[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Grupo Tapia recogerá el Premio Empresarial Gorfolí a la innovación por ser la única de Asturias que cuenta con una Central Receptora de Alarmas

Nació hace 50 años impulsado por Luis Tapia, que llevaba trabajando desde el año 1964, pero en 1969 decidió lanzarse a emprender en el sector de la seguridad.

Publicado el 14/03/2019
El tapin El Grupo Tapia recogerá el Premio Empresarial Gorfolí a la innovación por ser la única de Asturias que cuenta con una Central Receptora de Alarmas

El Grupo Tapia nació hace 50 años impulsado por Luis Tapia, que llevaba trabajando desde el año 1964, pero en 1969 decidió lanzarse a emprender en el sector de la seguridad. Su primera ubicación fue en Oviedo cerca del colegio Los Dominicos, después de pasar por otra ubicación más en Oviedo se trasladaron al Parque Tecnológico de Llanera, donde diseñaron la nave con que cuentan en la actualidad.

En un primer momento la empresa comenzó instalando megafonía, después pasó a realizar instalaciones de sistemas de seguridad electrónicos y en 1973 empezó a contar con los denominados “clientes marca”, que son aquellos para los que la seguridad es lo más importante como: joyerías, bancos, administraciones de loterías y ayuntamientos entre otros clientes.

Fue en la década de los 90 cuando se creó la primera Central Receptora de Alarmas en toda Asturias, que este año ha cumplido su 25 aniversario, se creó por la demanda de los grandes clientes que tenían la necesidad obligatoria por ley, porque en materia de seguridad hay establecimientos denominados “obligados”, que contratan los sistemas de seguridad no como una medida sino porque la ley de seguridad privada se lo exige. La primera ubicación de la Central Receptora fue en la Calle San Melchor en Oviedo. “Centrales Receptoras hay muy pocas en España, porque una gran barrera de entrada se exige cumplir con muchos requisitos difíciles de conseguir, como son una serie de avales, un local blindado y un personal mínimo. Esta central se abrió el 13 de diciembre de 1994. Se contaba entre la empresa instaladora y la central receptora con 23 empleados”, aseguró Bárbara G. Rubio, directora de Seguridad.

Con el tiempo las instalaciones se quedaron pequeñas y tuvieron que trasladarse al Parque Tecnológico, en el año 2000, además se crearon sociedades en función de una actividad diversificando sus servicios debido al elevado crecimiento de cada área: Tapia Seguridad como empresa instaladora de grandes clientes; Tapia Electro Acústica para la Central Receptora de Alarmas, Técnicas Antirrobo que se encarga de las cajas fuertes y cerrajería y Tapia Telecom como empresa de Telecomunicaciones. “Nos trasladamos al Parque Tecnológico, porque nuestro proyecto es puntero, ya que optamos por invertir en temas de comunicación alternativa, instalando la comunicación vía radio y la comunicación alternativa por GPRS”, destacó Rubio.

Uno de los mayores avances en los sistemas de seguridad fue sin lugar a dudas el uso de las nuevas tecnologías al servicio de la misma, que se traduce en un sistema de seguridad que lleva videovigilancia incluida, porque cuando se produce un salto de la alarma el cliente recibe la comunicación al mismo tiempo que las fuerzas de seguridad y llega una señal de imagen. Existen diferentes formas de ofrecer el servicio al cliente, puede recibir una simple foto a su teléfono móvil cuando salte el sensor en tiempo real o se puede acceder en directo a las imágenes de la instalación, “esto permite que a efectos de notificar, la señal recibida tanto por el cliente como por la policía tenga más fiabilidad y seguridad, porque la trasmisión de la imagen tiene mayor eficacia. Se pasó de recibir una señal y avisar a la policía sin más, sin poder hacer ninguna verificación técnica  a realizarlas de manera complementaria, siendo la videovigilancia la  más importante y un cambio revolucionario, que empezó a ofrecerse a los clientes hace 15 años, porque los que están conectados requieren gran seguridad”, explicó.

La empresa tiene su sede en Asturias, pero ofrece servicios a toda España, ya que cuenta con varias sedes de instalación en diferentes comunidades autónomas. En total trabajan 70 personas de diferentes perfiles. La continuidad en el área de seguridad la lleva el hijo de Luis Tapia, Roberto Tapia. También ofrecer seguridad a hogares y sistemas contra incendios, sin cables lo que facilita la instalación y en dos horas puede estar colocado el sistema.

El Grupo Tapia es una empresa familiar radicada en Asturias, colabora y apoya a asociaciones y entidades diferentes a nivel sociales como puede ser el colectivo Cocemfe, donde participaron para dar más visualización a las enfermedades raras, también a deportistas como Alberto Suárez Laso medallista paralímpico. Tambien patrocinan eventos deportivos.