[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


José Félix Rodríguez Pérez se jubila tras 45 años dedicándose a ser tratante desde Villabona

“La Feria de San Isidro de Llanera es donde se da la mayor concentración de ganado equino de España"

Publicado el 04/03/2020
El tapin José Félix Rodríguez Pérez se jubila tras 45 años dedicándose a ser tratante desde Villabona

El vecino de Villabona, José Félix Rodríguez Pérez, se jubila con 65 años de su trabajo como tratante de ganado, por esta razón, organizó el domingo 23 febrero una comida en el Hotel Silvota para despedirse de sus compañeros y clientes, aunque también acudirá su familia y sus amigos, se reunirón 120 personas para está emotiva despedida. Pero la actividad se la traspasará a su hija Cristina, por lo que se queda en la familia.

 Rodríguez nació el 18 de febrero de 1955, con 16 años comenzó su carrera profesional siendo mecánico en el taller Pegaso hasta que se fue a Alcalá de Henares (Madrid) a realizar el servicio militar, pero a su vuelta la empresa cerró y tuvo que buscarse otro trabajo y pasó a ser vigilante de seguridad, dedicándose al transporte de valores, es decir, a transportar el dinero con un furgón blindado. Tras una operación quirúrgica tuvo que retirarse como vigilante con una pensión de 55%, “esto supuso un cambio en mi vida y decidí dedicarme de lleno a ser tratante de ganado. En mi casa familiar siempre hubo animales, pero nadie se había dedicado a esto”, apuntó. El tratante tiene dos hijas, Noemí y Cristina.

José Félix se dedicó exclusivamente a la compra y venta de caballos, “cargué muchísimos caballos para Barcelona, después cambié de cliente y envié muchos para Sevilla, para una fábrica de postres y quesos, porque el suero del queso se lo daba a los potros, después de cebarlos allí los mandaban para Italia, que es uno de los países principales donde se consume la carne de equino”, relató. El tratante vendía por lo general animales de carne, también yeguas gestantes para parir, pero contaba con algunos de montura y de paseo.

“Hoy los márgenes comerciales son muy pocos y principalmente vendó para una sala de despiece que hay en Gijón, que manda las canales para Italia. En España se consume muy poco, porque somos reacios a este tipo de carne, no estamos preparados psicológicamente para su consumo, pero está en el mercado, es más cara que la de vacuno y es mucho más sana, aquí lo vemos como animal de compañía no de consumo”, explicó.

El tratante aseguró que los requisitos para ser tratante de caballos están muy complicados, “lo nuestro es un don divino que Dios da a diversas personas, hay cosas que puedes aprender en la universidad o en la formación profesional antes de entrar a trabajar, pero esto hay que llevarlo en la sangre, porque es completamente vocacional”, afirmó.

Rodríguez aseguró que compra de Madrid hacía el norte de España, va mucho a Galicia, Santander, León y busca principalmente caballos percherones, además cuenta con un todoterreno y un remolque donde entrar 4 o 5 animales, “me desplazo a los pueblos y luego los concentro en una finca que tengo en Villabona, después con un tráiler se mueven para los grandes cebaderos de equino que están en Valencia, Castellón de la Plana y Barcelona, ahí los ceban y después los mandan vivos para Italia”, destacó.

José Félix considera que uno de los grandes problemas fue la ley de Bienestar Animal, que perjudicó mucho a los caballos, ya que antes en los tráileres se podían cargar en dos pisos y ahora los animales de una uña sólo se pueden cargar en un piso. “Nuestro problema es que no hay caballos, porque se están sacrificando las madres y el precio de los potros pasó de 300 euros a 800 o 900 euros, el doble”, comentó. El tratante aseguró que la actividad tiende a desaparecer, se tenderá a crear cooperativas.

La que se encargará de esta actividad será su hija Cristina Rodríguez que cuenta con 33 años y combinará ésta con su peluquería, “la ayudaré en todo lo que esté en mi mano para que todo salga bien”, apuntó.

Rodríguez acude a lo largo del año a diferentes ferias de equino, que se celebran en España, “la Feria de San Isidro de Llanera es donde se da la mayor concentración de ganado equino de España, lo que hago en las ferias es ir a comprar para atender a mis clientes. El recinto es muy bueno, además cuenta con una buena ubicación”, destacó. También viaja a ferias a Reinosa, Mondoñedo, Torrelavega y todas las de Asturias, otra de las importantes es la de San Simón en Grado.

Una de las anécdotas que recuerda es que intentó comprar la producción de todas las yeguas en Doñana, que eran 1.200, y bajó dos veces a Doñana, “la primera vez fue todo muy bien, pero en la segunda vez se volvió todo atrás, porque los ganaderos de la zona no se pusieron de acuerdo entre ellos, ya que las 1.200 yeguas estaban repartidas entre ellos, todos los potros me valían porque se iban a sacrificar todos en Asturias, y tenía los permisos buscados, pero no se pudo llevarse a cabo por culpa del papeleo. Hoy a un potro se le exige tanta documentación como a una persona, tienes que poner su fotografía, microchip, el nombre, la capa que tiene, el nombre de la madre y demás cuestiones”, relató