[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


José Ramón González, un artista del Lego

“Estuve haciendo rehabilitación y mi familia me ayudó mucho y luchó porque yo saliera adelante, ya que los primeros meses no fueron fáciles”

Publicado el 24/01/2019
El tapin José Ramón González, un artista del Lego

El vecino de Severies y miembro fundador de la Asociación Llanera Sin Barreras, José Ramón González, es una gran amante de los coches y sobre todo de las maquetas de Lego, que le permiten crear coches y maquinaria como grúas. José Ramón sufrió un ictus el 2 de julio de 2015 por la noche, “me llegaron a dar por muerto, pero es cierto que no vi la luz al final del túnel como todos dicen”, aseguró.

Tras pasar varias semanas en el HUCA, donde tuvo que aprender a hablar, a andar e incluso aprendió a escribir y a usar mucho más la mano izquierda, ya que él es diestro y la enfermedad afectó al lado derecho, lo que le impedía hacer muchas cuestiones de la vida diaria. “Estuve haciendo rehabilitación y mi familia me ayudó mucho y luchó porque yo saliera adelante, ya que los primeros meses no fueron fáciles”, destacó. Su mujer Montse recordaba que al principio les costó aceptarlo, ya que José Ramón sólo veía lo negativo, incluso ella misma cayó en una depresión, pero fue en ese momento donde José Ramón tomó las riendas e hizo todo lo posible porque Montse saliera adelante animándola a dar paseos a salir y a hacer otras cosas.

Montse aseguró que el día de Reyes del año 2016, tras haber pasado unos meses la familia decidió regalarle una maqueta de Lego de un camión sin que él supiera nada, “cuando lo abrió no sabía qué hacer con ello, pero se puso a construirla y junto a su hija Sandra tardaron dos meses en hacerla. “Esto me ha ayudado mucho a recuperar la movilidad de las manos y los dedos, incluso en verano cuando dejó estas maquetas de lado un tiempo, porque me tomo vacaciones, al ponerme de nuevo noto que no tengo la misma movilidad, sobre todo al principio pero con el paso del tiempo la recupero. Ha sido una gran terapia para mí, incluso deje la terapia ocupacional, porque considero que esto me ayuda más, ya que tengo que encajar las piezas con algo de fuerza, porque en la terapia sólo era colocar cosas”, explicó.

Hace pocos días tuvo una revisión con el neurólogo y le enseñó fotos de las más de 30 maquetas de Lego,que ya ha realizado en todo este tiempo y el médico le recomendó que no lo dejara, que siguiera con ello y que le enviará el artículo del periódico El Tapín. Pero esta afición ya la tenía antes de la enfermedad, ya que en la escuela de artes y oficios cuando estudiaba creaban maquetas de edificios, no tan detalladas pero a escala. “Hice incluso la maqueta de mi vivienda por fuera. Siempre me ha gustado usar las manos, yo tenía una empresa de construcción y las hacía”, comentó.

José Ramón confesó que es un amante de los coches, por eso la mayoría de las maquetas son coches, camiones y sobre todo grúas, la última que ha realizado cuenta con más de 4.000 piezas y gracias a varios motores se mueve. “Tengo tres maquetas nuevas, pero la que llevábamos un tiempo buscando era la del coche Bugatti, que era mi capricho, al final la encontramos y espero poder hacerla después de Navidades. Yo era una persona muy activa que todos los fines de semana estaba haciendo cosas y teníamos que buscar algo que me llenara y me gustara tanto y han sido estas maquetas”, comentó. Las otras dos maquetas son una grúa y una carretilla elevadora.

Incluso ha reformado una habitación de su casa colocando estanterías, donde se pueden ver todas sus maquetas, entre las que tiene varios aviones, “es igual de complicado hacer los aviones, también hay barcos pero no me gustan tanto. Una de las maquetas más pequeñas que tengo me la trajo mi amigo Eloy, que para mí es como un hijo, de Londres es el típico autobús rojo londinense que cuentas con algo más de 50 piezas”, aseguró. José incluso cuida el césped de su parcela y realiza diferentes labores en casa, reconoció que se ha dado cuenta tras sufrir está enfermedad de que lo más importante en la vida es saber escuchar a los demás y tener paciencia. El de Severies no descarta la idea de poder realizar una exposición en las casas de cultura de Llanera, para que todos los vecinos puedan disfrutar de sus maquetas.

José Ramón aseguró que el formar parte de Llanera Sin Barreras le ha ayudado mucho para afrontar la enfermedad de otra manera, su mujer Montse y su hermana que forman parte del colectivo reconoce que al principio les costó que se hiciera socio, pero en este momento no lo cambian por nada, “estamos muy unidos, somos un grupo que nos llevamos muy bien, lo pasamos genial y sabes que compartes tus experiencias con gente que vive a diario lo mismo”, relataron.

 Aunque reconocen que es muy necesario para que el colectivo pueda atender a los socios y realizar actividades contar con un local adaptado a las personas con diversidad funcional, para que por ejemplo José Ramón pueda impartir un taller sobre estas maquetas de Lego e instruir al resto de socios. Una de las últimas actividades fue el teatro de sombras que recorrió los centros educativos y las casas de cultura, para lo que estuvieron ensayando varios meses sobre todo la coordinación, ya que José Ramón junto con Merce eran los encargados de mover a los personajes que estaban en sillas de rueda, “yo los movía en el lado izquierdo y Merce en el derecho, ya que cada uno tenemos un brazo diferente afectado por la enfermedad, con sólo una mirada ya nos entendíamos”, relató.