[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El alumnado del colegio público San Cucao aprende sobre ictus y convulsiones

Publicado el 11/02/2020
El tapin El alumnado del colegio público San Cucao aprende sobre ictus y convulsiones

Arrancaron las IV Jornadas de Emergencia en el colegio público de San Cucao con dos talleres, el primero fue el de “Proyecto RCP desde mi cole”, gracias a Ana Rodríguez, coordinadora de emergencias del 112, y Marta Nonide, médica del SAMU, donde enseñaron a los alumnos de educación infantil de 5 años y a los de 1º de primaria las maniobras básicas de RCP, así como a actuar correctamente en caso de presenciar una emergencia, como un atragantamiento.

La novedad en esta ocasión fue el segundo taller que fue dirigido a los alumnos de 3º y 4º de primaria y versó sobre el ictus y las convulsiones, fue impartido por Marta Nonide, donde se enseñará a detectar señales y síntomas de que se está produciendo un Ictus. La experta explicó a los menores a través de dibujos cómo funciona el cerebro tanto en una convulsión como en un ictus, “en el ictus una parte del cerebro de apaga, mientras que en la convulsión todo el cerebro se enciende, es como si tuviera una rabieta y no pudiera controlarse”, relató.

Marta aseguró que cuando a una persona le da una convulsión no se la puede agarrarla,  hay que dejar que pase y sólo se le puede coger la cabeza para que no se haga daño, además está terminantemente prohibido meter a la persona que está convulsionando nada en la boca ni incluso tocársela. Una vez que haya cesado la convulsión hay que colocarla en posición de seguridad de lado y llamar al 112.

En el caso del ictus, hay que fijarse en las señales como que tenga un ojo caído, la boca cerrada de un lado, que resople y que no pueda mover un brazo y una pierna o apretarnos con fuerza las manos. “Lo más importante en ese momento es llamar al 112, para que la persona sea atendida lo antes posible y se le pueda con medicación y máquinas volver a encender esa parte del cerebro que se ha apagado”, comentó.

Los menores participaron activamente en los dos talleres realizando las maniobras de emergencias  por parejas los unos a los otros. Incluso cantaron dos canciones para recordar todas las indicaciones aprendidas en las dos sesiones.

Autor

Davinia Durán