[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Rocío Díaz reivindicó en su pregón la importancia de los jóvenes en la sociedad

Publicado el 05/07/2019
El tapin Rocío Díaz reivindicó en su pregón la importancia de los jóvenes en la sociedad

Excelentísimo Alcalde, miembros de la corporación municipal, vecinos, visitantes y amigos todos, ¡buenas noches! 

 Permitidme que inicie este pregón con unas palabras de agradecimiento, pues es de bien nacidos ser agradecidos. 

 Gracias a todos los que han confiado en mí para pregonar estas fiestas. Espero que al fin de mis palabras sea reafirmación hacia vuestra decisión lo que sintáis y no arrepentimiento. 

 Mis siguientes palabras son dirigidas hacia mis predecesores en este nombramiento. No pueden ser sino palabras de compromiso hacia ellos. Queridos pregoneros, vosotros que habéis dejado el listón muy alto, espero estar a vuestra altura. 

 Afronto este encargo con gran modestia, siendo plenamente consciente de que la oratoria no es una de mis mayores virtudes. Por ello, pido disculpas por anticipado por aquellos errores que pueda cometer, aunque sabedora de que “el olvido es el único perdón” tal y como dice la célebre cita de José Luis Borges. 

 Muchos os preguntaréis quién soy y cómo oso pregonar estas fiestas. Y razón no os falta, pues es gran osadía por mi parte, pero es mayor mi cariño hacia estas fiestas, mi responsabilidad en estas palabras y mi gratitud para con vosotros. Así que perdonad el atrevimiento de esta vecina llanerense que hace 27 años aterrizó en Ables, venida desde el viejo HUCA en brazos de su madre. Y fue en este pueblo, concretamente en Andorcio, donde crecí en el lecho de la ganadería familiar en compañía de mi querida hermana. Entre lloros inicié mis estudios en el Colegio San Cucao de Llanera, sin embargo, parece que con el paso del tiempo le cogí el gusto a estudiar, porque años después en ello sigo, y es que como bien dicen, el saber no ocupa lugar. Tras cuatro años en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, me gradué en Ingeniería Química Industrial. Pero antes de finalizar mis estudios de ingeniería me surgió la oportunidad de iniciar mi carrera laboral, hecho del cual nunca me arrepentiré, pues además de adquirir experiencia me permitió aprender acombinar estudios y trabajo, a esforzarme por conseguir mis metas y, gracias al apoyo de mi familia, a no darme por vencida jamás. Y así fue como con 21 años y con unas ganas inmensas de aprender comencé en el Instituto Universitario de Tecnología Industrial de Asturias dirigido por la Doctora Sandra Velarde, posteriormente Directora General de Industria y Telecomunicaciones del Principado. Decidí no abandonar el mundo académico y cursar estudios de Postgrado en Ingeniería Industrial y Máster en Prevención de Riesgos Laborales; estudios que combiné con las tareas encomendadas en mis siguientes destinos laborales: la Central de Ciclo Combinado de Soto de Ribera y la industria láctea Reny Picot, con la cual sigo colaborando. Aquellos que me conocen bien saben que llevo en el corazón la defensa del medio rural, por ello, directa o indirectamente, siempre he tratado de dar presencia a la ganadería en mis proyectos universitarios: Estudio medioambiental de una ganadería de vacuno de leche, Dimensionado de una planta de compostaje u Optimización de las etapas de evaporación y secado para la obtención de leche en polvo. Este último proyecto, realizado en la empresa naviega Reny Picot, resultó premiado por el Colegio de Ingenieros Industriales de Asturias. Un reconocimiento que jamás me habría esperado cuando me decanté por él con un interés especial por conocer a fondo el post-tratamiento de la leche que diariamente veo partir de mi casa. Regresando al presente, desde hace algo más de dos años, trabajo en la empresa llanerense Impulso Industrial Alternativo, fundada por Don Avelino Suárez, honrado pregonero de estas fiestas. Empleo que combino con las tareas de investigación asociadas aldesarrollo de mi tesis doctoral, la cual versa sobre la formulación de emulsiones dobles con encapsulación de biocompuestos para aplicaciones cosméticas y alimentarias. Tesis que espero que me permita en un futuro ser Doctora en Ingeniería Química. 

 Y trabajando en ella estaba cuando recibí este nombramiento. No dudé ni un segundo en aceptar este honor. Pues imaginad tal privilegio de pregonar en las fiestas de la Llanera a la que tanto quiero y que me ha visto crecer. Aunque he de confesar que en el momento en que me comunicaron la propuesta de ser pregonera, me sorprendió la apuesta arriesgada y el cambio de perspectiva, pues no era tendencia habitual en el nombramiento depregonerosdecantarse por alguien de mi edad, que pese a que ya percibo los primeros síntomas de la crisis de los 30 aún me considero joven. 

 Reflexionando sobre ello a posteriori, me percaté que mi nombramiento como pregonera suponía indirectamente una apuesta por la juventud. Hace unas semanas, leía en un artículo de opinión la importancia del protagonismo juvenil en la sociedad, el cual permite recuperar la frescura perdida en muchos aspectos y ámbitos. El autor definía este protagonismo como la apuesta por las personas jóvenes, ofrecer oportunidades de trabajo dignas y establecer con los jóvenes diálogos de igual a igual sin diferenciación hacia ellos por el simple hecho de su edad pues muchos poseen una gran valía pese a su juventud. Asimismo, apostar significa confiar y dar confianza, permitiendo que los jóvenes asuman responsabilidades pese aun sabiendo que las convicciones juveniles pueden desencadenar en decisiones que desde una perspectiva adulta se vean innecesarias, absurdas o erróneas. Tal es la importancia de este impulso que la Asamblea General de la ONU definió a los jóvenes como el recurso humano encargado del progreso y los agentes del cambio social y desarrollo económico. Muchas veces caemos en el error de pensar que los jóvenes son el futuro del país, pues más bien deben ser considerados el presente, dado que sus acciones futuras dependerán del pensamiento, sentimiento y acciones del hoy. Por tanto, desde mi humilde opinión, aquellos que tengan poder de actuación deben trabajar por hacer para los jóvenes una sociedad accesible de dignas condiciones, evitando asimismo la temida y real fuga de cerebros. 

 Y eso es esta fiesta, “una joven que está madurando”, como bien la definió Don José Julio Velasco hace exactamente un año, si mal no recuerdo. Concretamente, días atrás, conversando con él, me detallaba los inicios de esta fiesta de la mano de D. Lorenzo Ramos. Ambos analizábamos como esta joven festividad había crecido, sin duda gracias al trabajo de mucha gente y de las corporaciones municipales anteriores y presente. A medida que la conversación avanzaba, mi subconsciente se iba percatando de la responsabilidad que había asumido al aceptar este reto, pues no es baladí pregonar una Fiesta de Interés Turístico.

 Muchos de nosotros hemos disfrutado de la fiesta de Exconxuraos año tras año desde su lanzamiento al inicio de este milenio, y los que no, os invito a hacerlo. Yo espero seguir acudiendo por muchos años, y estoy segura que desde hoy me unirá a ella un sentimiento muy especial. 

 Para aquellos que no sean conocedores de la historia de los perxuraos, permitidme unas pequeñas pinceladas sobre lo que ocurrió en estas tierras allá por el año 1408. Los llanerenses, cansados de los agravios y sinrazones que recibían por parte de los comenderos del obispo Don Guillén, deciden hacer uso del lema “la unión hace la fuerza” y rebelarse contra la Iglesia tras la exigencia arbitraria de un buey a un Fidalgo llanerense. Esta rebelión desencadena la excomunión colectiva en el concejo. Los vecinos no recibieron los sacramentos y las iglesias permanecieron cerradas durante cuatro años hasta la muerte de Don Guillén. Pues el nuevo obispo en el cargo, Diego Ramírez de Guzmán, es quien levanta las penas a los llanerenses a cambio de que estos acudan descalzos en procesión hasta la Catedral de Oviedo, ataviados únicamente con sacos y sogas al cuello en señal de penitencia. 

 Son estos hechos los que rememoraremos a lo largo de este fin de semana en el Viernes de Rebelión, Sábado de Excomunión y Domingo de Perdón. 

 Durante estos hechos históricos, el Obispo Don Guillén despreció con desdén al concejo con sus palabras “De Llanera ni el polvo siquiera”. A lo que los vecinos le respondieron “Llanera, Dios te la diera”. Y cuánta razón tenían, ¿verdad? Pues es evidente la riqueza de estas tierras ubicadas en el corazón de Asturias, con gran importancia del sector primario y del sector industrial con sus polígonos, es decir, las dos pasiones de ésta que os dirige el pregón esta noche. 

 Y es que Llanera ha logrado convertirse en la capital del mundo rural gracias a otros grandes eventos: el Concurso de Ganado y su Subasta Élite y la Feria de San Isidro con su desfile de carros y animales, todo ello dirigido técnicamente por Eliseo López que siempre nos premia con un gran consejo “Deja el mundo correr”.Y dado que, entre otras, Llanera es campo y es industria. Y yo, mujer e ingeniera industrial con gran vinculación al mundo rural no querría retirarme de este atril sin dedicar unas palabras a la importancia de la mujer en la ciencia y en el campo. 

 Aunque Asturias es la región que más mujeres tiene al frente de explotaciones agrarias,siempre han sufrido de escasa visibilidad pública, pese a que tradicionalmente el papel de la mujer ha sido fundamental en este sector, pues como grandes conciliadoras combinaban estas tareas con las labores de amas de casa, madres y cuidadoras. Sin embargo, en los últimos años ha habido una disrupción y cada vez es más frecuente encontrarse a jóvenes ganaderas innovadoras e independientes que se esfuerzan en visibilizar el papel de la mujer rural en Asturias y enfatizar la importancia de su presencia para garantizar la supervivencia de un sector económico y medioambientalmente imprescindible que no entiende de vacaciones, domingos o descansos. 

 Pero la mujer no sólo ha encontrado piedras en el campo, también le ha costado adentrarse en el ámbito de la ingeniería. Por ello no deben caer en el olvido ingenieras que hicieron historia, como Emily Roebling que dirigió la construcción del Puente de Brooklyn; Pilar Careaga, la primera ingeniería industrial en España; o Hedy Lamarr que constituyó el gérmen de Internet con el sistema de comunicación que es la base del Wi-Fi, entre muchas otras y no por ello menos importantes. Espero que en un futuro no muy lejano el número de alumnas en los estudios de ingeniería aumente y no presente tanta diferencia respecto al de alumnos matriculados. 

 Sin más, no os quiero robar más tiempo de disfrutar de estas magníficas fiestas que engalana Llanera y nos devuelve a la edad medieval. Así que, tal y como entonaban los pregoneros en la antigüedad, “¡Se hace saber que por orden del señor alcalde las fiestas delos Exconxuraos 2019 quedan inauguradas!” 

 Agradezco de corazón vuestra presencia y atención y el haberme permitido romper el refrán de que “nadie es profeta en su tierra”. Espero quetodos juntos disfrutemos de este fin desemana pero que antes exclamemos.todos juntos “¡Arriba Llanera!” y “¡Viva los Exconxuraos!