[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Jesús Riesco apuesta por que los colegios puedan gestionar el 10% del currículo prescriptivo para tener más autonomía y darles su seña de identidad

Publicado el 02/06/2021
El tapin Jesús Riesco apuesta por que los colegios puedan gestionar el 10% del currículo prescriptivo para tener más autonomía y darles su seña de identidad

El director del colegio público de Lugo de Llanera, Jesús Riesco, participó este mes de mayo en el “Foro Centros para el debate del currículo” que se trataron cuestiones como el nuevo perfil del docente, la autonomía de los centros y el plan de formación del profesorado. “Tenemos que buscar un perfil del docente en concreto y sobre ese perfil se establece un plan de formación de los centros. Los centros deben tener un cierto grado de autonomía. En el foro se trataron otras cuestiones como: el currículo; la competencia digital, el nuevo perfil y la autonomía de los centros y la organización de los centros escolares”, explicó. 

Estos foros se han ido realizando durante meses, los primeros fueron en noviembre y diciembre, que contaron con expertos teóricos y estos últimos contaron con los centros educativos, “nosotros aportamos nuestro granito de arena explicando lo que se necesita y como se debería adaptar el currículo a los centros”, apuntó. 

Riesco comentó que un centro para funcionar bien necesita contar con cuatro pilares básicos, por un lado, el equipo directivo que tiene que estar bien formado y que ejerza un liderazgo pedagógico, tiene que tener claro hacía donde van y cuáles son las necesidades de formación del profesorado y el alumnado; el segundo pilar es el equipo docente, que tiene que estar bien formado y que se les posibilite el desarrollar proyectos. “De nada nos sirve contar con un buen equipo docente si tienes un mal equipo directivo y viceversa”, apuntó. 

 Entre estos dos pilares existen otros más como son: la cultura del centro, es decir, su sello de identidad, el contar con los suficientes medios y recursos y en último lugar el contar con el apoyo de la comunidad educativa y las instituciones que tienes alrededor. “Cuando hay una simbiosis entre los cuatro elementos y sobre todo entre el equipo directivo y el docente todo va mejor. Pero para que funcione bien también necesitamos contenidos competenciales, que nos ayuden a desarrollar competencia en el alumnado, que no se prime lo memorístico, sino que el alumno consiga resolver situaciones problemáticas que se pueden encontrar”, comentó. 

El director explicó que dentro de esos contenidos tienen que contar con tres dimensiones que tienen que estar en equilibrio y son: conocimientos, destrezas y las actitudes. “Lo que ocurre ahora es que tenemos muchísimo contenido en el currículo donde solo predomina el conocimiento y donde se les enseña poco a los alumnos para saber ponerlo en práctica en la vida real. La práctica docente adecuada sería desarrollar proyectos, pero el alumnado tiene que echar un tiempo en hacer cosas y no me da tiempo a ver los contenidos memorísticos”, afirmó. 

Riesco considera que el currículo debe ser una selección de contenidos esenciales y fundamentales y después competenciales, es decir, que cuente con contenidos, destrezas y actitudes. Además, habría que añadir otros contenidos que no vienen en el currículo, “nosotros apostamos decididamente por las nuevas tecnologías y estamos interesados en el desarrollo del conocimiento competencial y los expertos aseguran que es la nueva competencia y las personas que no lo controlen no sabrán manejarse en la sociedad”, apuntó. 

Otro aspecto fundamental en la enseñanza es la inteligencia emocional, que en Lugo se desarrolla con la implantación de los patios dinámicos y se imparten cursos a las familias para enseñarles como relacionarse con sus hijos de manera positiva, bajo el prisma de la disciplina positiva y constructiva. “Estamos convencidos que a través de lo emocional se consiguen muchas más cosas y lo hemos puesto en práctica en el centro con muy buenos resultados. Cuando sucede un conflicto en el centro no tenemos que abrir expedientes, porque se resolvieron satisfactoriamente con la disciplina positiva, lo importante es reconducir conductas, ya que son los ciudadanos del futuro”, aseguró. 

En cuanto a la autonomía de los centros aseguró que sería importante que cada centro pudiera gestionar hasta un 10% del currículo prescriptivo, que es el obligatorio, eso aportaría la seña de identidad del mismo, porque considera que no es lo mismo un centro urbano que uno situado en una zona rural. “A mí me interesaría que todos los alumnos conozcan de forma obligatoria el entorno en el que viven, pero es algo que hacemos de forma voluntaria y lo metemos a calzador. Sería bueno trabajar a nivel intercentro, con los otros dos colegios del concejo para desarrollar proyectos en conjunto y lo mismo con el IES Llanera, ya que serán sus alumnos”, narró. 

Balance del curso con la pandemia 

Riesco aseguró que están contentos y hacen un balance positivo de este año, porque el centro cuenta con 450 alumnos y se dan a diario 300 menús del comedor, además de cinco líneas de autobús y dentro del centro hubo cero contagios. “Nos confinaron 8 aulas en todo el año, llevábamos solo dos aulas, pero con la tercera ola se cerraron otras seis más por un positivo en cada una de las aulas, que esos positivos no contagiaron al resto del aula, porque eran externos al centro y se habían producido en el ámbito familiar”, apuntó. 

El director recordó que tuvieron el apoyo de toda la comunidad educativa y del propio Ayuntamiento de Llanera, que fue el encargado de zonificar el patio y colocar los juegos; además les facilitó una cuidadora para el comedor, ya que, sino no podrían dar los 300 menús, porque se tuvo que habilitar el polideportivo para respetar las medidas sanitarias de distancia de seguridad. “Las familias lo han hecho muy bien, han respetado todas las medidas sanitarias impuestas sin la menor queja”, afirmó. 

Las clases burbuja aseguró que funcionaron a la perfección y les permitió controlar los contagios. “Hubo un esfuerzo importante por jefatura de estudios que trabajó muy bien y les doy la enhorabuena. Estoy muy satisfecho y me consta que el resto de los centros lo hicieron muy bien por lo menos en Llanera”, apuntó. 

Autor

Redacción