[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Aldea celebra con sus clientes su 25 aniversario

Carmen Martínez “somos innovadores en cuanto a las recetas de las empanadas y contamos con 20 diferentes"

Publicado el 26/04/2019
El tapin La Aldea celebra con sus clientes su 25 aniversario

La Aldea Alimentación cumple 25 años y la mejor manera de celebrarlo ha sido con sus clientes, a los que agradece su fidelidad a lo largo de estos años de historia ya sin ellos hubiera sido imposible cumplir sus bodas de plata. La propietaria, Carmen Martínez, recordó que inició su andadura con la Cafetería Iris y los últimos cinco años la compaginó con La Aldea, que inició su andadura en 1994 en Avenida Prudencio González, en Posada de Llanera.

“Comenzamos en esto sin tener ni idea de lo que era trabajar en una panadería, fuimos recopilando conocimientos, haciendo cursos y sobre todo lo que pretendíamos era introducir en Posada productos asturianos de calidad, que la gente ignoraba que existían”, explicó Carmen. Al principio compraban todos los productos y los vendían, pero con el paso del tiempo el negocio se fue ampliando, “al principio he de reconocer que no me gustaba porque no sabía nada y desde fuera siempre parece fácil, pero de eso nada, he de reconocer que ahora mismo es mi pasión porque he sabido adaptarme”, aseguró la propietaria.

Lo que más identifica a La Aldea son sus empanadas y la que más suele gustar al público es la de cecina, “somos innovadores en cuanto a las recetas de las empanadas y contamos con 20 diferentes, siendo los únicos que tenemos tanta variedad. Lo que queremos es que el cliente se sienta contento con el producto que ha comprado y para ellos empleamos en las empanadas las materias primas de mejor calidad”, afirmó.

Pero todo tiene un comienzo y pasaron con los años de contar con un local de 80 metros cuadrados a tener en la actualidad 300 metros cuadrados y contar con toda la maquinaria necesaria para elaborar los productos por completo en él. En la actualidad cuentan con 13 trabajadores, incluso una de las empleadas lleva trabajando con Carmen codo con codo 20 años.

Fue en el año 2000 cuando decidieron diversificar el negocio y empezar con el catering, “la idea surgió porque una empresa que llevaba un festival que se realizó en La Morgal nos dio la opción de llevar nuestros productos a Madrid para la presentación de  este festival, que fue en el Círculo de Bellas Artes, y allí fuimos y salió tan bien que decidimos continuar”, apuntó. El catering trabaja con empresas públicas y privadas, incluso con particulares que celebran algún evento como bodas, bautizos, comuniones, reuniones de amigos y cumpleaños. “En este momento contamos con muchos clientes que trabajan en el HUCA y suelen llamarnos cuando alguien se jubila”, comentó.

Carmen reconoció que con el catering cambió mucho el tipo de cliente, porque antes les llamaban para cualquier inauguración o evento, pero con la crisis esas contrataciones bajaron. “Hemos tenido la oportunidad de servir el catering en Toulouse (Francia) para un cumpleaños de un chico que está vinculado con Llanera pero reside allí”, explicó.