[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Tinina, Ana y Marita, perdurarán en la historia de Llanera

Publicado el 07/03/2020
El tapin Tinina, Ana y Marita, perdurarán en la historia de Llanera Leontina Alonso "Tinina"

El jueves 5 de marzo en el pleno de Llanera se aprobó por unanimidad el designar tres calles, que se abran nuevas en las localidades de Posada y Lugo de Llanera, a tres mujeres relevantes y con méritos demostrados y sobrados del concejo: Marita González Campo, Ana Fernández García y Leontina Alonso “Tinina”. Son las tres primeras calles que se dedican en el concejo a mujeres.

“Ya era hora de que se reconociera el trabajo que hemos realizado las mujeres en este concejo”, aseguró Tinina. La homenajeada confesó sentir una inmensa alegría y agradecimiento a todas las personas que lo hicieron posible, “considero que no lo merezco y que, seguro que había más personas con más méritos, pero estoy orgullosa y agradecida, porque se ha valorado todo el trabajo y esfuerzo que he realizado junto a la directiva que me acompaña, que sin ellas no podía haber realizado muchas cosas”, apuntó.

Tinina lleva 21 años como presidenta de la Asociación de Mujeres de Llanera y la historia de este colectivo comenzó hace 23 años. “Para nosotros era todo nuevo cuando cogimos la dirección, pero gracias a la ayuda de José Paz y Marí Paz, que nos ayudaron en todo, pudimos ir cogiendo las riendas poco a poco”, explicó. La Asociación organizó viajes, excursiones, charlas, talleres, campeonatos de parchís, comidas de confraternización y sobre todo apostaron por el teatro costumbrista. “Mi ilusión era poder hacer teatro con las mujeres, pero lo que más me gustaba de todo era poder organizar las jiras con las mujeres, donde comíamos en el Centro Social de Lugo y después realizábamos los juegos, era un gran día”, recordó.

Tinina fue la encargada de elaborar gran parte del vestuario de las Cabalgatas de Reyes, “hice la ropa de los pequeños y las capas de los Reyes. También elaboramos en el Centro Social de San Cucao, un grupo de mujeres, 200 capas para la cena de los Exconxuraos el primer año. Siempre hemos contado con la colaboración del Ayuntamiento nunca he tenido problemas siempre nos concedían todo lo que pedíamos”, relató. Además, ayudan en todo lo que pueden al resto de asociaciones del concejo.

Otra de las mujeres que recibirá su calle es la comadrona y practicante, Ana Fernández García, que nació en 1920 en el concejo de Salas, pero un trágico incendio en la vivienda familiar hizo que tanto ella como sus hermanos tuvieran que ser repartidos entre las casas de los vecinos. Ana se fue a vivir con una mujer a la que llamaba “madrina”, Marcelina García-Lañón, que era una mujer con posibles y se trasladó con ella al pueblo El Pontigón. Gracias a su madrina pudo estudiar Bachiller en Oviedo y posteriormente realizó la carrera de Enfermería en Santiago de Compostela y Salamanca, donde se especializó como practicante, comadrona y puericultora.

 Fue en 1945 cuando sacó la plaza en Llanera y aunque ella quería residir en Baúro, porque le gustaba lo soleado que era el pueblo, tuvo que fijar su residencia en Posada por cuestiones laborales. Fue en 1950 cuando tomó posesión como enfermera del Ayuntamiento de Llanera en la estrenada Seguridad Social, se tenía que hacer cargo de las personas más necesitadas del concejo y atendía a los transeúntes, incluso a las mujeres que daban a luz debajo del carro, porque acudían al concejo a hacerlo.

 Ana fue la primera mujer de Asturias que obtuvo el carné de conducir en 1948 y se compró un “Topolino”, hasta ese momento hacía los viajes por el concejo en bicicleta. Llegó a ofrecer sus servicios en los pueblos de la falda del Naranco y Lugones. Todos los niños de las escuelas rurales de Llanera fueron vacunados por ella, cuando los centros escolares todavía no se habían reunificado en las zonas urbanas de Lugo y Posada. Se jubiló en 1989.

La última de las mujeres que recibirá su calle y solicitó que fuera en Posada de Llanera, que es donde ha vivido desde que tiene 8 años de edad, es Marita González Campo. Además, recibirá la Mención Gorfolí-Santufirme, que entrega el periódico El Tapín. Marita ejerció su profesión en Llanera durante 17 años como comadrona y practicante privada, incluso llegó a atender en un día 4 y 5 partos, “me acuerdo que cuando Tinina tuvo a su primera hija ese día antedí cuatro partos. Los partos gemelares eran muy emocionantes, incluso tuve dos de niño y niña, que me hicieron especial emoción”, relató.

La comadrona aseguró sentirse muy contenta, orgullosa y alegre de recibir una calle a su nombre y comentó que así la recordarán cuando ya no esté. “Creo que había personas y mujeres que lo merecerían más, pero estoy muy contenta de que pensaran en mí”, destacó.