[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Restaurante La Torre de Pruvia recibirá el Premio Empresarial Gorfolí 2019 a la empresa singular por su antigüedad

La Torre ofrece sus servicios desde el año 1961, cuando el matrimonio formado por José y Concha compró parte de una finca denominada La Torre en Pruvia

Publicado el 14/03/2019
El tapin El Restaurante La Torre de Pruvia recibirá el Premio Empresarial Gorfolí 2019 a la empresa singular por su antigüedadEl Restaurante La Torre de Pruvia

El periódico El Tapín entregará el sábado 16 de marzo la Mención Gorfolí y los Premios Empresariales Gorfolí 2019, en la Plaza de La Habana en Posada de Llanera a las 12 horas. Uno de los galardonados es el Restaurante La Torre de Pruvia, que recibirá el Premio a la empresa singular por su antigüedad, siendo un referente de la hostelería llanerense y de Asturias.

La Torre ofrece sus servicios desde el año 1961, cuando el matrimonio formado por José y Concha compró parte de una finca denominada La Torre en Pruvia, que era propiedad del obispado ovetense y hacía referencia a una vieja atalaya de piedra desde la que se vigilaba el paso. Fue allí donde construyeron su hogar y abrieron lo que al principio era un restaurante de carretera, ya que la carretera que pasa por delante comunica Gijón y Oviedo y fue la única vía que existió durante muchos años.

 José Carril fue el responsable de poner en funcionamiento el restaurante, aunque él era carpintero de profesión y eso le ayudó a construir a su gustó el establecimiento hostelero, usando los mejores materiales. En los inicios el local contaba con un merendero, sala de baile e incluso cine.

En 1973 el restaurante sufrió las primeras ampliaciones acercándolo  a la visión actual que tenemos de él. Aunque era un restaurante de carretera, desde el primer año se celebraron allí bodas y demás celebraciones, en aquella época no era muy normal celebrarlas en un restaurante, ya que la gente optaba por hacerlo dar de comer a sus invitados en el domicilio o en el de un familiar.

Fue gracias al boom de las bodas, cuando La Torre fue cambiando su fisionomía y creciendo de manera continua. El primer comedor es el que se denomina en la actualidad Fuente Fuécara y en su día tenía un aforo de entre 20 y 30 personas y ahora puede acoger a casi 500 personas.

En este momento el local cuenta con siete comedores, que pueden convertirse en doce gracias a los paneles que separan cada estancia, puede albergar en total a 2.000 personas, debido a esta capacidad es el mejor lugar para celebrar bodas, bautizos, comuniones, cenas o comidas de empresa y todo tipo de celebraciones como pueden ser: Comadres, el Día de la Madre, del Padre entre otras muchas festividades, cada salón cuenta con sus propios baños privados. Además tiene varias zonas de aparcamiento con capacidad para un total de 600 vehículos.

El restaurante cuenta con 15 empleados que sirven a las exigencias de sus clientes, desde su posición privilegiada, en el corazón de Asturias. El espíritu de continua renovación avala su empeño por ofrecer siempre excelentes productor y un servicio esmerado.

La materia prima es el principal estandarte de su trayectoria gastronómica, apuestan siempre por proveedores de Pruvia o de Llanera, siendo lo más importante el comercio de kilómetro cero que aportan sus vecinos. La celebración de los grandes eventos ha marcado por completo su historia y ha forjado una personalidad sólida basada en la eficiencia y la satisfacción del cliente. El servicio de comedor y de repostería acerca a la mesa todo un recital de buen gusto y placer gastronómico.