[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Manuel Menéndez considera que todo el bagaje vital influye en la producción artística

Publicado el 16/07/2019
El tapin Manuel Menéndez considera que todo el bagaje vital influye en la producción artística

El  que fue director del Instituto Francés o Alianza Francesa en países como Méjico, Colombia o Brasil, Manuel Menéndez, expone sus esculturas en la Casa de Cultura de Posada de Llanera hasta el próximo 31 de julio en horario de 10 a 14 horas de lunes a viernes. “Me une a Llanera lo sentimental y lo personal, ya que mi padre nació aquí y toda mi familia es de aquí. Mi padre partía de Robledo, pero la investigación genealógica me ha llevado a remontarme a la parroquia de Villardeveyo hasta 1710, pero los padres y abuelos se remontan a la parroquia de Santa María de Lugo de Llanera, así como mínimo mis antecedentes en Llanera se remontan al 1.600. Después vino la guerra civil y mi padre se fue a la guerra, de batalla en batalla terminó en Cataluña y después al exilio, yo nací en Perpiñán en Francia”, explicó.

Su primera visita a Llanera la realizó con 15 años, además cuenta con primos y familiares en Cayés, Posada y Pola de Siero. “Asturias para mí tiene un significado muy especial, porque yo lo descubrí a través de los relatos de mi padre, que amaba mucho a su país y tuvo que dejarlo por razones políticas. Para mí era como una cosa idílica como el “Macondo” de Gabriel García Márquez, siempre he tenido una relación muy especial. Me acuerdo que con mi abuela íbamos de Robledo a Cayés andando a ver a mi tía. Mi profesión me ha llevado por varios países del mundo como Brasil, Méjico, África y Colombia”, apuntó.

Menéndez comenzó su carrera artística con la fotografía y en 1980 ganó el Gran Premio Minolta, su imagen se publicó en las revista de fotografía más importantes del país. En la imagen se podía ver una caseta de aperos con una bicicleta apoyada en la puerta y las vías del tren, donde se intuía la presencia del hombre y los diferentes medios de transporte. “Hice la foto en un viaje en el que yo regresaba de Asturias, en una curva vi la caseta de apeaderos y me paré para hacer la fotografía”, explicó. También consiguió otros premios con sus imágenes, como el Internacional de Pesca, pero decidió en un momento dado aunar imágenes y poemas; cuenta con libros de poemas y de cuentos, en varios de ellos aparecen plasmados la cultura y los paisajes de Llanera.

La escultura surgió porque sus hijos comenzaron a estudiar Bellas Artes y tras un tiempo llevándolos y trayéndolos decidió apuntarse él mismo y allí trabajó con la madera, bronce, piedra entre otros materiales. “Antes de irme para Méjico ya había creado una escultura importante para mí que se llama Nicolasito Pertusato, que es el enano del cuadro de Velázquez “Las Meninas” y de  ahí surgió esta serie de Las Meninas que se expone en Llanera”, relató.

Menéndez comentó que en la muestra se pueden ver tres periodos: las formas redondas influenciadas por el Dadaísmo, las piezas de bronce que son más bien de estilo arcaico y después el salto dependiendo del material usando. “Intento hacer con varias de las piezas un homenaje a la mujer y una de Las Meninas, en la que aparece una llave y una cerradura quiero explicar y darles el papel relevante y esencial que tienen en la sociedad y se titula “Ellas tienen la llave””, aseguró.

Menéndez afirmó que todo en la vida influye en la creación artística, desde la observación de la naturaleza con tu formación artística,  intelectual y cultural, donde aparecen esas formas que otras personas no tienen porque siempre ver. También le ha influido todos y cada uno de los países en los que ha residido, donde además ha tenido la oportunidad de exponer sus piezas, y Llanera no iba a ser menos por eso en una de sus Meninas aparecen dos madreñas, “me acuerdo de mi abuela y abuelo, que cuando iban desde Robledo a coger el tren a Villabona creo recordar que mis abuelos dejaban las madreñas al lado del bosque y se limpiaban los zapatos con un trapo antes de coger el tren, porque a Oviedo no podían ir en madreñas y para mi Asturias son las madreñas, intentó aunar lo real y lo rural”, destacó. En este momento, el artista sigue trabajando y está elaborando una serie de dibujos, que todavía no sabe si se plasmarán en esculturas o no.