[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los alumnos de 6º del colegio de Lugo estrenaron la nueva rampa portátil del Ayuntamiento durante una charla de Llanera sin Barreras

Publicado el 12/06/2019
El tapin Los alumnos de 6º del colegio de Lugo estrenaron la nueva rampa portátil del Ayuntamiento durante una charla de Llanera sin Barreras

Los alumnos de 6º de primaria del colegio público de Lugo de Llanera tuvieron la oportunidad de estrenar la rampa portátil adquirida por el Ayuntamiento de Llanera, para que pueda ser usada por las asociaciones cuando organicen sus actividades, y con ello superar las barreras arquitectónicas que puedan encontrar las personas con movilidad reducida para acceder.

El concejal de Urbanismo y Seguridad Ciudadana, Alberto Fernández, explicó que fue en la ciudad de Oporto en Portugal donde vio este tipo de rampa y se lo propuso al equipo de gobierno. La pasada semana llegó al Ayuntamiento, su coste fue de 2.000 euros. Además puede servir para todas las actividades que organicé el propio Consistorio y no cuenten con los accesos adecuados para las personas con diversidad funcional.

Esta rampa portátil se usó en el centro porque la Asociación Llanera sin Barreras estaba organizando allí una charla sobre “Empatía y seguridad vial”, impartida por los responsables del colectivo, Andrés Medina coordinador Provincial de Seguridad Vial de la DGT y Borja García, miembro de la Policía Local de Llanera.

 Los chavales conocieron las dificultades diarias a las que se enfrentan las personas con movilidad reducida, en Lugo por ejemplo no cuentan con ningún bar que tenga un baño adaptado; el propio centro no cuenta con ascensor y si no fuera por la rampa portátil tendrían que dar toda la vuelta por el patio para buscar un rebaje y poder acceder a la pista cubierta. También sensibilizaron a los menores explicándoles que ellos desde su visión como niños pueden ayudar a concienciar a los mayores recriminándoles las cosas que hacen mal como por ejemplo aparcar en las plazas reservadas para los discapacitados.