[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los comercios de Llanera reabren sus puertas con una gran respuesta por parte de la clientela

Publicado el 26/11/2020
El tapin Los comercios de Llanera reabren sus puertas con una gran respuesta por parte de la clientela

Los comercios considerados no esenciales por parte del Principado de los que se decretó su cierre a principios del mes de noviembre, como medida para contener los contagios, abrieron sus puertas el pasado miércoles 25 de noviembre.

La tienda de regalos y complementos Asgaya, ubicada en la Avenida Prudencio González en Posada de Llanera, fue uno de los comercios que reabrió sus puertas. La propietaria, Ana Paz, aseguró que el volver a abrir en este mes supone salvar la Navidad, porque considera que si les hubieran mantenido cerrados hasta después del puente de la Constitución hubieran perdido la campaña navideña. “La gente hubiera comprado por Internet los regalos de estas fechas. Hoy es el primer día y he tenido mucha gente, espero que siga habiendo afluencia y respondiendo igual. El beneficio es que los grandes centros comerciales no pueden abrir y los comercios de esas superficies que no tengan puerta directa a la calle tampoco pueden hacerlo, es una pena para ellos pero a nosotros tengo que reconocer que sí que nos beneficia. Tengo esperanza de salvarla Navidad, pero lo que me da más miedo es que ocurrirá después con los contagios y las celebraciones, espero que no nos vuelvan a cerrar”, explicó.

Paz aseguró que por ahora no le llegó ninguna de las ayudas que solicitó para esta segunda ola, tanto de la administración local como regional. “La ayuda del Ayuntamiento la solicité antes de este nuevo cierre y las del Principado las pedimos ahora. No nos pagaron lo que nos prometieron en marzo como nos van a pagar lo de noviembre, si 400 euros que nos prometieron no fueron capaces a pagarlo, como nos van a pagar ahora 1.500 euros, yo por eso no espero, si no nos dieron ni el 50% de la base de cotización que es lo que nos iban a dar ahora y estamos esperando. Abrimos pasaron tres semanas en vez de dos como estaba previsto y no cobramos las ayudas”, denunció.

Ana aseguró que a pesar de las dificultades está muy contenta por el apoyo y la confianza de sus clientes, que no dudaron en pasarse por la tienda para realizar sus compras, “estoy contenta, pero también pienso en la hostelería que lo tiene que estar pasando mal. Lo normal sería haber realizado un cierre como el de marzo de menos tiempo, con un plan de choque estipulado con ayudas para todos los sectores y la gente confinada en sus domicilios”, opinó.

La tienda de ropa, complementos y regalos Mil Mariposas, ubicada en la calle Naranjo de Bulnes en Lugo de Llanera, también reabrió en su horario habitual. Su propietaria, Viki García, comentó que el abrir supone volver a respirar un poco, “nosotros solo pedimos que nos dejen trabajar y que podamos subsistir, porque tenemos toda la mercancía de invierno sin vender y los gastos llegan, las letras hay que pagarlas y en casa no hacemos nada. Aunque estuvimos vendiendo a través de las redes sociales, pero no es lo mismo que estar con el comercio abierto”, apuntó.

La comerciante asegura que no estaban claros los criterios para determinar que unos eran esenciales y otros no, “no sé bajo que baremo lo determinaban, porque había cosas que en la otra oleada no eran esenciales y está sí. Por ejemplo había clientes que mi tienda la consideraban esencial porque necesitaban zapatillas o ropa interior. Las tiendas grandes estaban viendo a costa del cierre del comercio pequeño, porque allí se sigue aglomerando gente y siguen vendiendo lo que pueden”, afirmó.

Viki aseguró que la gente está muy concienciada en este momento con ayudar y apoyar al pequeño comercio, porque ahora se ve que las calles están vacías y triste, “es una sensación de angustia, porque ves el pueblo muerto sin los bares y sin el comercio, que son los que aportan el dinamismo a las calles”, comentó.

Autor

RDC