[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Mariano Sánchez Soler asegura que con los datos se podría realizar un juicio económico al franquismo pero falta voluntad política

Koplowitz, que comenzó su negocio con las tapas del alumbrado de Madrid, que desaparecían por la noche y la recuperaba al día siguiente mediante la compra de más, el padre era al mismo tiempo concejal del Ayuntamiento de Madrid

Publicado el 25/07/2021
El tapin Mariano Sánchez Soler asegura que con los datos se podría realizar un juicio económico al franquismo pero falta voluntad políticaMariano Sánchez , Alejandro Gallo y Eva Pérez

El broche final de la I Jornada de Novela Negra “Llanegra” lo puso el licenciado en Ciencias de la Información y doctor por la Universidad de Alicante, Mariano Sánchez Soler, que ha trabajado en la redacción de diferentes medios de comunicación; además ha recibido numerosos premios literarios, muchos de ellos relacionados con el ámbito de la novela negra entre los que destacan: el Premio Internacional de Novela Negra L H Confidencial y el Premio Bruma Negra por el conjunto de su obra.

-En la tercera jornada presentó sus libros “La Familia Franco S.A” y “Los ricos de Franco”, ¿Por qué escribir sobre Franco?

-En primer lugar porque aunque parezca mentira no se ha escrito sobre Franco en 40 años de democracia, en el sentido de contar realemente con hechos y datos que fue la dictadura entorno al general. Si se han hecho estudios y las Universidades realizaron trabajos sobre violencia y aspectos de la dictadura, pero sobre la figura del dictador, a parte de la biografía de Paul Preston y alguna cosa más que hay por ahí, no se ha hecho nada. La biografía de Preston es como el vademécum y se va actualizando.

Lo que ocurre es que lo que no se ha investigado es el tema de la corrupción, la forma en la que se hacían los negocios y la forma en que se ampliaba el patrimonio familiar. Realmente la corrupción de Franco y su familia es lo que no se había investigado hasta que yo no empecé con el tema realmente.

-¿Cómo inició esa investigación?

-El primer libro que escribí sobre la fortuna fue en 1990 bajo el titulo “Villaverde, fortuna y caída de la Casa Franco”, a partir de ahí en 2003 publiqué “Los Francos S.A” cuando falleció el Marqués de Villaverde y fue la percha, por eso la editorial Anaya me lo público. El primer libro como anécdota curiosa es que me lo publicó Planeta. Pero cuando murió Carmen Franco es cuando decidí realizar otra versión de todas mis investigaciones actualizada con todos los datos que se han podido conseguir en estos 40 años. Es un tema que he ido investigando durante los años, el primer libro lo comencé a elaborar en 1987, cuando falleció Carmen Polo y a partir de cinco reportajes hechos para la revista Tiempo.

-Se inició como un trabajo periodístico, antes de ver la luz

-Si así fue, comencé a investigar a la figura de Franco con los reportajes en la revista Tiempo, al director, Pepe Oneto, le gustaba el tema porque vendía muchas revistas, en aquella época los periódicos tenían muy en cuenta las exclusivas para la publicidad y así surgió. Estaba al frente del equipo de investigación y fui ampliando la información hasta el punto de que conseguí información de todo tipo: registros mercantiles, papeles de empresa, registros bancarios y demás documentos y decidí plasmarlo en un libro de investigación, pero también de historia actual.

Y así he seguido, porque soy muy cabezón, el último es el que faltaba, porque si tu focalizas solo en la familia y en los empresarios del círculo íntimo y no te das cuenta que es un sistema donde todos se benefician y además lo público y lo privado se mezclan, donde los empresarios son políticos y viceversa. Donde a los empresarios, dirigentes y directores generales se les capta del mundo empresarial desde 1959 y ese entramado es en lo que me centro, porque es cierto que hay muchos datos del estraperlo vinculado al desarrollismo y muy científico, pero lo que realmente faltaba desde mi punto de vista es ponerle nombre a todo eso.

-En el libro comenta que muchas de las familias que se enriquecieron con el régimen ocupan puestos en consejos de administración y que incluso algunas están en el IBEX35, que podríamos llevarnos alguna sorpresa si lo revisáramos

-La razón de que eso perdure en el tiempo es que no hubo transición económica en nuestro país. Se hizo una transición política, en la que nadie perdió su puesto en el aparato del Estado y el funcionariado, en el tema de las empresas no hubo ninguna transición ni tuvieron ningún tipo de problema, además es un dato objetivo.

¿Hay algún escrito en algún sitio que diga que un sector del empresariado se reveló contra el franquismo y apoyó una renovación? No, más aún el nuevo juego democrático que hizo licitar dinero a los bancos, que eran los del franquismo. Después de la guerra civil, los banqueros que apoyaron a Franco crearon un “status quo” bancario en Burgos, donde los bancos controlaron la creación de nuevos bancos, se creó el consejo general bancario en primer lugar, pero luego se crearon entidades, por eso el desarrollo del capitalismo viene de la guerra civil.

Hasta mediados de los 50 hay dos hechos históricos a nivel económico, uno el apoyo de los americanos, que significaba mucho dinero y apoyo al régimen y dos que entran los Tecnócratas del Opus Dei a gobernar y son los que dirigen todo el desarrollo económico, entran en el boom del consumo bajo las leyes de hierro de la dictadura: sin libertad de expresión, ni sindicatos libres, había un control empresarial de la producción, los empresarios estaban dentro del aparato del Estado, siendo diputados en cortes, directores generales, que además entraban y salían.

Es a partir de ahí cuando viene el gran desarrollismo, porque hasta ese momento lo que estaban muy vinculados podían vivir haciendo “trapicheos”, pero en este momento llegó el capitalismo en estado puro, denominado en todo el mundo como el “capitalismo salvaje” y ahí son ellos los que tienen esa capacidad. El dinero lo mueven con la creación de los bancos industriales que ocupan todo el tejido empresarial, ese desarrollo se da bajo la dictadura y el aparato de Estado y de gobierno.

Los que siempre me sorprende es cuando la gente asegura que esto no es posible, cuando es la historia más reciente de hace 80 años, desde la guerra civil. Luego cuando se sale llega el Plan de Estabilización, que tiene cosas muy potentes como la llegada de las multinacionales, se desarrolla el turismo como industria, lo que supone la construcción de casas para la gente que se dedica a la hostelería, la construcción, alimentación, ya que los inmigrantes traen divisas que suponen mucho dinero para España. Eran millones de personas trabajando en el turismo, con una economía que intentaban que fuera autárquica cuando no era así, se dio todo ese proceso de apertura con trabajadores nuevos llegados del campo a la ciudad y sin sindicatos de verdad, sin derechos en el trabajo, pero la gente estaba contenta de poder salir del hambre, porque en el campo se estaban muriendo. Esta es una situación excepcional y lo que hago es ponerle nombres y apellidos a eso, que es lo que a mí me gusta del periodismo y de la historia, que se haga una extracción de los hechos generales.

-¿Se presentan todos esos nombres en el ejemplar “Los ricos de Franco”?

-En el libro tengo un anexo donde se habla solo de la presencia de los políticos franquistas en los consejos de administración de las 50 principales empresas en facturación, excepto en una en todas hay políticos colocados. Es un dato de 1975 sacado de un manual del banco central y están todos los datos económicos de ese año. Cuando la gente habla de puertas giratorias, si eso era lo normal, porque era un estado corporativo y una herencia del fascismo, donde los mejores y los más expertos, ya que les reclutaban en las empresas estaban de ministros los años que estuvieran y luego regresaban a la empresa. Ese mecanismo y las complicidades aparecen en el ejemplar, yo lo explico en cada capítulo, porque los datos son como una montaña donde se van cargando y cuando te das cuentas te preguntas ¿qué ha pasado aquí? Esos grandes apellidos como Koplowitz, que comenzó su negocio con las tapas del alumbrado de Madrid, que desaparecían por la noche y la recuperaba al día siguiente mediante la compra de más, el padre era al mismo tiempo concejal del Ayuntamiento de Madrid de alumbrado y obras públicas, y eso aparece en las escrituras de la empresa.

-¿Fue complicado investigar sobre la riqueza de la Familia Franco?

-Cuando murió Carmen Polo en 1987 el director de Tiempo me encarga saber que ha pasado con la familia Franco, cuando ya habían pasado 12 años de la transición que se veía muy lejana y llevaba gobernando cinco años el PSOE y me puse a investigar las empresas, los registros mercantiles y demás documentos, porque era una época que podías ir allí a consultarlos no era necesario solicitar 20 permisos, te daban el libro y te pasabas la mañana tomando notas ni siquiera podías hacer fotos como ahora con el móvil. Busqué lo que se había publicado y no había nada.

Me puse a trabajar y saqué el primer reportaje “Caída de la familia Franco”; a la semana siguiente hice otro “Las facturas de la familia”; después “Los negocios de Francis Franco” y así hasta llegar a cinco reportajes de portada y toda la documentación que se me iba acumulando y lo volqué en el libro.

-La familia perdió su estatus cuando muere Carmen Polo

-Lo perdieron cuando murió Franco, su estatus político y social cuando en enero de  1977 Carmen Polo abandona el Palacio del Pardo y se van a su casa, lo que pasa es que no se les molesto, porque nadie investigó nada, ni miró la propiedad de las cosas que tenían se les dejó que tuvieran todo lo que habían acumulado durante 40 años de dictadura como inmuebles, cuadros y demás. Ellos fueron arrinconados políticamente, aunque el Marqués de Villaverde sí que intentó tener vida política siguiendo los actos nostálgicos de Franco.

Mantuvieron todo lo que tenía, incluso lo vendieron, como dijo en su día el Marqués de Villaverde: “es que si la vaca no da leche habrá que venderla”, porque aseguraba que les costaba mucho mantener el patrimonio

-En Llanera también tienen propiedades como la finca La Piniella

-Era una finca de la familia de Carmen Polo, que es cierto que se amplío, pero no era un regalo ya la tenían previamente. Aunque con el dinero que ella recibía al mes cobraba más que un presidente del gobierno, cuando falleció Franco y los privilegios los mantuvo hasta que falleció.

-¿En algún momento se sintió presionado por hablar con libertad sobre los Franco?

-Ellos se han querellado dos veces, además con la exhumación de Franco llevaron una campaña contra los programas de televisión donde yo participó. Sobre todo con mis informaciones sobre el Pazo de Meirás, que han perdido pero siguen presentando recursos y anteriormente Francis Franco se querelló por la información sobre Valdefuentes por derecho al honor, se querelló porque decía que los datos no eran reales, pero el juez no le dio la razón y le condenó a pagar las costas.

Hasta ese momento ellos habían preferido continuar con sus negocios e historias, pero después de la muerte de Carmen Franco, que era la encargada del negocio familiar, ahora es cuando los hijos pasan a ser miembros de los consejos de administración y aparecen ahora. Creo que lo que les molesta es que salga en televisión al gran público, es más por el libro no se han querellado.

-¿Con todos estos datos sería deseable y posible hacer un juicio económico al franquismo?

-Con los datos sí, pero no hay voluntad política. Lo que ocurrió con el Paso de Meirás se estuvo dando vueltas y si la oposición en el parlamento gallego no hace presión para solicitar al Estado una investigación no se hubiera hecho. Esto salió porque un historiador y un escritor de Sada estuvieron años investigando y esa denuncia inicial le da peso a la política, pero sin voluntad. Cuando se recupera el Pazo para la sociedad, porque se demuestra la documentación falsa la jefatura del Estado dijo que no iba a investigar el contenido ni iban a recurrir a nada y la familia vio el hueco diciendo que lo que estaba dentro era suyo. Como se va a hacer algo si a los que les toca hacerlo no quieren y los intereses están mezclados.

Autor

D.D y M.C