[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Declaración Institucional 8M del Ayuntamiento de Llanera

Publicado el 06/03/2020
El tapin Declaración Institucional 8M del Ayuntamiento de LlaneraIsabel Fernández, concejala de Igualdad

Han pasado ya más de ciento cuarenta años desde los trágicos sucesos acaecidos el 8 de marzo de 1875 en Nueva York, cuando en el transcurso de una gran manifestación en la que mujeres trabajadoras del sector textil reivindicaban sus derechos laborales, 120 de ellas fueron asesinadas como consecuencia de la brutalidad policial. Unos años más tarde, el 28 de marzo de 1911, otras 146 mujeres trabajadoras del mismo sector murieron en el gran incendio de una fábrica que tenía todas las puertas y ventanas selladas.

Estas muertes y la necesidad de reivindicarse ante la injusta situación social, laboral y salarial fueron el caldo de cultivo para que primero en EEUU, en 1910, se escogiera el 8 de marzo como DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA, posteriormente, la ONU haría oficial esta fecha en 1975, aunque en España ya se conmemoraba en 1936.

El Ayuntamiento de Llanera, con motivo de esta conmemoración, quiere reiterar una vez más su compromiso con la igualdad entre mujeres y hombres, lo que supone trabajar por la desaparición del déficit democrático actual, donde siguen existiendo obstáculos internos y externos que invisibilizan y restan reconocimiento a la participación social, económica, laboral y política de las mujeres.

Sin duda, que la igualdad se haya convertido en un tema prioritario en la agenda social y política es fruto de la determinación y el trabajo que durante décadas han llevado a cabo el movimiento feminista y los colectivos de mujeres. Es de justicia reconocer su papel y es necesario incluirlas, incluirnos, en la toma de decisiones, poniendo en valor el empeño a favor del empoderamiento colectivo, el trabajo en red y todo lo que este aporta tanto para las mujeres como para sus territorios.

Compartimos la necesidad de la defensa de la igualdad de género, partiendo del marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible e integrando el principio de igualdad entre mujeres y hombres, así como la perspectiva de género de forma transversal en todas las políticas públicas, las cuales, desde la responsabilidad y el compromiso han de colocar la igualdad como eje central y orientarse hacia el empoderamiento de las mujeres y su participación en todos los ámbitos, con el objeto de incidir y lograr el cambio de modelo social con los valores necesarios para la sostenibilidad de la vida. Es una tarea irrenunciable para los poderes públicos ya que la igualdad no es solo un derecho fundamental sino que es esencial para el bienestar de las sociedades y los pueblos.

Es oportuno subrayar que las Entidades Locales somos actores clave en la erradicación de la violencia de género. Sólo trabajando desde el territorio podremos acabar con la violencia contra las mujeres, sus hijos e hijas, y fomentar la construcción de una sociedad libre de violencia machista.

Asimismo, consideramos que la brecha salarial entre hombres y mujeres constituye una discriminación por razón de sexo. La lucha por la equiparación salarial entre hombres y mujeres ha de fomentarse a través de la implantación de políticas de igualdad en nuestros pueblos y ciudades.

Nuestros territorios han de desarrollarse como espacios de convivencia en los que se generen altos niveles de igualdad, prosperidad y cohesión social. Las mujeres han de tener presencia en la totalidad de los espacios de la política local, así como en todos los ámbitos de la vida pública y en la toma de decisiones.

Hoy, con motivo del 8 de marzo en el que se conmemora el día internacional de las mujeres, el Ayuntamiento de Llanera proclama su compromiso con la igualdad y con la denuncia de cualquier acción individual o colectiva que impida su materialización. Porque la lucha contra la desigualdad de la mitad de la población es un elemento fundamental para la consecución de una sociedad más justa.