[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Ables entró en la “nueva normalidad” con la Santa Misa en honor a San Juan

José Julio Velasco: “El momento más angustioso de la pandemia ha sido realizar los responsos en los cementerios sin que pudieran ir los seres queridos, con sólo tres o cuatro personas”

Publicado el 21/06/2020
El tapin Ables entró en la “nueva normalidad” con la Santa Misa en honor a San Juan

Ables dio por concluidas sus fiestas patronales de 2020 con la Santa Misa en honor a San Juan, en la iglesia parroquial que fue oficiada por el vicario y párroco, José Julio Velasco. Todas las personas que acudieron lo hicieron con su mascarilla y se lavaron las manos con el gel hidroalcohólico que había colocado a la entrada del templo, además respetaron la distancia de seguridad sentándose en los lugares marcados en los bancos.

Velasco quiso durante su homilía dar las gracias y reconocer el trabajo realizado por la Asociación de Vecinos de Ables para que la parroquia no se quedara sin sus fiestas, aunque fueran de manera simbólica. “No hemos podido disfrutar de las fiestas que estamos acostumbrados, pero esperaremos al año que viene. Todos hemos podido ver el libro de fiestas virtual, realizasteis la entrega del bollo y hoy la Eucaristía en honor a San Juan, os lo agradecemos por intentar de esta forma que nos vayamos adaptando a la nueva realidad, porque ha sido un esfuerzo de todos el poder venir a la iglesia de nuevo”, relató.

El párroco comentó que desde su experiencia personal a lo largo de este tiempo de pandemia ha aprendido a valorar a los demás y sobre todo a echar de menos a las personas que más quiere, como son sus sobrinos con los que tenía que hablar por videoconferencia. “Seguimos necesitando lo presencial, el cariño, los abrazos, el apoyo y el poder compartir, esperamos que eso llegue más pronto que tarde. Para mí el momento más angustioso de la pandemia ha sido realizar los responsos en los cementerios sin que pudieran ir los seres queridos, con sólo tres o cuatro personas, se me desgarraba el corazón. Por eso hay que aprender a valorar lo que tenemos, la familia, los amidos, los momentos de reunión, los eventos y las fiestas como estas, porque cuando los perdemos ya es tarde”, aseguró.

También quiso dar las gracias a la concejala y portavoz del grupo municipal popular, Nuria Niño, por estar presente en la misa y al periódico El Tapín, por haber acercado a los feligreses durante el estado de alarma y el confinamiento las misas, retrasmitiéndolas a través de su web. “Hemos recorrido todas las iglesias de la Unidad Pastoral de Posada y Lugo y todos los vecinos han podido verlas desde sus domicilios”, apuntó.

Autor

Davinia Durán