[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Casa Participa de Llanera acogerá la exposición y la proyección de cortometrajes sobre los Derechos del Campesinado del 2 al 31 de diciembre

Publicado el 26/11/2019
El tapin La Casa Participa de Llanera acogerá la exposición y la proyección de cortometrajes  sobre los Derechos del Campesinado del 2 al 31 de diciembre

La ONG Soldepaz Pachakuti en colaboración con el Ayuntamiento de Llanera, a través de la concejalía de Bienestar Social y Cooperación, dirigida por Montserrat Alonso, organiza del 2 al 31 de diciembre en la Casa Participa en Posada de Llanera una exposición sobre los Derechos del Campesinado. Los días 3 y 17 de diciembre a las 19 horas se proyectarán varios cortometrajes.

El objetivo es que los asistentes conozcan que es un campesino, son las personas con una relación profunda con la tierra, incluyendo personas y familias que no tienen propiedad sobre ella. Y que suelen contribuir a un consumo saludable, variado y diverso.

Hay una confrontación entre la agricultura campesina y la agricultura industrial. La primera es la que hacen pequeñas/os agricultoras/es, y la segunda la que llevan a cabo los terratenientes y las grandes empresas.

Soberanía alimentaria: es un concepto elaborado por la Vía Campesina Internacional y una práctica que consiste en el derecho de todos los pueblos, países o Estados a definir su propia política agraria y alimentaria, sin la intervención de países terceros. Se caracteriza por: priorizar la producción agrícola local para alimentar a la población; la participación de los pueblos en su propia política agraria; el derecho de los/as campesinos/as a producir alimentos y el derecho de los consumidores a decidir lo que quieren consumir; y el derecho de los campesinos al acceso a la tierra frente al modelo latifundista.

Lucha contra el cambio climático: los/as campesinos/as tratan de realizar prácticas agroecológicas, basada en una producción sostenible y a pequeña escala, que pone en cuestión la insostenibilidad de la actividad agraria industrial, en la que se utilizan pesticidas y fertilizantes químicos con una fuerte mecanización y uso masivo de combustibles fósiles. Además, se promulga la producción de alimentos locales y de temporada para evitar que los alimentos que consumimos sean kilométricos.

Conservación de la biodiversidad: frente al monocultivo de los latifundistas, la apuesta del campesinado es la conservación de semillas autóctonas, el intercambio de saberes y el cultivo de variedades diversas de forma sostenible.

Tras veinte años de reivindicar sus derechos el campesinado consiguió que en diciembre del 2018 la Asamblea General de las ONU aprobara la Declaración de Derechos Campesinos. Algunos de los artículos más destacables de la declaración serían:

 El derecho de los/as campesinos/as a definir sus propios sistemas agroalimentarios. El derecho a vender sus productos en los mercados locales, nacionales y regionales a unos precios que les garanticen unos ingresos y unos medios de subsistencia decentes. El derecho a acceder a la tierra y utilizarla y gestionarla de manera sostenible creando un modo de vida adecuado, seguro y digno, en el que se pueda desarrollar su cultura. El derecho a las semillas, a proteger los conocimientos tradicionales relativos a los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, y a la participación en la toma de decisiones en cuestiones relacionadas al uso sostenible de los recursos.

El acaparamiento de tierras por parte de transnacionales que mediante el terror las usurpan (desplazamiento forzado); los proyectos extractivistas que atentan contra el modelo de vida campesina; la concentración de la tierra en manos de latifundistas y/o terratenientes; la criminalización de sus organizaciones campesinas por defender esos derechos elementales; y el envenenamiento por el uso de agrotóxicos que sufren comunidades enteras.

El mundo campesino nos hace propuestas, que nos afectan a todos y todas, en relación con mejorar las condiciones de vida en las zonas rurales, implantar una verdadera reforma agraria y una mejor protección contra la usurpación de sus tierras, y el derecho a poder conservar, utilizar, intercambiar y vender sus semillas, y la conservación del único planeta que tenemos.

El lema que inspira a la Vía Campesina es: GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALICEMOS LA ESPERANZA.