[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Carlos Suárez: “Nuestra dimisión no es una amenaza, sino que estamos muy cansados y los problemas con la CTA fueron la gota que colma el vaso”

El equipo directivo seguirá dirigiendo el centro hasta que se forme uno nuevo

Publicado el 27/09/2020
El tapin Carlos Suárez: “Nuestra dimisión no es una amenaza, sino que estamos muy cansados y los problemas con la CTA fueron la gota que colma el vaso”Carlos Suárez

El equipo directivo del IES Llanera presentó el pasado viernes 25 de septiembre su dimisión. “Nuestra dimisión no es una amenaza para que se nos haga más caso, sino que se da porque estamos muy cansados, llevamos muchos meses trabajando para el inicio del curso y los problemas con el Consorcio de Transportes fueron la gota que colma el vaso”, explicó el director, Carlos Suárez. El equipo directo iba a dejar el cargo el pasado año, pero se quedaron al decretarse el estado de alarma por la pandemia un año más.

Este problema surgió el viernes cuando desde la consejería de Educación y el CTA les aseguraron, que el horario para recoger a los alumnos sería a las 15 horas, fue en ese momento cuando el equipo directivo mostró su desconformidad, ya que las clases en el centro finalizarán a las 13.30 horas, debido a la reducción de horario impuesto por la consejería por la crisis sanitaria. “Me puse en contacto con la dirección general de planificación y con la CTA para mostrar mi disconformidad y me aseguraron que se seguiría con el horario del curso anterior de 8.15 a 14.15 horas para el transporte, aunque acabarán las clases a las 13.15 horas; y después de hablar con la CTA y la dirección general me aseguraron que lunes, martes y miércoles sería el horario de 8.15 a 13.15 horas, pero yo necesito que ese horario se mantenga todo el año les informé, porque todos los alumnos vienen en el transporte a la misma hora, tanto ESO como Bachiller”, apuntó el director. Usan el transporte escolar un total de 350 alumnos de ESO y Bachillerato, de los más de 600 que tiene el centro, ya que se considera un instituto rural.

Una vez que el viernes tras llamadas y correos con la CTA y la dirección general, se pasó a las familias la información y el director recibió la llamada de un padre que trabaja para Alsa, que le aseguró que ese horario era erróneo, “me dijo que el dueño de la empresa le aseguró que ellos el lunes, martes y miércoles van a recoger a los alumnos a las 13.30 y lo mismo podrían hacer en el mes de octubre y todo el curso. Este seria nuestro horario ideal para todo el año y para poder mantener el control en las entradas y las salidas, ya que tendremos un cuarto de hora, porque los chavales lleguen al centro a las 8 horas y puedan entrar cuando lleguen respetando todas las medidas y esperar en el aula hasta que comiencen las clases, ya que habrá profesores que les indicarán por donde entrar en los pasillos. Además, las clases concluirán a las 13.15 y otro cuarto de hora para salir de manera ordenada sin aglomeraciones”, explicó.

Suárez le pidió al padre el contacto del propietario de Alsa y pudo confirmarle esa información, “le pedía al propietario que le diera esa información a la CTA y a la dirección general, para que me lo confirmarán a mi después. Pero esto no le pareció bien a la CTA, que habláramos y lo solucionáramos así, entonces hablé con la directora general de Planificación y ella me dio el visto bueno si se solucionaba el problema. Entonces le mandé un correo el sábado a última hora de la tarde al dueño de Alsa y estamos esperando su contestación, para que el servicio recoja a los menores todo el año a las 13.30 horas y les deje en el centro a las 8 horas. Por el momento están solucionados los tres primeros días de la semana que viene, pero no sabemos si el jueves y viernes les recogerán a las 13.15 como estaba planeado o a las 13.30 como nosotros queremos”, apuntó.

Otro de los problemas es la ampliación de la limpieza, “el jueves, 24 de septiembre, fue cuando nos dijeron que el centro se tenía que hacer cargo de esa ampliación. Si nos lo hubieran dicho antes ya lo tendríamos solucionado y contratado, tendremos que ocuparnos de ello la primera semana del curso. Contamos con un remanente de 3.000 euros del presupuesto del centro que nos dará para los tres primeros meses del curso, aunque la consejería nos aseguró que se devolverá ese dinero. Es fundamental limpiar no solo antes del inicio de las clases por la mañana y después, como se hizo siempre, sino también durante las horas lectivas para evitar los contagios”, comentó.

Suárez aseguró que estos dos problemas hicieron que la directiva se fuera cansando con la situación, ya que llevan meses trabajando, tienen todo el curso planificado, los horarios establecidos, las medidas tomadas como la distribución de las aulas, la separación entre las mesa,, “el centro está preparado para arrancar y nosotros seguiremos estando al frente hasta que alguien se haga cargo de la dirección, incluso si son personas de fuera del centro les ayudaremos en lo que esté en nuestra manos, porque contamos con 10 años de experiencia en este centro”, aseguró.

A todo esto, se suma el control que tienen que tener de los alumnos que presenten síntomas compatibles con el coronavirus, que tienen que ser informados al Sespa, a Educación y a Delegación de Gobierno, “tenemos que separar a los alumnos, tomar medidas, incluso a la persona encargada del Covid le han pedido que actué como una enfermera cuando no tiene los conocimientos. Considero que hay una gran descoordinación entre el Sespa y la consejería de Educación”, criticó.

 

Autor

Redacción