[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los vecinos de Lugo recuerdan la Jira Santufirme que este año la pandemia vuelve a impedir que se celebre

Publicado el 01/05/2021
El tapin Los vecinos de Lugo recuerdan la Jira Santufirme que este año la pandemia vuelve a impedir que se celebre

La pandemia ocasionada por el coronavirus ha impedido que por segundo año consecutivo se pueda celebrar la Jira a Santurfirme, organizada por la Asociación de Festejos Amigos de Lugo de Llanera y la tradicional entrega del bollo y la botella de vino realizada por Cafamilu, esto último si se realizó el pasado año, pero de nuevo los socios tendrán que volver a comerlo en su domicilio en familia.

A pesar de no poder celebrarse el periódico El Tapín ha preguntado a varios vecinos de Lugo de Llanera y a los responsables de estos colectivos como recuerdan este día. El miembro de la Asociación de Festejos, Alberto Tamargo, aseguró que el recuerda que en los años 90 participaban en la Jira todas las familias de la localidad, desde abuelos a nietos, pero considera que fue a principios del año 2000 cuando la tradición se fue perdiéndose, “nosotros estamos intentando que cada año suba más gente para volver a los buenos tiempos, aunque sabemos que es complicado involucrar de esa manera a los vecinos, pero es cierto que en los últimos años el número de personas que subieron al Santufirme ha aumentado”, comentó.

El presidente de Cafamilu, Ángel Fernández-Peña, comentó que el comenzó a participar en la Jira cuando tenía 24 años y vivía en Robledo con su familia, “acudí desde el primer día, Marí preparaba la tortilla y las empanadas y todos subíamos. De aquella todavía daba la misa Don José en el propio Santufirme, además por las tardes se realizaban los juegos como la cucaña entre otros, la asociación preparaba el día antes la barraca para vender la bebida con un toldo agarrado a los eucaliptos. Sobre todo, iban familias de Lugo y se llenaba, pero es cierto que hubo uso años donde no se celebró, hasta que yo cogí la presidencia y volví a impulsar la celebración, pero la fiesta ya no es lo que era, y el haber estado unos años sin celebrarse también la mermó. Todos subíamos andando de aquella, porque la persona que lo hacía en coche se la jugaba, ya que no había carreteras hasta allí”, narró.

Una de las vecinas de Lugo es la concejala del Partido Popular, Leticia Fernández, que recordó que ella siempre subía con sus amigos al Santufirme e incluso en alguna ocasión se quedaban allí el día antes a dormir con las tiendas de campaña, “subíamos la comida y en el Picu comprábamos la bebida en la barraca para ayudar a la asociación de festejos, últimamente incluso había música y algún año se hizo una paella. Es una celebración a la que iba muchísima gente solíamos subir y bajábamos todos juntos cuando anochecía, era un día diferente entre amigos”, recordó.

El vecino de Lugo de Llanera y concejal del PSOE, José Ramón Fanjul, recordó que el 1 de mayo era un día muy señalado para los vecinos y para su familia también, “preparábamos el menú que era tortilla y empanadas y subíamos andando, porque al principio no había carretera que llegara al Picu como ahora, lo único que no llevábamos era la bebida que la comprábamos allí. Además, la comisión de festejos la subía en tractor, que era el único vehículo que podía acceder al Santufirme en aquella época. Solíamos subir temprano para poder coger un buen sitio, porque aquello se llenaba hasta la bandera, pasábamos allí todo el día y los chavales se lo pasaban en grande con los juegos”, apuntó.

Una de las personas que lo vive intensamente es la vecina y concejala de Festejos del Ayuntamiento de Llanera, Eva María Pérez, “recuerdo que este día siempre me levantaba y la casa olía a tortilla de patata, siempre ha sido una celebración especial para mí. Desde que nací subí al Santirme, porque mis padres siempre lo hacían, incluso mi madre subió andando estando embarazada de mi hermano. Recuerdo que un año mi hermano mayor ganó el premio de pintura que se organizaba, donde tenías que dibujar las vistas desde el Picu. Siempre subía andando, porque yo bailaba en el grupo folclórico Santufirme, bailábamos, íbamos a la misa y por la tarde lo pasábamos genial con los juegos. Era un día familiar, porque subíamos familias enteras, todos nos conocíamos y estábamos allí desde las 11 hasta las 19 horas, que se iba el sol o hacía frío. Era un día para el pueblo y disfrutar con los vecinos, es una pena que no se pueda celebrar por segundo año, pero el año que viene seguro que se podrá realizar”, apuntó.

Otra de las personas que lo disfrutan al máximo es Liliana Sánchez, que, junto a su marido, regentan el Bar Panera, que, por supuesto este día cierra sus puertas para poder celebrar en familia la festividad, aunque por segundo año consecutivo tienen que hacerlo en su casa y con sus convivientes. “De pequeña siempre subía con mis padres, nos juntábamos con sus amigos y sus hijos en el Santufirme y pasábamos el día allí. Lo que más nos gustaba eran los juegos que se hacían por la tarde y después cuando éramos más mayores, subíamos con los amigos, algunos de ellos subían a dormir la noche antes, pero yo nunca fui de quedarme a dormir allí. Optábamos por subir ese día caminando, intentábamos atajar por los prados y era peor porque había más pendiente y cansábamos mucho más que por la carretera y allí pasábamos el día entero. Esto es lo que intentamos trasmitir a nuestros dos hijos, porque somos los dos de Lugo de Llanera de siempre, y es una tradición que nos encanta. El Panera siempre cierra para celebrar la Jira y apoyarla, este año tendremos que celebrarlo los cuatro juntos en casa como el pasado año”, comentó.

Otro de los vecinos que nunca ha fallado es Silverio Argüelles, secretario general del PP de Llanera, que aseguró que su primer recuerdo del día 1 de mayo es subir con su abuela al Picu, “es una celebración de hermandad, que se celebra con la familia y los amigos. Nunca he fallado salvo estos dos últimos años por la pandemia. Es una pena que no se pueda celebrar y una tristeza para todos los vecinos, sobre todo para Cafamilu y la Asociación de Festejos Amigos de Lugo de Llanera, pero esperamos que la desescalada se realice en las mejores condiciones y se vacune a toda la población, para poder celebrar las fiestas patronales y todos los eventos. Los datos de contagios en Llanera están siendo preocupantes, por eso pido a la población que mantenga las medidas sanitarias, el uso de la mascarilla y la distancia social, para poder librarnos de las medidas 4 plus. Llanera es uno de los pocos concejos grandes que se ha librado del cierre perimetral, aunque en alguna ocasión lo rozamos y por eso consideramos que las cosas se fueron haciendo bien hasta ahora”, destacó.

Autor

Redacción