[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


David Moreira, vecino de Llanera y autor del cortometraje “9 de febrero” anima a agudizar el ingenio audiovisual durante el período de confinamiento.

Comenzó a imaginar el contexto de esa dura situación y se preguntó qué pasaría si a las familias implicadas llegasen a conocerse.

Publicado el 14/04/2020

David Moreira, vecino de Llanera y autor del cortometraje “9 de febrero” anima a agudizar el ingenio audiovisual durante el período de confinamiento.

 Comenzó a imaginar el contexto de esa dura situación y se preguntó qué pasaría si a las familias implicadas llegasen a conocerse.

 

El vecino de Llanera y colaborador del periódico El Tapín, David Moreira, recuerda cómo fue la creación del cortometraje que tiene como título “9 de febrero”, cuyo argumento surgió tras leer una noticia en la prensa. “Pasé una temporada trabajando en el Bierzo. En mis ratos de ocio le daba vueltas a la idea y en cómo llevarla a cabo. Sólo contaba con una cámara réflex, un trípode, un micrófono y un parasol reflectante de los que se colocan en el parabrisas de un coche. Lo que terminó de arrancar el proyecto fue la inmensa predisposición de los dos protagonistas, lo cual tiene muchísimo mérito porque jamás habían actuado y menos delante de una cámara”.

La idea de la que nació “9 de febrero” salió precisamente de un periódico. David nos cuenta que leyó una noticia en la sección de sucesos acerca de una mujer, madre de familia, fallecida en un accidente provocado por un joven que conducía en estado de embriaguez. Comenzó a imaginar el contexto de esa dura situación y se preguntó qué pasaría si a las familias implicadas llegasen a conocerse.

A partir de ahí escribió un guion de ocho páginas detallando cada escena minuciosamente y convenció a Pilar y a José Ramón para que se estrenasen como actores. Además, José Ramón es músico de profesión y también se animó a componer e interpretar a piano la emotiva banda sonora que acompaña todo el cortometraje.

David ha rodado un total de 5 cortometrajes logrando con uno de ellos una mención especial en el Festival de Cine Internacional de Ourense (OUFF). Su siguiente proyecto será un cortometraje musical, algo que lleva tiempo preparando y para el que ya tiene el argumento.

“Al final lo que importa es la historia. Hoy en día todo el mundo tiene un smartphone, una cámara de fotos o de vídeo que dan calidad más que suficiente para hacer algo interesante. Si tienes una buena idea todo lo demás es secundario y se le busca solución”, expresa David Moreira, al mismo tiempo que anima a todos los vecinos de Llanera a agudizar el ingenio en estos tiempos en los que tenemos que estar encerrados en casa. “La imaginación es una herramienta muy poderosa, y ahora tenemos mucho tiempo libre para poder exprimirla. Animo a todo el mundo a que filme sus pequeñas historias e ideas y las comparta”.