[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Arco cumple de manera estricta con todos los protocolos establecidos por el Ministerio y la consejería de Sanidad para ofrecer a sus clientes la máxima seguridad

Con los clientes de mayor edad, sobre todo, ha cambiado la forma de ayudarles y protegerles.

Publicado el 21/11/2020
El tapin El Arco cumple de manera estricta con todos los protocolos establecidos por el Ministerio y la consejería de Sanidad para ofrecer a sus clientes la máxima seguridad

El periódico El Tapín ha tenido la oportunidad de hablar con el responsable del departamento de Calidad y Nutrición del Grupo El Arco, Emilio Gutiérrez y la encargada de la tienda El Arco de Posada de Llanera, Marta Fuente, sobre los protocolos y las medidas tomadas en sus tiendas para evitar los contagios por coronavirus.

-¿Qué supuso pasar de la normalidad al confinamiento en el mes de marzo?

- Emilio Gutiérrez: Fue un gran reto de adaptación para todos a nivel personal y también a nivel laboral. Las tiendas de alimentación fuimos declaradas servicios esenciales y eso nos cargó de responsabilidad y a la vez de miedo ante un virus del que todavía se sabía muy poco. El temor al contagio y llevarlo a casa, de contagiar a nuestros clientes, a los compañeros… Para los trabajadores fue muy duro y para la empresa también intentando dotar a todas las tiendas de medidas de protección: de mamparas, mascarillas, guantes, geles hidroalcohólicos… ¡Fue difícil para todos!

-¿Cómo ha cambiado el trato con el cliente y los proveedores?

- Marta Fuente: El principal cambio con ambos es el mantener la distancia interpersonal. Con los clientes de mayor edad, sobre todo, ha cambiado la forma de ayudarles y protegerles. Mientras que antes tratabas de ayudarles de unas maneras, ahora la forma de cuidarles es manteniendo es distancia y teniendo el mínimo contacto con ellos.

-¿Qué protocolos o medidas han tenido que asumir?

- Emilio: Desde antes de que se decretara el confinamiento estuvimos siempre en contacto directo con responsables de Delegación del Gobierno de Asturias, así como con la consejería de Sanidad y esto nos permitía elaborar los protocolos más adecuados en cada momento, incluso adelantándonos en la implantación de las medidas que recogían las normativas del BOE o BOPA. Así, la primera medida que tomamos fue la limitación del aforo en las tiendas y se marcaron las distancias interpersonales en las salas de venta. Por supuesto, pusimos todo el empeño en tratar de proveer a nuestro personal de todas las medidas de protección, como pueden ser mamparas, guantes, que al principio se recomendaba su uso, o geles hidroalcohólicos. Fue una odisea porque había un desabastecimiento total de este producto. Además impusimos una metodología de limpieza y desinfección exhaustiva de superficies varias veces al día.

-¿Cómo les ha cambiado la vida a nivel personal (cambio de rutinas o de actividades) y laboral?

-Marta: Tanto en un ámbito como en otro tratas siempre de extremar la prudencia y tomar todas las precauciones para no contagiarte ni contagiar a nadie. Al final cada día tratamos con mucha gente, así que ahora la rutina de trabajo incluye mucho más tiempo para la limpieza y desinfección de la tienda, estar atentos de que siempre haya gel hidroalcóholico, reponer los botes.

En lo personal también han cambiado cosas: llegar a casa e incidir en nuestro propio aseo para evitar meter el Covid en casa, sobre todo cuando convivimos con personas mayores, o llevar siempre una mascarilla de repuesto.

Autor

RDC