[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Carlos Suárez: “Todo ha salido bien gracias a los profesores que han puesto lo mejor de sí usando sus propios medios”

Publicado el 24/06/2020
El tapin Carlos Suárez: “Todo ha salido bien gracias a los profesores que han puesto lo mejor de sí usando sus propios medios”

El director del IES Llanera, Carlos Suárez, recordó que el día 13 de marzo los docentes todavía estaban en el centro con la intención de volver el lunes, porque nadie les había confirmado el suspenso de las clases presenciales, ni existiendo el problema con el IES Masaveu que fue después uno de los focos de la enfermedad. Desde que tuvieron la notificación de que se suspendían las clases, estuvieron sin acudir al centro hasta el 20 de abril, “que ya teníamos la certificación de los servicios mínimos para acudir al centro, para la entrega y certificación de los ordenadores a los alumnos que carecieran de ellos. Además, el Ayuntamiento les entregó una tarjeta sim con datos, porque algunos necesitaban ordenador y otra conexión a internet y vinimos esa semana a prepararlos con las plataformas necesarias, como el Teams y fueron repartidos a través de Cruz Roja entre los estudiantes, Se repartieron en total más de 20 ordenadores de los de la Escuela 2.0 que son portátiles de pequeño tamaño”, recordó.  

Después acudían el director y el secretario, Roberto, varios días a la semana hasta que el 4 de junio que los alumnos han podido volver al centro, en concreto los de 4º de ESO y 2º de Bachillerato de manera voluntaria. El resto de cursos acaban el año de manera telemática y las evaluaciones se realizarán así. “Ha salido todo el trabajo muy bien con la plataforma Teams, pero ha sido gracias todos los profesores, que han puesto lo mejor de sí y todo ha corrido a su cargo, con sus ordenadores personales, sus tablet, sus móviles y las conexiones de sus domicilios, ya que la consejería se ha preocupado de los alumnos, pero de nosotros no y se daba por hecho que contábamos con ello en nuestras casas”, explicó.  

El director aseguró que mucha gente estaba usando unas herramientas que ha tenido que dejar y otras con las que ha podido continuar, por la ley de protección de datos algunas se pueden seguir usando porque estaban validadas por la ley de la Unión Europea, donde se meten los datos de los alumnos y se les dan 15 licencias para usar el Microsoft office y lo mismo a los profesores, “pero había gente que usaba correos como gmail u otros similares si no están avalados por la ley de la Unión Europa no se pueden usar. La gente que estaba acostumbrada a trabajar con eso tuvo que emigrar a los otros sistemas y hubo un poco caos al principio. Hemos tenido que aprender a usar Teams y hemos hecho cursillos por las tardes y los chavales han ido aprendiendo sobre la marcha”, relató. 

Suárez aseguró que los alumnos de los grados que se imparten en el centro han pedido la renuncia a la convocatoria que les tocaría ahora en el mes de julio y podrán hacer las practicas, que les han faltado en empresas a principios del año que viene y titularán meses más tardes, en el tiempo correspondiente a la primera evaluación. “No tendrían que esperar a junio, y el Ministerio de Educación les ha asegurado que no perderán la beca, los alumnos que disfrutarán de ella”, resaltó. 

El director reconoció que a día de hoy desconocen cómo se desarrollará el curso que viene. “No se van a doblar las plantillas para atender a todos los alumnos, además nuestras aulas son pequeñas para 25 alumnos justos, si se recomienda que de 15 alumnos en una clase no pasemos y vamos a tener 5 grupos de primero con más de 100 alumnos, no sabemos cómo se va a hacer, porque habría que doblar toda la plantilla de los centros de Asturias, por lo menos los de estas dimensiones y con la bajada de ingresos que se van a dar por la crisis sanitaria y económica”, resaltó.  

Una de las situaciones que ha propuesto el director es instalar unas cámaras especiales en todas las aulas, para que simultáneamente puedan seguir las clases los alumnos que estén en sus casas y los que acudan de manera presencial, además podrá verse sólo la pizarra o los profesores que lo quieran podrán ver la pizarra y al propio docente. “Nosotros contamos con dinero en el centro y esto supondría 9.000 euros que podríamos asumir, pero el problema es la imagen que no se puede difundir de los menores, por eso optamos porque se usen las pizarras electrónicas y que lo vean a través del ordenador en sus casas compartiendo las pantallas. Se habla de que los alumnos acudirán dos o tres días a la semana a clase y se vayan turnando para no coincidir”, afirmó. 

La prueba piloto fue estos días en los que pudieron acudir los alumnos de 4º de ESO y 2º de Bachillerato, donde se separaron las mesas dos metros, se pedía a los alumnos que acudieran con mascarilla y contaban con gel hidroalcohólico repartido por el centro para lavarse las manos.