[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Conflicto en el Sáhara

Publicado el 14/11/2020

 En plena crisis en el Sahara occidental y el aumento de las tensiones por la amenaza del régimen de ocupación a intervenir contra los civiles saharauis que se manifiestan en la ilegal brecha de Guerguerat, sur del Sahara occidental, y que hoy ha tenido la primera intervención militar por parte del ejército marroquí tras penetrar en territorio liberado, quiero  expresar  mi apoyo al pueblo saharaui y pedir la rápida intervención de la Comunidad Internacional para hacer cumplir los compromisos de la ONU en el último proceso de descolonización en el territorio.

La tensión crece cada día en esta zona por las manifestaciones pacíficas de civiles y activistas saharauis y por la declaración de estado de alerta máxima por parte del Frente Polisario el pasado 7 de noviembre para defender sus ciudadanos ante cualquier intento de agresión.

Quiero manifestar que “España mantiene una responsabilidad histórica con el Sáhara Occidental,  como potencia administradora de un territorio pendiente de descolonización -según la calificación de Naciones Unidas”

“La situación en Guerguerat evidencia por enésima vez la necesidad de avanzar en el proceso de libre determinación del pueblo saharaui, reconocida en sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y en resoluciones de la Consejo de Seguridad Asamblea General de Naciones Unidas para una solución justa y pacífica mediante un referéndum con un censo acordado entre las partes”.

“Asimismo, insto a la retirada de las fuerzas militares presentes en el paso fronterizo de Guerguerat, y a garantizar la protección de la población civil que se manifiesta pacíficamente en el enclave, con quien quiero expresar también mi máxima solidaridad y apoyo”.

En referencia a la comunidad internacional, quiero decir que “Las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad, responsables de vigilar el alto el fuego desde 1991, deben asegurar y poner los medios necesarios para evitar la escalada del conflicto en Guerguerat. Asimismo, el Secretario General de la ONU debe nombrar un Enviado Personal para el Sahara Occidental -vacante desde hace más de un año-, y la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) renovar y ampliar su mandato con una clara vocación de protección y promoción de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de la población saharaui, incluyendo la celebración del referéndum de autodeterminación”.

Una solución pacífica y duradera es más urgente que nunca en una región donde la inestabilidad política y las hostilidades han lastrado todo intento de lograr un desarrollo económico, social y político, tan deseado y necesario para la población.

La sociedad civil saharaui, formada por organizaciones de mujeres, jóvenes, trabajadores, organizaciones de defensa de los derechos humanos y varias ONG que trabajan en ámbitos socioculturales vienen exigiendo desde hace semanas el cierre de la brecha ilegal en el Guergarat y piden a Naciones Unidas que cumpla con su compromiso de implementar el Plan de Arreglo firmado por las dos partes en conflicto, el Frente Polisario y el Reino de Marruecos.

Juan Luis Vallina Ariznavarreta

Fundador de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui

Autor

Juan Luis Vallina Ariznavarreta