[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El llanerense, Orlando Martínez, completó la prueba de montaña la Travesera de Picos de Europa

Publicado el 06/07/2021
El tapin El llanerense, Orlando Martínez, completó la prueba de montaña la Travesera de Picos de Europa

El corredor, Orlando Martínez Suárez, es vecino de Posada de Llanera, aunque es natural de Veyo, y comenzó a correr hace algunos años, ya que trabajaba por aquel entonces en montajes, lo que hacía que pasara fuera de Llanera mucho tiempo, solo podía venir a su casa un par de veces al mes y se aficionó al deporte por hacer algo cuando estaba aquí. “Comencé a correr con un compañero de trabajo y un día hablé con Celso Berredo en el gimnasio al que íbamos, porque oí que había un equipo que se estaba formando en el concejo que era el club Llanera 2007, me lo confirmó y empecé con ellos a dar mis primeros pasos en un club. Me inicié en las carreras de asfalto, medias maratones, carreras más cortas y después ya hice tres maratones en San Sebastián, Ponferrada y con el tiempo me pico el gusanillo de probar las carreras de montaña, porque me gusta más monte que el asfalto”, apuntó.

Martínez lleva compitiendo en pruebas de montaña desde hace 6 años, se inició en una que se organizó en el Naranco de 15 kilómetros, fue por probar y le gustó, “disfrutó mucho más en la montaña, aunque también se sufre más, porque suelen se pruebas de más kilómetros, como está última que hice que fue la Travesera de Picos de Europa, que fueron muchos más kilómetros y se requiere una alta preparación”, afirmó.

El atleta para poder participar en la Travesera tuvo que acreditar que había acabado unos pruebas determinadas y unos puntos, las que él presentó fue la Traveserina, que es ese mismo día, y es de 45 kilómetros que completó hace dos años y tenía que acabar antes de 9 horas y el llanerense hizo un tiempo de 7 horas y 21 minutos, con ese tiempo ya podía presentarse a la Travesera, donde se corren 74 kilómetros; también presentó otra carrera de 55 kilómetro que se corre en Nembra y se denomina “Resistencia Reino Astur” y organiza el equipo del que forma parte, Grupo de Montaña Reino Astur Universidad de Oviedo, y la acabó dentro del tiempo establecido.

“Este año decidí preparar la Travesera este año, pero la dificultad no es hacerla en sí porque ese es el día que vas a disfrutar, sino que hay que pasar varios meses entrenando al día 6, 7 y 8 horas y madrugando los pocos días que tienes de descanso del trabajo para poder hacerlo, porque sino no terminas”, explicó. Orlando recordó que comenzó a entrenar desde enero de este año, incluso con algún miembro del equipo se fue a entrenar en varias ocasiones a los Picos de Europa, porque lo ideal es hacerlo en el circuito donde vas a correr, pero confesó que el problema es la distancia para ir hasta allí y por eso decidió entrenar el resto de días en el Monsacro en Riosa, que tiene dos o tres canales parecidos a Picos, pero que son solo de 20 minutos cuando en Picos eso son dos, tres o cuatro horas. “Lo ideal siempre sería poder entrenar en Picos, es más los ganadores siempre se pasan allí varios fines de semana entrenando”, recordó.

El corredor aseguró que la gran diferencia entre las competiciones de asfalto y las de montaña, es que en las primeras hay que mantener durante toda la competición un ritmo muy constante y alto, sobre todo en los maratones, mientras que en las de montaña, como esta que fue de 74 kilómetros salieron por la noche, hay avituallamientos solidos y líquidos donde paran mucho más tiempo, además se camina, se corre, incluso hay puntos donde casi tuvo que escalar. “No es ir siempre al límite como en los maratones, es totalmente distinto”, afirmó.

El covid también estuvo presente en la prueba, ya que la salida se realizó en cajones de 50 personas, cuando en ocasiones anteriores todos salían a la vez, tenían un cono cada uno con su número distanciado de los demás, “salíamos con la mascarilla y al kilómetro o así cuando la carrera se abría y era escalonada la podíamos quitar. Después en los controles antes de llegar había carteles donde pedían a los corredores que nos pusiéramos la mascarilla y cuando llegábamos a los avituallamientos, en vez de ser como otros años donde cada uno cogía lo que quería, en esta ocasión te daban ellos lo que pedías en tu propio plato y había mesas para sentarte a comer. Después había que dejar todo recogido, porque es un parque natural y solo se podía llegar a 450 deportistas en cada prueba”, comentó.

Martínez reconoció que para él lo más duro de la prueba fueron los últimos 25 kilómetros, “si no hubiera tenido calambres y tanta fatiga podía haber mejorado el tiempo, hice 17 horas y 3 minutos, como era la primera vez que corría y no podía comparar mi marca con otras, pero era más o menos lo que esperaba. Pero estoy muy contento, porque conozco gente que fue más años y a lo mejor no consiguió hacer este tiempo y no me puedo quejar”, aseguró.

La Travesera es una prueba de gran dureza, siendo una de las más duras de España, porque son más de 6.500 metros positivos en 74 kilómetros, esto atrae a gente de otros países como Portugal, Francia, también vienen competidores del País Vasco, además Orlando valoró muy positivamente la organización de la prueba, ya que es una carrera peligrosa, pero cuenta con muchos voluntarios en el monte que ayudan a los corredores diciéndoles por donde pueden cruzar mejor y por donde no. “Estuve revisando el calendario de pruebas y a partir de ahora comienzan a organizarse muchas más y espero poder correr alguna, aunque no como está. Tengo que confesar que en el kilómetro 50 tenía claro que no quería volverla a correr el año que viene, pero cuando llegué a meta ya cambié de opinión y ahora con el paso de los días tengo claro que si puedo voy a volver. Durante la carrera, que son muchas horas hay momentos muy buenos y otros peores, pero merece la pena solo por correr en Picos”, afirmó.

El corredor comentó que este año hubo algún problema, porque los ecologistas no quieren que se corra allí de noche, porque puede afectar a la fauna, pero Orlando explicó que los participantes son muy respetuosos y no vio ningún mal comportamiento con el entorno. “Lo que está claro es que los vecinos del lugar defienden la carrera, porque para ellos es importante, ya que mucha gente pasa por allí, pernocta, come y cena allí varios días. Es un consumo que les viene muy bien. Espero que la carrera se mantenga como está, pero hasta el año que viene no lo sabremos”, afirmó.

Autor

Redacción