[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Casas de los Maestros, ni sobrecostes ni oscurantismo

Publicado el 15/10/2018

El PP lleva toda la legislatura buscando la forma de torpedear la rehabilitación de las Casas de los Maestros, a pesar de que se trata de un patrimonio de propiedad municipal,  al que la desidia de los populares las había condenado a una situación de abandono insostenible.

Hay que recordar que entre los años 2004 y 2015, años de gobierno de los populares en Llanera, nada se hizo para paliar la ruina que amenazaba a estos dos edificios, hoy ya uno nada más, lo que incluso podía poner en riesgo la seguridad de los vecinos próximos y de los propios niños del colegio San José de Calasanz. En todos esos años, el PP no esbozó la más mínima idea para revertir la situación. Esa es una realidad.

Cuando el PP no tiene argumentos no duda en recurrir a la confusión y las cortinas de humo.  En este caso habla de “sobrecostes” en la obra. Totalmente falso toda vez que un sobrecoste se produce cuando se licita una obra en un precio y la obra se finaliza costando más del precio de licitación.

Esto es algo que no se ha producido en este caso,  y esto la oposición tendría que saberlo con un simple vistazo Al expediente correspondiente, porque cuando el equipo de gobierno presentó el anteproyecto de rehabilitación de las Casas de los Maestros atendiendo a la Resolución de 13 de junio de 2017, de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, recibió el máximo de financiación posible en base al procedimiento de selección publicado.

Eso significa que la cantidad obtenida de subvención de ninguna forma podía ser superior a la que ha obtenido el Ayuntamiento de Llanera, ni siquiera incrementando la cuantía del anteproyecto.

Finalmente   en la elaboración del proyecto de ejecución se estimó la incorporación en el mismo, de la obra civil necesaria alrededor del edificio, así como otras obras complementarias para mejorar la accesibilidad y la eficiencia energética del edificio.

Todo ello está consignado en los correspondientes expedientes y tienen consignación presupuestaria en este ejercicio 2018. Por lo tanto no ha habido ningún oscurantismo ni ninguna ocultación.