[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los colegios de Llanera se van de vacaciones de Semana Santa y no han dejado de trabajar de manera telemática durante el confinamiento

Publicado el 03/04/2020
El tapin Los colegios de Llanera se van de vacaciones de Semana Santa y no han dejado de trabajar de manera telemática durante el confinamiento

El periódico El Tapín de Llanera ha podido hablar con los directores de los colegios públicos de Lugo de Llanera, Jesús Riesco, y el colegio San José de Calasanz de Posada de Llanera, Segismundo García de Paredes Pérez, que este viernes 3 de abril fue el último de clase telemática antes de las vacaciones de Semana Santa.

El director del colegio de Posada de Llanera aseguró que el centro lleva trabajando desde hace tres semanas con el soporte de la web del propio centro, “el profesorado y los tutores elaborar las tareas, que son similares a las fichas físicas de clase y también se realizan las actividades interactivas, que se han facilita al alumnado en formato fácilmente identificable y manejable, ya que cada proyecto es un documento en PDF y las propuestas están activas en la web o por hipervínculos en diferentes plataformas digitales. Se suben propuestas en PDF diferentes para cada ciclo de Primaria y de Educación Infantil, cada día se va subiendo una entrada a la sección correspondiente, además de los alumnos las familias también pueden verlo desde ahí. El reporte de las actividades va al profesorado directamente de cada curso, ya que cada alumno tiene que tener el correo de educastur activado y lo mismo los profesores”, explicó García de Paredes Pérez.

El director del colegio de Posada aseguró que lo que se pretende desde el centro es facilitar el acceso a las tareas, el envío del trabajo de la manera más sencilla posible y que los menores conocen. “No queremos crear un problema mayor a las familias, además se han elaborado videotutoriales en la web y en la página de educastur”, comentó. Segismundo aseguró que a lo largo de estas tres semanas de estado de alarma, sin clases presenciales, se ha conseguido contactar con el 90% de las familias, bien por vía telefónica o por correo electrónico, gracias a la Asociación de Madres y Padres consiguieron dar con varias familias con las que no tenían comunicación. “En este momento, sólo faltan cinco familias con las que no hemos podido contacta, pero esperamos lograrlo después de las vacaciones. El Ayuntamiento de Llanera y sobre todo los servicios sociales nos están ayudando para contactar con estas familias”, afirmó.

El director explicó que el trabajo que realizan los colegios sólo puede ser de repaso, refuerzo o profundización, no se puede adelantar materia, según las instrucciones enviadas por la consejería de Educación del Principado. “Toda la comunidad educativa tiene deseos y unas ganas tremendas de volver al colegio y a las clases presenciales. Creo que los más perjudicados en esta situación serán los alumnos de 6º de Primaria, porque van a notar de cara al curso que viene el cambio de etapa de manera más acusada, porque además cambiarán de centro, pero se tendrán que adaptar a los cambios igual que los alumnos de 5 años, los de 4º de Primaria y los de 2º de Bachillerato, este será un reto más al que enfrentarse”, comentó.

El centro de Posada, como el resto, entregó hoy las notas de manera telemática a las familias, bien por el correo electrónico institucional o personal y para las personas que no lo tienen activado lo hicieron por WhatsApp, con el teléfono móvil del centro, que usan cuando realizan salidas como la semana blanca o el viaje de estudios. “Este es un trabajo al que no estamos acostumbrados, ya que para nosotros es básico el contacto estrecho y diario con los alumnos, esto es un cambio radical de paradigma, pero todo el profesorado, los padres y los alumnos tenemos mucha voluntariedad y nos estamos esforzando y sacando el trabajo muy dignamente entre todos. Los profes estamos solventando los problemas de la mejor forma posible y poniendo en una balanza y en perspectiva muchas cuestiones para que los niños estén ocupados y activos, no queremos que esto suponga un agobio o una dificultad más para ellos y las familias”, concluyó.

El director del colegio público de Lugo de Llanera, Jesús Riesco, explicó que para el centro la segunda evaluación en cuanto a la materia había concluido el día 13 de marzo, así que los alumnos sólo perdieron un día de clase al suspenderse las presenciales ese día. “A nosotros nos pilló en las mejores condiciones, porque todo el colegio había acabado los contenidos de la segunda evaluación, porque para nosotros empezó el 10 de diciembre hasta el 13 de marzo, sólo nos faltaban las evaluaciones”, apuntó.

El director afirmó que ese 13 de marzo se reunió todo el profesorado para organizar las tareas básicas de actuación, establecer una coordinación y un criterio a seguir para con el alumnado. “La tipología establecida son las actividades interactivas, lúdicas, orientadas a las familias y fáciles, a las que tienen acceso las familias y los alumnos. Todo el material lo hemos cargado en la página web, en la aplicación TokApp y el correo electrónico. Vamos perfilando el sistema de seguimiento y las propuestas a diario”, explicó.

Riesco aseguró que los inicios fueron duros, porque los alumnos de Educación Infantil y de 1º y 2º no tenían activado los correos electrónicos, “fue un momento difícil para las familias, porque se agobiaron con el uso de las nuevas tecnologías, además esa primera semana nos sirvió para hablar con las familias y que nos explicaran las dificultades, fue un feedback que nos permitió mejorar, reflexionar y recapitular. Los profesores han realizado un gran trabajo empleado sus propios medios, como ordenadores, teléfonos e internet, además de trabajar fuera de las horas establecidas, para corregir y preparar todos los materiales, la directiva nos reunimos los fines de semana para afrontar el trabajo de la siguiente semana”, apuntó.

Se ha establecido un sistema de trabajo en el que los profesores se reúnen de manera telemática de 9 a 9.30 horas, después comienzan las “clases virtuales” con los alumnos de 9.30 a 14.30 horas, donde aportan el material a los alumnos, esperan a que los estudiantes lo devuelvan y lo corrigen. “Es cierto que puede cambiar ese horario, porque algún alumno se conecte más tarde o incluso algún profesor, hay flexibilidad en los horarios”, afirmó.

La consejería de Educación les ofreció la oportunidad de usar la plataforma “TEAMS” que es un “aula virtual”, donde se puede hablar con los alumnos de manera telemática, en el que se han creado canales con los grupos, donde los tutores pueden hablar con sus alumnos a través de un chat, por videoconferencia y enviarles todas las propuestas y trabajo, “realizamos una formación para el profesorado, para que conocieran la plataforma y poder usarla”, apuntó.

Riesco comentó que han llegado a 200 familias del centro, que supone casi el 95% de todos los alumnos y esperan poder llegar al 100%, también después de las vacaciones. El director aseguró que han detectado cuatro tipos de problemas que se dan en las familias, en cuanto al uso de las tecnologías. El primero son los alumnos que no tienen ningún tipo de problema, porque cuentan con equipos e internet a su disposición, que confesó que son la mayoría; el segundo tipo son los menores que no tienen ordenador, pero si acceso a internet a través de otros dispositivos como tablets y móviles; la tercera de las situaciones son los alumnos que viven realmente una situación de necesidad, donde no tienen ni ordenador ni internet ni pueden acceder a ello, porque no cuentan con los recursos necesarios. Para estos desde el centro se ha pedido la colaboración del Ayuntamiento de Llanera, a través de los servicios sociales, para que les provea de esos servicios, “contamos con la total colaboración y ayuda del Ayuntamiento, porque hemos solicitado a las familias que nos hagan saber si necesitan ordenadores portátiles o otros dispositivos y trece de ellas nos lo han pedido y esperamos solicitar la colaboración del Ayuntamiento para el reparto de los mismos, ya que han realizado otras cuestiones que les hemos solicitado los centros como la tarjeta monedero, para que las familias con beca de comedor puedan realizar la compra ”, comentó. La última de las situaciones son los alumnos, donde sus padres teletrabajan y tienen otros hermanos en diferentes edades, y sólo cuentan con un ordenador en el domicilio.

“Quiero dar las gracias a las familias por su colaboración, esfuerzo y ayuda, además de a los profesores por todo su trabajo, sobrepasando con creces su horario laboral de 36 horas y llegando incluso a las 50”, concluyó.