[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Administración Local siempre ha gozado de gran simpatía por mi parte, al ser la primera línea de organización elegida por los ciudadanos y en esencia la más conocedora y cercana a sus necesidades

Publicado el 08/01/2021
El tapin Administración Local siempre ha gozado de gran simpatía por mi parte, al ser la primera línea de organización elegida por los ciudadanos y en esencia la más conocedora y cercana a sus necesidadesPepe Santolaya

Administración Local siempre ha gozado de gran simpatía por mi parte, al ser la primera línea de organización elegida por los ciudadanos y en esencia la más conocedora y cercana a sus necesidades. No hay que olvidar el marco competencial de los Ayuntamientos y que a la hora de abordar unos presupuestos su margen de actuación es reducido al tener que atender a servicios e inversiones ya heredadas de otras legislaturas. Pese a ello, aún hay margen importante para que puedan implementar las medidas necesarias encaminadas a solucionar los problemas de los vecinos, y es ahí, en su papel de gestor, dónde realmente podemos medir la valía de un equipo de gobierno.

LaCovid-19, quizá el término más repetido en 2020 y el gran hito de nuestra generación. Esta pandemia marcará nuestra vida, modificará la economía y transformará el mundo tal y como lo conocemos, pero parece que no es lo suficientemente importante para que el equipo de gobierno de Llanera sea capaz de trazar un plan de contingencia serio, riguroso y alcanzable.

Las medidas llevadas a cabo hasta el momento, como las ayudas al comercio, son medidas que, aunque en esencia sean las correctas, son medidas dispersas que pierden gran parte de su fuerza si no son acompañadas otras complementarias enmarcadas dentro de una estrategia global de actuación.

 Con este panorama llegamos a los presupuestos aprobados por el Ayuntamiento de Llanera el 3 de diciembre pasado. Hemos podido ver en las declaraciones previas de los distintos portavoces la existencia de un clima de colaboración o al menos de no beligerancia que daría lugar a un escenario de pactos entre las distintas fuerzas mucho más fluido que en otras ocasiones y, por tanto, unos presupuestos mucho más representativos. La ciudadanía no entendería un talante distinto a este. Este era el momento para articular un plan Covid, que incluso fue anunciado por el señor alcalde en las reuniones previas, pero lamentablemente nos encontramos con nuevas medidas diseminadas, la existencia de una partida de emergencia y la posibilidad de inversión de remanentes.

 La falta de un plan era algo sabido, pero no deja de sorprenderme la alusión a un fondo de emergencia como medida estrella de actuación. Siempre hay que tener una red, una provisión para imprevistos, pero no es de recibo que el plan estratégico que el equipo de gobierno del PSOE, y los partidos que apoyaron estos presupuestos, no sea producto de un estudio serio de la situación que dé lugar a un conjunto de medidas coordinadas. Como decía el Portavoz de IU, la emergencia es algo interpretable en cada caso y tristemente tras más de nueve meses de pandemia la emergencia es ya hoy, no mañana.  Falta trabajo, falta visión, falta antelación, falta servicio al ciudadano. La falta de ambición de estos presupuestos es aún más evidente sí recordamos que el Ayuntamiento de Llanera está saneado y que para este 2021 no es aplicable la regla del techo de gasto. Se puede y se debe invertir en Llanera.

 Aunque los presupuestos sean aprobados y soportados por los grupos PSOE-IU-Podemos, no deja de llamarme la atención la actividad de todos los grupos que no están en el gobierno. La mayoría de ellos no han planteado tampoco medidas de entidad y han intentado justificar algún tipo de propuesta dando vueltas a la inversión de partidas menores. Entre todas ellas solo destacaría la de una línea de ayuda al alquiler, medida que parece entrar en conflicto con las ayudas autonómicas y estatales para este fin pero que, sin embargo, están siendo aplicadas en otros concejos. Por ejemplo, los vecinos de Corvera bajo la justificación de que este año en el que no se convocaron las ayudas ordinarias al alquiler por el Principado han preparado una línea de ayuda al alquiler con un importe de 25.000 euros.

La actitud general de estos grupos ha sido la de dejarse llevar, bien porque no han querido ser culpables de bloquear unos presupuestos en tiempos de pandemia o bien porque estaban demasiado cocinados sin derecho a réplica. Quiero quedarme con uno de esos dos motivos y no pensar en otros que se me vienen a la mente.

 Quizá soy un nostálgico de otros tiempos, donde sí existía un problema común se afrontaba bajo consenso, determinación y rigor. El resultado podía ser bueno, malo o regular, pero no teníamos nada que reprochar a nuestros representantes. No pretendo que un Ayuntamiento resuelva de forma mágica todos los problemas, no puede aunque quiera, pero sí que sean valientes, que apuesten por nosotros, que apuesten por Llanera.

 

                                                                                              Pepe Santolaya 

El Tapín Llanera nº249 

Diciembre 2020

 

Autor

Pepe Santolaya



Añadir comentario


0 de 1000.

Comentarios

---SEA EL PRIMERO EN COMENTAR---