[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Sancionan una plantación irregular de eucaliptos en Llanera

Publicado el 05/11/2020
El tapin Sancionan una plantación irregular de eucaliptos en Llanera

La Confederación Hidrográfica sanciona al propietario que permitió que la papelera, plantar eucaliptos en una parcela agrícola en Posada de Llanera en la orilla del arroyo Tarabica sin contar con la preceptiva autorización.

No es de recibo la disparatada plantación de eucaliptos que se está produciendo en suelos agrícolas con el consiguiente cambio de uso, lo que supone una pérdida sustancial de un bien como el suelo agrícola y una hipoteca de cara al futuro, pues nada garantiza que una vez que el cultivo forestal deje de ser rentable por agotamiento se vayan a retirar los tocones de los árboles.

Hay que recordar que el gobierno del PSOE viene permitiendo desde hace décadas la colonización del eucalipto a sabiendas que ya hace tiempo que esta especie superó la barrera de las 61.838 hectáreas de superficie fijada como límite por el Plan Forestal de Asturias para el año 2060. En concreto, en el último inventario del año 2009 ya se encontraba en 60.311 hectáreas, pero como se siguen plantando cada año más, resulta obvio que ya rebasamos con creces el límite fijado por el Plan Forestal. Aun así se sigue y sigue plantando y permitiendo la invasión de toda la Asturias por parte de esta especie.

Los planes del gobierno regional de seguir permitiendo monocultivos forestales son de una irresponsabilidad absoluta. La amenaza de los grandes incendios, afectando a poblaciones enteras, son un peligro y una posibilidad cada día más próxima. Así lo llevan tiempo advirtiendo los expertos, máxime si se continúa con la actual política forestal. La política forestal del Gobierno Asturiano apostando prácticamente en exclusiva por el monocultivo para beneficiar a las papeleras, además de altamente peligrosa, resulta también un absurdo desde el punto de vista socio económico, pues todo monocultivo nos introduce en una política tercermundista de dependencia productiva y explotación del medio ambiente.

Por ello se hace necesario, hoy más que nunca, una moratoria inmediata en las plantaciones de eucaliptus. Aunque solo sea para frenar la expansión de esta bomba incendiaria en potencia y que elimina la biodiversidad de las masas de bosques autóctonos.

Este cultivo forestal, sorprendentemente tuvo autorización de la Consejería de Medio Rural a pesar del elevado impacto que tiene sobre una finca agrícola que no tenía eucaliptos en su entorno, incumplimiento sus propias normas.

Autor

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies