[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


San Cucufate inauguró su Semana Cultural con una charla sobre el ajuar doméstico

Publicado el 20/11/2018
El tapin San Cucufate inauguró su Semana Cultural con una charla sobre el ajuar doméstico

El Ayuntamiento de Llanera a través de la concejalía de Cultura, dirigida por Alfredo Rodríguez, organizó la Semana Cultural de San Cucufate, que se inició el lunes 19 de noviembre con una exposición de ajuares domésticos en el edificio del colegio de San Cucao, que está más próximo al Centro Social. En esta muestra se recogen 120 trabajos elaborados por las mujeres de la parroquia que se dedicaban a coser y bordar, muchas de ellas además fueron maestras de otras. Se pueden ver labores realizadas un siglo atrás, aparecen libros y los paños con los que aprendían a coser y bordar entre otras cuestiones.

Después se ofreció una charla-coloquio en la que participaron: Carmen Pérez “Carmina la de Hortensia”, María del Carmen Pérez “Marujina Segundín”, Esmeralda Rodríguez “Esmeralda la Rabada”, María Teresa Rodríguez “Marité de Martínez” y actuaron como moderadores Chema Martínez y Carmen Camacho, ambos miembros de la Asociación de Vecinos de San Cucufate. Las expertas explicaron que se iniciaron en la costura con 14 años, después de ir a la escuela, además muchas fueron a Oviedo a aprender a bordar con las monjas, también a coser y confeccionar. Tras aprender se ponían por su cuenta en San Cucufate y tenían aprendices, elaboraban ajuares, ropa para mujer y niña y todas las piezas que les demandaban los clientes, “antes eran mucho más exigentes que ahora, porque querían que la ropa les sentara bien y podían venir varias veces si eso no ocurría”, explicaron.

Fue en los años 80 a principios cuando su labor se fue perdiendo con la llegada de la ropa ya confeccionada. “Se cobraba 75 pesetas un juego de sábanas y una máquina de coser normalita costaba 2.500 pesetas en los años 60. Trabajábamos muchas horas para entregar los encargos a los clientes y el dinero que ganábamos lo usábamos para nuestros caprichos”, explicaron. Chema comentó que en la parroquia existieron 31 talleres, donde se bordaba y cosía. El paso del tiempo y las modernidades fueron relevando su trabajo, “los bordados a mano duran mucho más que los que se realizan a máquina, ya que la máquina va estropeando el tejido con los agujeros”, explicaron.

En la charla estuvieron presentes el concejal de Cultura, Alfredo Rodríguez, que destacó la importancia de sacar las actividades culturales de las zonas urbanas y llevarlas a las diferentes parroquias del concejo, para que todos los vecinos puedan participar de ellas, también estuvo presente el alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, que destacó el carácter luchador,  comprometido y participativo de los vecinos, además recordó que aunque no hayan ganado el premio Pueblo Ejemplar pueden seguir intentándolo con más impulso si cabe.