[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Carta al director:¿Hablamos de democracia?

Publicado el 23/12/2018

¿Hablamos de democracia?

El debate sobre la reforma constitucional que acaba de tener lugar en Cuba, ha pasado sin pena ni gloria en los medios de comunicación de nuestro país. Acaso no sea por desinterés, sino más bien por el ejercicio de democracia dado al mundo y que se tradujo en 133 mil asambleas abiertas en centros de trabajo, universidades, barrios, etc. y en las que participaron 8 millones de ciudadan@s de una población de 11,5 millones de habitantes.

Puede decirse que la futura Constitución cubana ha sido la más debatida que se conozca en el mundo y a lo largo de la historia y en un tiempo de tres meses desde mediados de agosto hasta mediados de noviembre. La misma será ratificada el 14 de febrero de 2019 por el pueblo cubano en referéndum.

Un claro ejemplo de participación, si la comparamos con nuestra Constitución del 78 redactada por ocho representantes de los diferentes partidos y todo hombres. Tres por UCD, dos por el PSOE, uno por el PCE, uno por AP y otro por la Minoría Catalana y ratificada en referéndum el 6 de diciembre. Al pueblo le quedó asentirla en pasivo.

Las modificaciones suponen casi la mitad de los artículos constitucionales, lo que muestra el carácter democrático del proceso y el interés de la sociedad cubana por adaptarse a los nuevos tiempos, aunque preservando el principio socialista de su revolución.

Por citar algunas de las innovaciones, apuntar que la Presidencia solo podrá durar un máximo de dos legislaturas y el elegido ha de tener menos de 60 años.

Otra reforma es reconocer el matrimonio entre dos personas (sin especificar el sexo), el respeto a la propiedad privada, manteniendo el Estado el control de los sectores estratégicos y fundamentales como son la salud y la educación, la protección al menor, etc.

En la parte económica se irán adoptando los salarios al coste de la vida y según la producción, se mantiene la expropiación forzosa atendiendo a razones de utilidad pública con la debida indemnización y garantías y se desarrollarán planes de vivienda que cubran las necesidades del país, así como el transporte público.

Se mejora la conexión con internet y servicio wifi a corto plazo en cuotas ya comprometidas, etc.

Lo sustancial de este debate nacional sobre la Constitución,radica en el comportamiento ejemplar  del pueblo cubano que es el artífice de sus conquistas sociales en sanidad, educación, deporte y actividades artísticas, siempre en un marco comparativo con los países de su entorno. Aparte de todo esto, está el compromiso solidario internacional avalado por los miles de médicos que trabajan en las zonas más inhóspitas del continente americano.

Juan Luis vallina Ariznavarreta