[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Asemposil solicita que se realice la segunda fase del plan de infraestructuras del polígono sobre todo en lo que afecta a la red de agua

García- Vigón anunció que en la calle Peña Brava el colectivo pretende realizar una renovación parcial de la red de agua tramitando una subvención del IDEPA, ya que es mucha la urgencia tras dos averían este verano

Publicado el 05/10/2020
El tapin Asemposil solicita que se realice la segunda fase del plan de infraestructuras del polígono sobre todo en lo que afecta a la red de agua

El presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono de Silvota (Asemposil), Pablo García-Vigón, lleva en el cargo desde 2004, el polígono cuenta en la actualidad con 300 empresas de distribución, paquetería, metal, químicas, entre otras actividades. A la pregunta de cómo se presenta el otoño para las empresas del polígono debido a la crisis sanitaria y económica ocasionada por el coronavirus, el presidente aseguró que en el mes de junio el ambiente estaba animado, por la vuelta a la actividad, porque las cifras de la pandemia eran excelentes, ya que pasamos más de 20 días sin contagios.“En aquella época había mucho optimismo y ganas de trabajar. Hemos seguido en esta inercia a finales de junio, en el mes de julio y a mediados de agosto se comenzaron a torcer los datos y creo que es un tema quizás más mediático que la incidencia real en hospitales, porque lo que está creando alarma es la cifra de contagiados, pero la mayoría son asintomáticos y están en casa. Si el enfoque es el tema del contagio la gente se preocupa, pero si analizamos los datos hospitalarios la situación de Asturias es muy buena comparada con la de otros sitios”, aseguró.

El presidente comentó que estos datos generan estrés en la población y trasladado al mundo empresarial, supone incertidumbre. “Lo peor que puede pasar en una empresa es la incertidumbre. Es mejor saber que tienes que cerrar una temporada, como paso en el confinamiento, que decir continúo abierto y funcionando en un escenario de incertidumbre. El otoño para nosotros es un escenario incierto, lo veo como los padres con los niños del colegio, porque no sabemos muy bien lo que va a pasar. Tengo la sensación de que a un confinamiento como el de primavera no vamos a volver, tendremos que seguir trabajando y acostumbrarnos a convivir con la situación de incertidumbre hasta que llegue la vacuna y aun así veremos si resulta o no. Incertidumbre equivale a preocupación, porque todo esto se resiente en el consumo de la gente y si no consumen las empresas no venden y al final todo afecta a la cuenta de explotación y la actividad de las empresas”, explicó.

El presidente comentó que Asemposil en ningún momento cerró, durante el estado de alarma decretado por la pandemia, porque prestan servicios fundamentales como suministro del agua, alumbrado público, jardinería y limpieza. La oficina continúo prestando servicio de manera telefónica y se reforzaron los boletines electrónicos con todas las informaciones que iban saliendo: las líneas de crédito bancario y los reales decreto; se organizó compra conjunta de material sanitario (guantes, gel y mascarillas) cuando era difícil conseguirlo. “Muchas empresas estuvieron abiertas como la del sector químico o con actividad exportadora, además de las vinculadas a la distribución alimentaria, prensa y paquetería”, narró.

Una de las demandas históricas de Asemposil es la implantación de un Centro de Transportes, “esta es una reivindicación que hace más de 10 años, que ya se le trasladó en su día al anterior equipo de gobierno del Partido Popular y también en reiteradas ocasiones al equipo actual del PSOE. Es cierto que depende en parte del Ayuntamiento de Llanera, porque esos terrenos son de titularidad estatal, es decir, de SEPES, pero lo que pedimos es encajar una operación a dos

bandas, que sería que SEPES cediera o entregará al Ayuntamiento esos terrenos y después se busque la formula urbanística y económica para poder hacer esa actuación”, afirmó.

A nivel urbanístico sería encajarlo dentro de los permisos y ver en base al uso del suelo como se puede implementar este Centro de Transportes, en cuanto a la parte económica como se va a desarrollar, si será una concesión administrativa, si el ayuntamiento con los remanentes liberados va a poder invertir en esto y hay muchas opciones. La parte económica no es la que más le preocupa, porque hay iniciativas privadas para acometerlo y así se lo trasladó al alcalde, además Vigón asegura que no es una inversión muy grande, solo se necesitaría asfaltar la parcela, vallarla, colocar un control de accesos y unos vestuarios con ducha. “Esto resolvería el problema con los más de 200 camiones, que en ocasiones, están aparcados sin ningún tipo de control en el polígono, para que puedan estar aparcados en un sitio controlado, vigilado y con unas infraestructuras adecuadas para que los camiones puedan lavarse, ducharse, comerse un bocadillo. El Ayuntamiento nos trasladó antes del confinamiento que está en marcha y que lleva un proceso urbanístico previo, que hay que desbloquear y después se podrá pasar a la fase de ejecución”, afirmó.

Otra de las propuestas es sanear la franja de zona verde, en la parcela donde está el edificio de la propia empresa y otra de las reivindicaciones históricas es acabar la fase dos de la actualización de las infraestructuras del polígono. “Esta vienen desde el año 2009, está publicado en el BOPA el 26 de junio de 2009. Hubo una primera fase, que se realizaron las obra en 2010 financiadas por el Ministerio de Fomento y debería de haber continuado de manera sucesiva la segunda, que era financiada por el Principado, pero nunca llegó”, comentó.

Este proyecto en su segunda fase consistiría en renovar las infraestructuras de las calles que faltan, que son dos principales como: Peña Brava, Redonda y las calles interiores que no se tocaron en la primera. Los trabajos consisten en la reposición del asfaltado, la señalización vertical y horizontal, la red de agua y de electricidad. “Para nosotros lo más importante es la renovación de la red de agua, porque las tuberías ahora son de fibrocemento y datan de hace 50 años. Estamos planeando una renovación parcial de la red de agua en Peña Brava que queremos tramitarla a partir de la subvención del plan de suelo del IDEPA, porque este verano hemos sufrido dos averías. Este es un asunto preocupante porque la red de hidrantes del polígono se alimenta desde la red principal, no tiene una red propia, con lo cual si hay un reventón en una de las calles significa que los hidrantes nos quedan sin servicio. No querría encontrarme con un reventón de una tubería, cuando ocurra un incendio como el que hubo aquí”, apuntó.

Autor

RDC