[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Coronavirus pilla al matrimonio de José Avelino Sánchez y Emma Suárez en Lanzarote de vacaciones

Suárez recordó que cuando viajaron a Washington vivieron un huracán y en este último viaje la epidemia del COVID-19

Publicado el 18/03/2020
El tapin El Coronavirus pilla al matrimonio de José Avelino Sánchez y Emma Suárez en Lanzarote de vacaciones

“Esta es una nueva experiencia que contaremos a nuestros nietos. Todos vamos a aprender mucho”, comentó Emma Suárez la Llanerense del Año, ya que junto a su marido José Avelino Sánchez, exalcalde de Llanera, vivieron los primeros días de confinamiento en Lanzarote.

El matrimonio viajó a Lanzarote el pasado día 7 de marzo y estarían allí hasta el 14 de ese mismo mes, pero fue el pasado sábado cuando el presidente del Estado, Pedro Sánchez, anunció el Estado de Alarma y las restricciones de movimiento de los españoles por las vías públicas, ya que sólo se puede salir a comprar, ir a la farmacia, la gasolinera, el estanco, a trabajar y sacar a las mascotas a la calle. “Nosotros tuvimos suerte, porque pudimos disfrutar y ver todo lo que quisimos de la isla”, relató Emma Suárez.

“El sábado el transporte nos llevó al aeropuerto de Lanzarote, porque teníamos el vuelo a las 18.15 horas, pero al llegar a la oficina de Vueling, que era la compañía con la que viajábamos, había una gran cola. En un principio pensamos que habíamos tenido mucha suerte por llegar al aeropuerto, porque sabíamos que el domingo iba a ser imposible, pero al final no tuvimos tanta. Tras esperar tres horas de cola, cuando llegamos nos dieron un papel y nos explicaron que el vuelo se había suspendido y hasta el sábado 21 de marzo no teníamos otro vuelo que nos llevaría a Barcelona y haríamos trasbordo para viajar a Asturias”, comentó.

De las mismas se volvieron al hotel, en el que pasaron las vacaciones, y tuvieron que ir a la farmacia, porque a Sánchez se la habían acabado las medicinas, “lo que no entiendo muy bien de las medidas es que no podamos ir juntos por la calle si estamos juntos en la habitación y tengamos que andar separados 1,5 metros, considero que es un poco absurdo cuando estamos sanos”, apuntó Suárez.  En el hotel se cerró el gimnasio y el martes se cerró la piscina, “tuvimos suerte porque en nuestro hotel no se dieron casos de Coronavirus, pero en uno próximo se dieron dos y no les permitían salir de la habitación. Nosotros si podíamos salir ir al comedor y estar por el hotel”, explicó.

Finalmente, el vuelo que les habían programado para el sábado 21 se suspendió y Sánchez habló con la agencia y al final consiguió que hoy (miércoles 18 de marzo) les recolocarán en un vuelo, que cogieron al medio día. “En los aeropuertos las medidas en las colas no se están cumpliendo, haces cola a pocos metros de las otras personas. Después cuando nos subimos al avión, estaba repleto y nos sentaron a mi marido y a mi con un espacio vacío en el medio. Nos llevaron a Bilbao, donde alquilamos un coche y viajamos a Asturias, vamos solos por la carretera, es algo insólito”, comentó.

En la cola tuvieron la oportunidad de conocer a personas de Pola de Siero y de Llanera que también cogieron el vuelo de vuelta. A modo de anécdota Suárez recordó que en su anterior viaje a Washington vivieron un huracán y ahora en Lanzarote la mayor epidemia vivida nunca de Coronavirus. “Tengo muchas ganas de llegar a Arlós e ir a mi huertina, encima ayer en Lanzarote nos llovió y nunca suele llover en la isla”, confesó.