[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El ganadero Pablo Díaz comentó que no le convence la calificación nocturna de las vacas de carne, porque considera que no se pueden apreciar todas sus características

Publicado el 11/09/2021
El tapin El ganadero Pablo Díaz comentó que no le convence la calificación nocturna de las vacas de carne, porque considera que no se pueden apreciar todas sus características

El ganadero llanerense, Pablo Díaz Menéndez, participó en el 46 Concurso-Exposición de Ganado de Llanera con cuatro animales de la raza asturiana de los valles tipo normal, “este año no me pude llevar ningún premio, pero roce el pódium en varias ocasiones con el tercero. El nivel era muy alto y estos casi dos años de parón han servido a los ganaderos para mejorar aún más la calidad de sus animales. Porque esto es una afición como otra cualquiera y había muchas ganas de que volviera este concurso, se preparó muy bien a los animales y con más tiempo”, afirmó.

En cuanto a las calificaciones nocturnas el ganadero confesó que a él no le convence en cuanto a los animales de asturiana de los valles, “considero muy determinante a la hora de calificar la “capa” y por la noche y con esas luces es muy difícil apreciar las buenas y las malas capas. Para mí eso es un problema, que en frisona, que también se hizo en otros sitios, no es ningún problema e incluso veo que es más atractivo para el público, pero en el caso de las de carne no lo considero así. Además se une el cansancio, porque comenzamos a sacar vacas a calificar a las 9 de la mañana y hasta las doce la noche no acabamos. Entiendo que para el público es bueno, pero para los ganaderos supuso mucho trabajo, porque no son sillas que se quedan quietas donde las dejas”, explicó.

El ganadero comenzó en mayo a preparar a sus animales con la alimentación, con el cepillado y manejándolas, “la alimentación va aumentando con el paso del tiempo, para que el animal coja unos quilos determinados. No voy a participar en ningún otro concurso, me reservaré para el año que viene”, apuntó.

Autor

Redacción