[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Gerardo Sanz Pérez: “Las mentiras tienen las patas muy cortas, y el recorrido de las vertidas por Silverio Argüelles no llegan a ningún sitio”

Publicado el 16/05/2019
El tapin    Gerardo Sanz Pérez: “Las mentiras tienen las patas muy cortas, y el recorrido de las vertidas por Silverio Argüelles no llegan a ningún sitio”

La mentira es la forma más sencilla de autodenfensa. Esa parece ser la estrategia de quienes están aportando calumnias en esta campaña. He dicho que no iba a entrar a hablar de lo que hacen otros partidos, que mi programa está refrendado por una legislatura de hechos, en la que se gobernó con diálogo y cooperación.  Pero quiero puntualizarle varias cosas al señor Argüelles.

 En primer lugar cuando estaba en la oposición – ocupaba el puesto número 6 en la candidatura- tan solo fallé  a la cita de la Comida de Hermandad de San Isidro en una ocasión y por motivos laborales. Porque siempre consideré importante acompañar a nuestros mayores. Tanto es así que en alguna ocasión les acompañé en las comidas que se realizaban fuera de Asturias, recordando con especial cariño el día que nos desplazamos a Viveiro. Mentira 1 desmontada.

 En segundo lugar, estando en la oposición nunca desmotivé a mis compañeros y compañeras a acudir a la comida de San isidro, si no todo lo contrario. A pesar de que aunque el día es festivo en Llanera, la mayoría trabaja fuera del concejo y no puede disfrutar de esta jornada. Es absolutamente mentira tal afirmación y no puede demostrar nunca tal cosa. Mentira 2 desmontada.

 En tercer lugar, y a mayores, le explico al señor Argüelles, porque igual no se entera de lo que pasa en el Ayuntamiento, que hace tres años el Grupo Municipal Socialista lo que hizo fue asegurar la supervivencia de una fiesta que mantuvimos con orgullo, pasando la organización de Servicios Sociales a Festejos.

 La mentira es un síntoma de debilidad, de falta de argumentos. Y de sabios es rectificar, incluso desdecirse de una mentira, reconocer la equivocación, demuestra magnanimidad. Espero que este sea el caso, porque lo contrario es una falta de respeto no solo con mi persona, mi partido, y mis compañeros y compañeras, también con un concejo que no se merece que la mentira sea utilizada como arma en campaña. El PSOE no lo ha hecho, y nunca lo hará.