[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los vecinos de Pruvia reclaman el camino de la iglesia

Publicado el 26/11/2019
El tapin Los vecinos de Pruvia reclaman el camino de la iglesia

Pilar Sánchez y Aurelio Díaz son vecinos de Pruvia de Arriba, donde han residido toda su vida, y  llevan tres años reclamando la recuperación del camino originario que tiene acceso a la iglesia de la parroquia. “Este era el primer camino que se hizo y hace más de siete año se podía acceder con coche y andando, pero desde hace tres años es imposible usarlo en coche y a pie casi imposible por el barro y el agua acumulado. Es un camino que han dejado morir”, denuncian.

El camino cuenta con acceso desde la AS-266 y finaliza en la explanada de la iglesia, era el camino que llegaba hasta Noreña, “hace tres años me reuní en su despacho con el concejal de Infraestructuras, Obras y Servicios, José Vega, pero al ver que no me daba una solución decidí presentan un escrito por el registro municipal y estoy esperando a que me respondan”, apuntó Pilar.

Hace un mes, antes del Día de Difuntos, apareció una zanja en dicho camino y todo el escombro está colocado en mitad del mismo, lo que hace todavía más difícil transitar por él, cuando es un camino público, como se puede ver en las fotografías. “No sabemos si es cosa del Ayuntamiento o de un particular, pero al ser un camino público consideramos que debe estar completamente acondicionado para el tránsito. Lo peor es que estaba asfaltado y lo han dejado morir, debajo de la maleza que se ve hay una capa de asfalto”, apuntaron.

Lo que reclaman los vecinos es que se limpie y se acondicione tal y como estaba para el tráfico rodado y el peatonal, “antes la gente que venía al cementerio desde la Venta de Puga o Gijón, incluso los coches de los tanatorios entraban por este camino sin ninguna dificultad, eso unido a la gran peligrosidad de la carrtera SI-4 que es por la que tenemos que subir andando ahora, que no tiene arcenes y la visibilidad es malísima”, comentó Pilar.