[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Llanera sin Barreras y Fedema enseñan a los niños del colegio de Posada los problemas diarios de las personas con discapacidad y el deporte adaptado

Publicado el 30/11/2018
El tapin Llanera sin Barreras y Fedema enseñan a los niños del colegio de Posada los problemas diarios de las personas con discapacidad y el deporte adaptadoPinche en la imagen para ver galería de fotos

Los alumnos del colegio público San José de Calasanz en Posada de Llanera participaron en la Semana de la Diversidad Funcional organizada por la Asociación Llanera sin Barreras, el pasado viernes 30 de noviembre.

Desde las 9.30 horas todos los alumnos de primaria acudieron al polideportivo municipal de Posada de Llanera para participar en una jornada de deporte adaptado hasta las 13.30 horas, en este caso organizado por la Federación de Deporte para personas con discapacidad del Principado de Asturias (Fedema), financiado por Liberbank y colabora APTAA

 Los menores jugaron a baloncesto, hicieron eslalon, handbike y bádminton todo en silla de ruedas. El presidente del colectivo, Jesús Fernández, aseguró  que el objetivo de la actividad es conseguir la sensibilización de los menores hacía este deporte inclusivo, para que lo conozcan y lo practiquen poniéndose en el lugar de una persona con discapacidad.

Por su parte, Llanera sin Barreras ofreció una charla a los alumnos de sexto de primaria sobre la eliminación de las barreras arquitectónicas, que contó con la participación del Coordinador Provincial de Educación Vial de la DGT, Andrés Medina, donde se proyectaron videos explicando las medidas de seguridad que tienen que tomar los peatones y los conductores cuando transitan por una vía pública, además de las dificultades a las que se enfrentan las personas con movilidad reducida al encontrarse con pasos de cebra sin rebajar, bordillos para acceder a los edificios públicos, las plazas dirigidas a personas con discapacidad ocupadas por vehículos que no cuentan con la tarjeta para aparcar allí o rampas con una % más elevado del 6% que pide la asociación.

Medina explicó la diferencia entre la integración y la inclusión, está última palabra significa atender las necesidades de cada persona para su total desarrollo, para una convivencia de todo el conjunto. Los alumnos pudieron ponerse en el lugar de una persona con discapacidad, realizando varias performance con una silla de ruedas, donde se ponía de manifiesto la existencia de las barreras sociales, que son todavía más claras que las arquitectónicas y hacen sufrir más.