizadores. Desde la primera vez que participaron, en la que ya fueron finalistas, aumentaron considerablemente las ventas de este plato tradicional, “la promoción vale mucho hoy en día y estamos encantados de que los clientes vengan a probar nuestras fabes”, destacó la cocinera. Según calculó el propietario a lo largo del año venden 3.000 kilos de fabes.

La final tendrá lugar la tarde del martes 17 de marzo, en el Restaurante Casa Cortina, ubicado en Amandi en Villaviciosa, el Michem se enfrentará a 21 establecimientos de la región.