[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El colegio de Lugo de Llanera recaudó más de 1.500 euros con la Marcha Solidaria por la Paz, que entregó a la Asociación Galbán y a la Unidad Parroquial de Cáritas de Posada y Lugo

Publicado el 30/01/2020
El tapin El colegio de Lugo de Llanera recaudó más de 1.500 euros con la Marcha Solidaria por la Paz, que entregó a la Asociación Galbán y a la Unidad Parroquial de Cáritas de Posada y Lugo

Como va siendo tradición, el colegio público de Lugo de Llanera organizó el pasado jueves 30 de enero su Marcha Solidaria con motivo de la celebración del Día de La Paz y la No Violencia, en la que participó toda la comunidad educativa, ya que los menores la corrieron y superaron obstáculos, gracias a los cuales fueron adquiriendo valores como la solidaridad, la amabilidad o la empatía, pero los padres fueron los encargados de patrocinarles y poner el dinero para esta acción social.

Una de las novedades de la carrera fue que al llegar a la meta los representantes de cada clase pintaron de colores un banco, que fue donado por el Ayuntamiento de Llanera, y se denominará “El Banco de la Amistad”, está iniciativa partió de la Asociación de Madres y Padres del centro, con el fin de conseguir que se convierta en un punto de reunión del alumnado, donde puedan conocer a otros alumnos y jugar con ellos, entre otras muchas cuestiones.

En total se recaudaron 1.541,18 euros, que se dividieron en 770,59 para entregarlos a la Asociación Galbán de niños con cáncer y la Unidad Parroquial de Cáritas de Posada y Lugo de Llanera. El manifiesto por la Paz y la No Violencia lo leyó la alumna Sandra Moro, que forma parte del grupo municipal del Plan de Infancia Mozucos por Derecho. La alumna exigió el cumplimiento de los derechos fundamentales de los niños como son el tener una familia, el recibir una educación digna, tener identidad propia y jugar. Además pidió que se solventen todas las violencias que se dan a diario en los centros y que todos sean buenas personas.

El director del centro, Jesús Riesco, quiso recordar en su discurso los valores fundamentales como son la honestidad, la no violencia, la humildad, la gratitud y la solidaridad, recordó a los menores la suerte que tienen de vivir en Llanera, ya que se encuentran dentro del 75% de la población más rica del mundo y por eso hay que ser solidarios con las personas que lo necesitan.

La representante de la Galbán, Jimena Rodil, quiso dar las gracias en nombre del colectivo a todos los niños y sus familias por esta iniciativa. Por su parte, el párroco, José Antonio Bande, animó a los más pequeños a seguir colaborando con estas acciones solidario, ya que son el futuro.

Autor

Davinia Durán