[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los capitanes del San Cucao FS hacen una valoración del club y de sus experiencias

Publicado el 08/04/2019
El tapin Los capitanes del San Cucao FS hacen una valoración del club y de sus experiencias

En 2018, nació el San Cucao Fútbol Sala, un proyecto deportivo que finaliza su primera temporada de rodaje. Está sustentado por un buen número de empresas,  autónomos y profesionales, fundamentalmente de San Cucao, con colaboraciones  de otras firmas asentadas en Llanera. Compiten en Tercera División, y llevan San  Cucao por todo el mapa de la autonomía.  Marcos y Cristian son los capitanes, y líderes del vestuario.

¿Cuándo empezasteis a practicar este deporte?

Marcos: De los 14 a los 20 años, jugué en campo de fútbol 11, y en la temporada  97/98 me pasé a pista. Jugué en varios equipos de la zona de Grado (Troppel,  Misterio…). Estuve 9 temporadas en el Beredi (Trubia), 1 en el Marinelli, 5 en el  Michem y la actual, en el San Cucao, y a ver dónde llegamos.

Cristian: A los 8 años comencé a jugar en pista con el Llanera, con 10 fui a las  categorías inferiores del Real Oviedo, y permanecí allí hasta los 18. Fiché 2 años  por el hispano y me vine otros 2 al Llanera. En 2010 volví a las pistas. 3  temporadas en El Ñeru, 1 en el Marinelli, 5 en el Michem,  está el San Cucao.

¿De qué posición jugáis en la pista?

Marcos: De cierre, aunque en la pista al final pasas por todos los puestos. Esto no  es tan estático como el fútbol 11. Eso sí, luego vienen las “broncas” de César y  Herminio, por “tirar mucho hacia arriba”… (risas…)

Cristian: Pívot, aunque a mí me caen por estar “abajo”. Hay partidos en los que me aburro en mi posición y claro, me meto al “fregao”.

¿Cómo se llega a capitán?

Marcos: Supongo que por los años que llevo en esto, que son “varios”.  A los finales todos somos importantes, es simbólico el hecho de ser capitán. Además, alguien tenía que serlo.

Cristian: Yo solo llevo el brazalete… (je je je). Los verdaderos capitanes son  Marcos, Espina y Pelayo.

¿Cómo veis el vestuario?

Marcos y Cristian: Somos una piña, más allá de un equipo, que compartimos  celebraciones, fines de semana, vacaciones…. Llevamos mucho tiempo compitiendo juntos, al margen de las nuevas incorporaciones. Es obligado agradecer a todos ellos, Iván, Sergio, Santi Palomino, Alejandro, David, Ibias, Adrián, Espina, Pelayo, Miguel, Santi, el buen ambiente que reina en el vesturario.

¿Cómo se compagina trabajo y deporte?

Marcos: Mi situación es cómoda, porque tengo un trabajo que me permite compaginarlo. Aun así, después de trabajar 8 o 10 horas diarias, requiere un esfuerzo no ceder ante la tentativa del sofá. Disfrutamos tanto de esta afición que al final “sarna con gusto no pica”.

Cristian: Yo lo tengo más complicado, porque trabajo a turnos. Aun así, siempre procuro asistir a los entrenamientos

¿Cómo va la temporada?

Marcos: Con altibajos, empezamos la temporada bastante bien, surgieron lesiones y compromisos laborales y pasamos un bache. Actualmente estamos levantando el vuelo de nuevo.

Cristian: Muy dura! está muy igualada. Entre lesiones y trabajo se está haciendo complicada.

¿Qué valoración hacéis de la categoría?

Marcos y Cristian: Contando con que es la máxima categoría en Asturias, es un nivel alto y exigente. Algunos equipos son casi profesionales, y eso conlleva un nivel de competición muy alto. Nosotros competimos en modo amateur.

Movéis afición

Marcos y Cristian: Sí. En casa estamos sorprendidos de la afluencia a las gradas, y fuera, nos acompaña un montón de gente, además de familia y amigos. Públicamente les agradecemos ese aliento que dan.

Un jugador de referencia

Marcos: Ricardinho es el mejor del mundo, pero mi ídolo es Cristian, menos  cuando se le va la pinza… (risas…)

Cristian: No es porque esté presente, pero mi ídolo es Marcos.

Elegir un momento

Marcos: El ascenso a tercera, en Ribadesella.

Cristian: El primer partido en Tercera División, porque me perdí el ascenso estando de luna de miel.

Ahora un partido

Marcos: Es difícil quedarse con uno después de tantos, pero el primer partido del  Michem es especial, metí el primer gol de su historia. Quedará para siempre.

Cristian: El partido contra el Grado, la temporada pasada, que nos dio la permanencia.

“El día” para el recuerdo

Cristian: La ofrenda en Covadonga.

Marcos: Coincido con él, porque fue muy especial. Plantilla, afición y familia juntas, todo el día (salimos a las 10:00 y regresamos a las 20:00). Fue espectacular.

Un miedo

Marcos: Si, a una lesión grave. La temporada pasada me partí el peroné. Es duro, nunca había tenido algo tan grave.

Cristian: La posibilidad de descender de categoría.

Un deseo

Marcos: Subir con el equipo, aunque sea una temporada, a Segunda B. Creo que sería muy bonito, sobre todo por la gente joven.

Cristian: Poder seguir jugando mucho tiempo.

Escoged a un jugador y un equipo de la categoría

Marcos: Chusín, el de Grao, y como equipo, El Candil.

Cristian: Edu Pirri, como equipo  a Amigos de Soto.

¿Qué trajo el cambio de denominación del club?

Marcos y Cristian: Trajo caras nuevas. Sentimos el apoyo de la gente del pueblo  de San Cucao, con un ambiente cercano y familiar, y con una nueva directiva  increíblemente implicada en el proyecto. Queremos destacar públicamente el  trabajo de Moi y Patri, son incansables, y sin gustarles el fútbol (o eso creían ellos….).

Valoración el Club

Marcos: Yo le pondría un 10. Que más se puede pedir, cuando al final todo el  trabajo que se está realizando es altruista, en todos los niveles.

Cristian: Sobresaliente, todo el trabajo es altruista, y cabe destacar el de Herminio,  que pone su título Nacional a disposición del Club, así como su total dedicación y compromiso.

Marcos y Cristian: Animamos a la gente a que venga a ver un partido, que van a  disfrutar de una tarde de futbol sala. Intensidad, rapidez, estrategia…..Y te puede tocar un jamón ¡!.

Aprovechar también para trasladar a Herminio y César, el agradecimiento por aguantarnos nuestro día a día, con las locuras de Cristian, y las expulsiones innecesarias mías. Gracias de corazón, sois unos fenómenos.