[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Marcelino González: “Normalmente llenaba el depósito cada tres días y ahora es cada ocho o nueve días y durante el confinamiento, en el mes de abril, solo eché dos depósitos ese mes”

Llanerenses del Año 2020

Publicado el 29/12/2020
El tapin Marcelino González: “Normalmente llenaba el depósito cada tres días y ahora es cada ocho o nueve días y durante el confinamiento, en el mes de abril, solo eché dos depósitos ese mes”El presidente de Radio Taxi Llanera, Marcelino González

El presidente de Radio Taxi Llanera, Marcelino González, confesó que al principio sí que hubo miedo, porque no sabían lo que les esperaban, además  no contaban con gel ni mascarillas, porque no era obligatorio. Durante el confinamiento solo trabajaron dos taxis de los ocho que son.

-¿Cómo vivieron el primer día que trabajaron al decretarse el confinamiento?

-Lo vivimos con un poco de miedo, porque no sabíamos lo que nos esperaba eso unido a que no hubo casi nada de trabajo. Pero lo poco que hubo sí que tuvimos miedo, al principio no se recomendaba la mascarilla, solo lavarse las manos y el distanciamiento social. El primer gel que compré cuando comenzó a haberlos, que al principio no los econtrabamos en las tiendas, me costó 20 euros medio litro. Yo usaba una mascarilla que tenía de cuando trabajaba en el metal y fue la que comencé a usar, porque tampoco había, cuando venía algún cliente con mascarilla yo la ponía, porque no era obligatorio. Salíamos con miedo, porque encima si llevabas a alguien al hospital no sabías si estaba enfermo o no.

Al principio sí que salieron unas mamparas para los taxis, pero como no eran homologadas no se podían poner y las que valían eran excesivamente caras. Llevamos meses trabajando de manera continua los 8 taxistas de Llanera y no nos hemos contagiado ninguno, ni hemos estado en cuarentena.

-¿Cómo ha cambiado el trato con el cliente?

- Es cierto que los más conocidos siempre se sentaban en el asiento del copiloto, pero ahora se acabó. Todos los pasajeros tienen que ir detrás, a no ser que se ocupen todas las plazas dentro de que sean personas de la misma unidad familiar. Solamente se puede ir detrás y manteniendo las distancias, si llevamos dos personas que no son de la misma unidad familiar y el coche es de siete plazas con tres filas tiene que sentarse uno en cada fila.

Cuando se acaba un servicio el protocolo que tenemos que hacer antes de recoger al siguiente cliente lo primero es ventilar y desinfectar con productos especiales el asiento, la parte de atrás y la puerta.

-¿Qué medidas tomaban cuándo volvían a sus domicilios?

- Nos tenemos que quitar la ropa y los zapatos y para la ducha, lo que pasaba es que si estábamos en casa y nos salía un servicio, porque al principio muchas veces nos quedábamos en casa, salíamos  hacer el servicio y al volver la misma operación de cambiarte de ropa y demás. Es cierto que ahora no lo hago tantas veces al día, porque no llegó a casa hasta que no finaliza la jornada.

-¿Qué diferencias se están dando entre la primera ola y la segunda?

- Ahora la gente está más fastidiada, porque algunos tuvieron que cerrar sus establecimientos y otros no, hay una gran crisis económica, porque encima la gente ya no quiere gastar y si no gastamos la económica no funciona. Durante el estado de alarma estuvimos trabajando entre un 10 y 20% de producción, salió un decreto del Ayuntamiento donde sólo podíamos trabajar dos taxis al día. Ahora no estamos en esa situación, pero el trabajo disminuyó considerablemente, porque  echamos de gasoil solo el 25%, normalmente llenaba el depósito cada tres días y ahora es cada ocho o nueve días y durante el confinamiento, en el mes de abril, solo eché dos depósitos al mes, está siendo la ruina para todos los taxistas.

 

 

 

Autor

Redacción