[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Todo el comercio llanerense abre en su horario habitual

Publicado el 11/05/2020
El tapin Todo el comercio llanerense abre en su horario habitualCarnicería Pilu Pacheco

Todos los comercios llanerenses abrieron, el lunes 11 de mayo, sus puertas en su horario habitual, tras aplicarse la Fase 1 de la desescalada por la crisis sanitaria del COVID-19. La Frutería de Loli, ubicada en Lugo de Llanera, no cerró sus puertas durante el confinamiento por el estado de alarma y aunque en un primer momento decidió reducir su horario, para atender a los clientes por la mañana, se vio sobre pasada por la cantidad de compras y tuvo que abrir mañana y tarde. Su horario es por las mañanas de 8.30 a 14 horas y por la tarde de 17 a 20 horas.

“Si que se ha notado un cambio en la clientela, ya que hay mucha gente joven que ha hecho la compra a sus padres, abuelos o tíos mayores, y eso ha crecido considerablemente. También han venido los clientes de siempre a comprar y no había una hora concreta, había mañanas con mucha gente y otras con menos y venían por la tarde”, relató Loli. A la entrada de la frutería la propietaria ha colocado el gel hidroalcohólico, guantes y mascarillas, y carteles donde se explican las medidas sanitarias que deben tomarse para evitar el contagio.

La Carnicería de Pilu Pacheco también de Lugo de Llanera no cerró sus puertas durante el confinamiento y su propietario, Aitor Fernández, explicó que la gente respeta al máximo las medidas sanitarias y son muy pacientes. “Todo el mundo se ha dedicado a cocinar durante el confinamiento y hemos visto que se han comprado productos que antes se descartaban, como gallina, rollos de carne o incluso se han comprado jamones enteros, que antes se pedía cortado”, relató.

 El local cuenta con reparto a domicilio, que antes se dedicaba a los establecimientos hosteleros, pero se reinventaron y reparten la compra a las personas mayores que así se lo solicitan, “nos ha servido para compensar las pérdidas al no suministrar carne a la hostelería”, afirmó. Fernández explicó que antes se compraba más a lo largo de la semana y ahora el hábito ha cambiado, “las ventas empiezan a aumentar el miércoles para el fin de semana, porque antes los fines de semana casi no se compraba, ya que se iba a comer y cenar a los restaurantes y ahora la gente cocina en casa. Esos días tengo a dos personas más que me ayudan para que no se haga tanta cola, porque además mucha gente viene aquí para ahorrarse las colas en los supermercados”, afirmó.

La tienda de complementos, zapatos y ropa, Mil Mariposas de Lugo de Llanera volvió a abrir sus puertas el lunes 11 de mayo, con su horario habitual de 10 a 14 y de 16.30 a 20 horas. “Costó que la gente entrara a comprar al principio de la mañana, pero ha ido bien el día. La gente respeta las medidas y contamos dentro del local con guantes, mascarillas y gel hidroalcohólico para los clientes que no las tengan”, afirmó.

Dentro de las medidas sanitarias la ropa tras probarla se plancha con equipos industriales a más de 60 grados, los zapatos se pruebas con bolsas de plástico y se desinfecta todo lo que toquen los clientes, además dos veces al día se desinfecta con ozono la tienda y todo lo que hay dentro. La propietaria, Victoria García, aseguró que durante el confinamiento y con motivo del Día de la Madre usó el sistema de reparto que puso a su disposición el Ayuntamiento para llevar a los clientes la compra, “contamos con una web y a través de ella las ventas han ido muy bien no me puedo quejar y estoy muy contenta, incluso he hecho clientes nuevos de otros puntos del concejo como Arlós y Ferroñes”, destacó.

En Posada de Llanera la tienda de complementos y ropa Asgaya también ha abierto sus puertas en el horario normal de 10 a 14 horas y de 16.30 a 20 horas, aunque no descarta modificarlo dependiendo de los clientes. “La semana pasada lo que hice fue desinfectar y limpiar la tienda, además cuento con guantes, mascarilla y gel para los clientes”, explicó la propietaria, Ana Paz González.

González considera fundamental para el pequeño comercio las ayudas, ya que durante estos dos meses de cierre forzoso por el estado de alarma las facturas no han dejado de acumularse, sin que se ingresara dinero. “Necesitaríamos que se agilizarán los trámites para las ayudas y también sería bueno que el Ayuntamiento de Llanera aportará geles o mascarillas, porque eso es otro desembolso que tenemos que hacer los comerciantes y que se va sumando”, afirmó.