[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Pedro Pangua impartirá por primera vez una masterclass en el Festival Intercéltico de Lorient

Publicado el 13/08/2019
El tapin Pedro Pangua impartirá por primera vez una masterclass en el Festival Intercéltico de Lorient

El docente de música tradicional asturiana durante 40 años, Pedro Pangua, vinculado a Llanera ya que durante 23 años estuvo impartiendo clases en la Escuela Municipal de Música, y tras un tiempo sin estar en la Escuela ha vuelto a ella el curso pasado. Este año tendrá la oportunidad de impartir una masterclass en la edición número 49 del Festival Intercéltico de Loriente, que se desarrollará el 1 al 11 de agosto. También formará parte del jurado del Trofeo MacCrimmon para Gaita.

Pangua participó en el Festival de Lorient en siete ocasiones, pero siempre para tocar, con los grupos Ubiña, Xareú, con la Banda de Gaitas Fonte Fuécara de Pruvia, con el Grupo Verdasca que salió de la Escuela de Música de Llanera y con Chus Pedro, con el que tocó en el teatro de Lorient. “La primera vez que fuimos fue en 1987, pero en 1980 yo ya había ido a Bretaña con el Grupo los Urogallos y visitamos Ginebra, Berlínm Vannes y Quimper, donde realizamos una gira. También estuvimos en Guingamp en un festival con Fonte Fuécara”, apuntó.

En esta ocasión dejará de lado la práctica musical y se centrará en las cuestiones docentes, “daré una masterclass para mostrar el repertorio y las características técnicas de la gaita asturiana, que está dentro de la familia de las gaitas atlánticas, dentro del ámbito de las gaitas célticas relacionadas con las gallegas, la escocesa y el Binou Bretón. Todo este nexo de unión con el arco atlántico y la cultura céltica es donde está inmersa nuestra gaita y nuestra música también”, explicó.

Pangua comentó que fue el delegado de la expedición asturiana a Lorient, Iñaki Sánchez, el que le propuso está nueva experiencia hace unos tres meses, como especialista de la gaita asturiana. “El Festival es increíble, un ejemplo es que uno de los conciertos se realiza en el campo de fútbol de Lorient y te colocas delante de 16.000 espectadores, no hay nada parecido aquí. La participación es masiva y no sólo vienen desde los ámbitos o regiones más cercanas de la cultura celta, sino que llegan personas de Nueva Zelanda, Australia, África e incluso de Japón, porque se han creado bandas allí e incluso muchos ejércitos usan gaitas escocesas en las bandas militares”, aseguró.

Pangua como impulso y promotor de la Banda de Gaitas Fonte Fuécara se mostró muy contento de participar de nuevo junto a ellos en esta experiencia, “la primera vez que fue la Banda fue en 1989, la segunda en 1999 y esta edición se cumplirá la tercera”, apuntó.

Pedro comenzó muy joven a formar parte de la cultura y la música tradicional, en el barrio de Ciudad Naranco en Oviedo junto a Emilio Rodríguez, “Milio del Nido”, creó los Urogallos, que fue uno de los primero grupos que se constituyó con vocación de investigación y con inquietud de acercarse a las fuentes originales de la música y el baile tradicional, fue en el año 1975. “Me acerqué al baile pero rápidamente empecé a tocar el tambor y después la gaita, era algo lógico porque casi todos los tamboriteros acaban siendo gaiteros. Vi que había muchas cosas que aprender y me metí en el conservatorio para completar la formación y estudié guitarra”, apuntó.

En 1979 la Asociación de Vecinos de Pruvia buscaba un profesor y le llamó Miguel Pereda miembro de la Directiva de la Asociación y ahí “entamó” Fonte Fuécara, que este año celebra los 40 años desde su constitución y acaba de recibir el premio AMAS, además está grabando su quinto disco, siendo una de las Bandas de Gaitas más prolíferas en cuanto a publicaciones musicales. “Es una de las bandas más veteranas y con un trabajo muy fructífero en su discografía. Llanera es pionera en muchas cosas, aunque a veces no se nos reconozca el trabajo y el esfuerzo todo lo que se debería”, apuntó.

Pangua fue el primer profesor de gaita que trabajó de manera oficial para una Escuela Municipal de Música, en este caso fue la que depende del Ayuntamiento de Llanera, ya que fue esta administración la que convocó la plaza en 1994. “Estuve dando clase en Llanera durante 23 años, luego solicité una excedencia que no me concedieron y me fui al Conservatorio de Oviedo, donde colaboré en el desarrollo del currículo del Grado Superior de Gaita, que está ahora mismo publicado y se imparte allí. El pasado curso volví a la Escuela de Música con un contrato y está pendiente de la convocatoria de la plaza para el curso próximo”, explicó.

Pedro aseguró que su objetivo es que los alumnos puedan acceder al más alto nivel e incluso cuenta con alumnos que en la actualidad son profesores titulados y llegaron a ganar premios internacionales, no sólo de gaita, sino también la pareja de gaita y tambor. “Son 40 años de trabajo y creó que hay un nivel profesional altísimo, las bandas de gaitas hacen una labor impresionante, quizás va siendo hora de que se reconozca la labor de los profesores de las Escuelas de Música y no sólo a los de las materias de música tradicional sino a todos y cada uno de ellos. Debería de ser la consejería la que tome cartas en el asunto, puesto que en otras comunidades como País Vasco y Cataluña está mucho más reconocida la labor de estos últimos 30 años de los profesionales que trabajamos en las Escuelas de Música. No quiero decir que se nos hagan homenajes o monumentos, sino que se nos de un contrato de trabajo estable, ahora que desde la Comunidad Económica Europea se reconoce la antigüedad de los interinos, que se pase a reconocer a la gente que llevamos décadas trabajando y se nos dé una estabilidad en el puesto de trabajo por parte de las administraciones públicas”, apuntó.

Pangua reconoce que la Escuela de Llanera siempre fue un referente en cuanto al resto de Asturias. Durante muchos años se contó con una Asociación de Escuelas de Música, que agrupaba a 13 de ellas, y la presidencia la ostentó Pedro Pangua durante tres años, “llegamos a contar con una orquesta con todo tipo de instrumentos, hasta gaita, y representó a Asturias en Suiza y en los Encuentros de Jóvenes músicos Europeos, entre Dinamarca y Copenhague”, recordó.