[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


María Jesús Delgado Díaz recibirá el premio empresarial a la Singularidad por su Trayectoria que concede la Sociedad Gorfolí-Santufirme

La vecina de Villabona se inició en el mundo empresarial con un bar-tienda, después regentó un supermercado para finalmente ponerse al frente del restaurante Michem

Publicado el 24/04/2021
El tapin María Jesús Delgado Díaz recibirá el premio empresarial a la Singularidad por su Trayectoria que concede la Sociedad Gorfolí-SantufirmeMaruja Delgado

El jurado de la Sociedad Gorfolí-Santufirme decidió conceder el premio empresarial a la Singularidad por su Trayectoria a la vecina de Villabona y empresaria desde muy joven: María Jesús Delgado Díaz. Los tres adjetivos que definen a la galardonada son: trabajo, familia y constancia.

María Jesús es conocida por todos como “Marujina” nació el 13 de abril de 1946 en Alvares, un pequeño pueblo de la parroquia de Villardevello. Es la segunda de cuatro hermanos, desde muy pequeña mostró interés por las tareas de la casa y, a diferencia de sus hermanos, no simpatizaba con trabajos como la ganadería.

Con el paso de los años conoció a Miguel, hijo de Munda, que regentaba un bar-tienda en el pueblo de Villabona y quien años más tarde acabaría siendo su marido. Sería en el año 1968 cuando se casase con Miguel con quien se iría a vivir a Villabona y un año más tarde tendría su primer hijo. Los años venideros fueron de duro trabajo tanto en el bar-tienda como en un pequeño almacén de piensos.

En 1974 nacería su segundo hijo y, enseguida, con su afán emprendedor iniciaría un proyecto para abrir un supermercado en el pueblo, puesto que Villabona estaba creciendo y su población iba en aumento gracias a la mina. La apertura de este nuevo supermercado fue en 1976, durante los siguientes años el negocio funcionó muy bien hasta que se vio afectado por los primeros cierres de la mina y, sobre todo, la llegada de las grandes superficies.

Lejos de esto ella nunca se arrugó ante las adversidades y en 1992 se inaugura el restaurante Michem, pensando en atraer a personas de fuera del pueblo, ya que este estaba muy diezmado. A pesar de un duro comienzo para este nuevo negocio continuó con la tienda al mismo tiempo durante unos años; sin embargo, poco a poco con la ayuda de sus hijos y su marido estando ella siempre al frente el restaurante exigía más tiempo de trabajo y terminó cerrando la tienda.

El restaurante, con el paso del tiempo, iba adquiriendo más reconocimiento. Pero en el año 2005 llegaría un duro golpe para ella con la muerte de su marido, lejos de amedrentarla y ya con su hijo menor, Chema y su esposa Lorena, el restaurante inicia un despegue imparable. Recogiendo premios de gran prestigio en el ámbito culinario, destacando entre los finalistas del concurso a “La mejor fabada del mundo” en varios años consecutivos.

Desde el primer momento Maruja se refugió en los fogones y, hasta el día de hoy, vive por y para el trabajo disfrutando, a su vez, de sus hijos y nietos.

Autor

Redacción