[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Ramón Esteban, conserje del IES Llanera, se dedicó todo el confinamiento a cuidar del huerto escolar y entregó los excedentes a dos residencias de mayores de Gijón

Publicado el 30/06/2020
El tapin Ramón Esteban, conserje del IES Llanera, se dedicó todo el confinamiento a cuidar del huerto escolar y entregó los excedentes a dos residencias de mayores de Gijón

El conserje del IES Llanera, Ramón Esteban, lleva más de 20 años en ese cargo y su vivienda se encuentra dentro de la instalación. “He pasado un confinamiento muy ameno y sobre todo muy ocupado, ya que me encargué de huerto escolar al no acudir al centro los alumnos y los profesores, en concreto, los que se dedicaban a ese trabajo”, comentó Esteban. Todos los excedentes del huerto, que fueron 170 lechugas asturianas y roble; 50 repollos y 50 coliflores se repartieron entre dos residencias de mayores de Gijón, Ayalga y Nueva Era.

Esteban aseguró entre risas que gracias al huerto escolar ha bajado más de 3 kilos, algo que no consiguió la primera semana del confinamiento, “cuando se decretó el estado de alarma me hice un circuito en el patio del centro, como no podíamos salir solo para lo fundamental, y hacía cada día 18 kilómetros y no me sirvió de nada, pero cuando decidí ponerme con el huerto los kilos se fueron rápido”, destacó.

Cuando los chavales dejaron de venir a clase el huerto quedó a medias con lo que había plantado y Ramón decidió hablar con el profesor del departamento de Religión que se encarga del huerto, Fernando, y con sus consejos, además de buscar en Internet y la aportación de sus 8 hermanos por WhatsApp ha conseguido sacar adelante el huerto sin ningún problema. “En mi vida he plantado nada y ahora me atrevo con lo que me echen”, relató. Ha estado grabando videos y sacando fotos de todo el proceso, que ha enviado al grupo del huerto escolar y a sus hermanos, para que vieran su día a día.

El conserje puso nombre al huerto, “Huertina El Trébole”, porque crecen mucho en el interior del invernadero. En este momento Ramón ha plantado lechuga, cebolla, ajos, puerros, judías, fresas entre otras muchas cosas y el excedente se repartirá entre la comunidad educativa. “Quiero dar las gracias a todo el claustro de profesores, a la dirección del centro y en especial a Fernando por ayudarme tanto y por todo el esfuerzo que ha puesto desde el primer día en el huerto, porque sin eso no se podría plantar nada. Además de a mis hermanos por acompañarme de manera virtual en todo el proceso y sobre todo por animarme”, afirmó.

Una vez que se retomen las clases Ramón formará parte del grupo del huerto y realizará las labores que sean necesarias, para que esto continúe.

Autor

Davinia Durán