[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Dúo Sensación recorre este verano los escenarios asturianos

La llanerense, Nerea del Valle, y el salense, Alonso Arnaldo, son los miembros del Dúo

Publicado el 08/09/2019
El tapin El Dúo Sensación recorre este verano los escenarios asturianos

La llanerense, Nerea del Valle, y el salense, Alonso Arnaldo, son los miembros del Dúo Sensación y cuentan tan sólo con 18 y 19 años, a estos jóvenes músicos les unió la casualidad. Alonso llevaba desde los 13 años tocando el acordeón con su padre, que también es músico, por las fiestas de prado, eventos y demás actos en los que le solicitaban su presencia y le contrataron para que tocará en el pueblo de Somiedo del que es la familia de Nerea, “mi abuelo fue el que me propuso cantar con él una canción en esa misma comida y canté, le gustó como cantaba y me propuso formar los dos un dúo musical y así surgió en el mes de agosto de 2018”, explicó Nerea.

En el mes de octubre se fue consolidando el grupo entre ensayos, creación de Facebook del Dúo, la creación de carteles, las fotografías y sobre todo la elección del nombre, “nosotros teníamos muchos nombres pero no nos poníamos de acuerdo y le pregunté a mi profesor de acordeón, ya que de allí salieron algunos otros dúos y él puso el nombre a varios de ellos, me propuso el nombre de “Dúo Sensación” nos gustó a los dos y ese elegimos finalmente y salimos para adelante en diciembre”, comentó Alonso.

Este es su primer verano como dúo recorriendo el occidente asturiano en principio y dándose a conocer entre el público. “Nos movemos por Cangas, Galicia, Gijón, las cuencas, Mieres, Moreda, León y Aller tocamos en los centro sociales de Oviedo, durante todo el invierno, también en discotecas, bodas y todos los eventos para los que nos contraten”, explicaron.

Alonso confesó que de niño lo que le gustaba era el fútbol, pero su padre le inculcó el amor por la música, “empecé a tocar la batería, pero no le dedicaba el tiempo suficiente y a los 10 años empecé a dar clases de acordeón y hasta ahora. Al principio acompañaba a mi padre a las fiestas para darme a conocer y después empecé a ir sólo, aunque me llevaba mi madre, porque no tenía carné. Aprendí a tocar el acordeón yendo a dos academias, la primera de iniciación y después a una más profesional”, destacó.

Por su parte, Nerea comenzó su andadura en la música a los tres años acudiendo a la Escuela Municipal de Música de Llanera, primero estudió Música y Movimiento, después el acordeón, pasó a canto, guitarra y ahora piano, donde lleva cinco años. “Lo que más me gusta es cantar, pero es cierto que el piano me da esa libertad para tocar y cantar a la vez, con el acordeón me costaba más porque las canciones eran de otro estilo”, explicó.

Los dos músicos confesaron que les gustaría dedicarse a este mundillo como actividad principal, pero son realistas y piensan que de cara al futuro tienen que contar con algo más estable en lo que trabajar, por eso, Alonso está estudiando Magisterio y Nerea, que acabó este años Segundo de Bachiller estudiará Magisterio Bilingüe. “Es cierto que hay mucha competencia, hay dúos que están muy consolidados porque llevan muchos años y es difícil meter ahí la cabeza, por eso tenemos que darnos a conocer entre el público”, afirmó.

Los miembros del Dúo aseguraron que la página de Facebook les está ayudando mucho a darse a conocer, además del boca a boca y de trabajar semana a semana en los centros sociales, también han amenizado alguna fiesta y evento. “La gente joven se mueve por las redes sociales y ahí estamos todas las orquestas para que nos conozcan y nos contraten si es posible”, comentaron.

El repertorio con el que cuentan es variado y depende del público que tengan delante, va desde el pachangueo, pasodobles, cumbias, rancheras, también tocan música moderna como reggaetón, para las fiestas tienen un repertorio para el inició y otro para el segundo pase y lo cambian para los centros sociales con las personas mayores. “Una de las canciones que tuvimos que incluir, porque nos las pedían siempre es “El Polvorete”, Camela tampoco falla a última hora de la noche y nos piden incluso canciones que acaban de salir”, recordaron.

En cuanto a las familias, Alonso aseguró que la suya está acostumbrada a ir con él a los lugares donde toca y están contentos con que sigan la estela familiar, mientras que en la familia de Nerea ella es la primera que se dedica a esto, “este año mis padres no estaban muy convencidos porque pensaban que iba a ser difícil que sacara el curso, pero lo saque sin dificultades, tuve que arreglármelas para estudiar por semana y el fin de semana ir con el dúo. Me acuerdo que el fin de semana antes de la EBAU fuimos a tocar a un pueblo de Belmonte y nos quedamos a dormir en mi casa en Somiedo y luego tuvimos que ir a Lugo, en Galicia, tres horas y volver, fue complicado. Otro día en Grandas de Salime cogimos un hotel, pero no nos dio tiempo a dormir allí, porque la actuación acabó por la mañana y al día siguiente tocábamos en un centro social, fuimos sin dormir”, explicó Nerea.

Entre las anécdotas no falta el que se hayan olvidado de alguna que otra cosa en casa y hayan tenido que ir a por ella o incluso dejarse las letras de las canciones y que se las mande la familia por WhatsApp.