[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Biela y Tierra llegó a Asturias para conocer proyectos sostenibles en el mundo rural

Publicado el 26/07/2019
El tapin Biela y Tierra llegó a Asturias para conocer proyectos sostenibles en el mundo rural

Biela y Tierra llegó a Asturias después de recorrer 7 provincias desde su salida el 1 de junio. El proyecto Biela y Tierra está transitando algunos de los territorios menos poblados de la península, reflexionando sobre la realidad del mundo rural con la mirada puesta en nuestra forma de producción y consumo de alimentos.

Ana Santidrián y Edurne Caballero partieron en bicicleta desde Zaragoza el sábado 1 de junio con la intención de visitar y visibilizar más de 110 iniciativas localizadas en el mundo rural. Su objetivo es conocer todo lo que se genera en estos territorios entorno a la producción de alimentos y la sostenibilidad, así como aprender de sus protagonistas para documentarlo y compartirlo.

En su recorrido están mostrando experiencias ricas y diversas y a partir del 9 de julio entraron en Asturias. En su paso por territorio asturiano visitaron: en Cangas del Narcea a Ana Amelia y Segundo, Casa Mario y Casa el Cuarto, en Grado a Cerveza Asgaya, en Oviedo a Ecoastur, en Siero a Casería La Madera y Queso de Varé, en Sariego El Noceu, en Cabranes a Kikiricoop y FungiNatur, en Piloña a Ecokiwi en Cangas de Onís a La Casa Vieya y en Cabrales a Casa Niembro.

La iniciativa Biela y Tierra cuenta con el apoyo del Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Asturias (COPAE), como organismo encargado de llevar el registro de productores de producción ecológica y de controlar y certificar este sistema de producción en Asturias.

El propósito de estas mujeres, acompañadas de Sole y Cristina, desde LaDársena Estudio, es mostrar que existen alternativas reales de producción y consumo en nuestros entornos cotidianos y que es urgente mirarlas, aprender de ellas y tratar de fomentarlas y replicarlas. Los más de 2.500 km que recorre la ruta de Biela y Tierra serán atravesados por Ana y Edurne en sus bicicletas con alforjas cargadas de todo lo necesario para estar rodando cuatro meses y medio.

Ana y Edurne han culminado la primera mitad de su ruta en bicicleta para visibilizar iniciativas de alimentación sostenible acompañadas del sector productivo ecológico de Asturias. Superados los 1.300 km, seguirán pedaleando durante otros tantos para conocer más de 100 iniciativas que son ya soluciones efectivas para afrontar los graves problemas ambientales y sociales a los que nos enfrentamos.

Para celebrar que ya han recorrido la mitad de los kilómetros que se habían propuesto pedalear, que han evitado emitir casi 200 kg de CO2 y que son más de 50 las iniciativas ya conocidas, se han reunido en Casa Niembro (Asiegu-Cabrales), para intercambiar impresiones y evaluar las experiencias con los más de 10 productores que han conocido en Asturias de la mano del COPAE, Consejo de la Producción Agraria Ecológica del Principado de Asturias.

En este encuentro de celebración se han reunido con quienes integran el sector productivo que han conocido a su paso por Asturias: de Caldevilla de Rengos, Ana Amelia y Segundo, Casa Cuarto de Mieldes, Cerveza Asgaya de Grado, Ecoastur de Oviedo, Casería La Madera y Quesos Varé de Siero, Proyecto El Noceu de Sariego, Cooperativa Kikiricoop y FungiNatur de Cabranes, Ecokiwi de Antrialgo, Casa Vieya de Cangas de Onís y, por último, el lugar de encuentro donde se han citado con todos ellos, Casa Niembro de Asiego.

Las iniciativas visitadas, todas ellas inscritas en el COPAE, corresponden a distintos sectores de producción ecológica de Asturias: ovino, caprino, vacuno de leche y carne, frutales, huerta y distintos alimentos elaborados de forma artesanal en los distintos puntos de la región, desde el suroccidente hasta el oriente de Asturias.

Hasta el momento el balance que hace Biela y Tierra es positivo y confirma las teorías que tenían a su partida. Hay soluciones reales ya en marcha y se puede hacer mucho trabajando con la alimentación como motor de cambio, si escuchamos las voces de sus protagonistas y la administración apuesta decididamente por ello.

No han querido dejar pasar la oportunidad de trasladar una reflexión común a todo el recorrido y compartirla con productoras y productores en este encuentro: “Gracias por enseñarnos tanto. En las zonas rurales hemos encontrado innumerables personas al frente de proyectos de agricultura, ganadería y transformación muy valiosos que trabajan por dar vida al mundo rural y ofrecen verdaderas alternativas frente a la crisis climática. Muchas de ellas se sienten solas y tienen además que luchar contra las trabas burocráticas, porque se las trata igual que a las grandes empresas. Es obligación de nuestras administraciones y políticos dejar atrás discursos vacíos y dar pasos en firme apoyando al mundo rural que nos provee de alimentos sanos, justos y sostenibles.”